De vez en cuando hablamos del género de terror y los monstruos de cine que tantas personas han asustado. Algunos de estos inquietantes personajes en las películas se han hecho famosos y parte de la cultura popular. ¿Quién no conoce a Freddy Krueger, Jason, Michael Myers, Leatherface, Art the Clown y muchos más? Y eso sin contar con los clásicos como Frankenstein, Drácula, el hombre lobo, etc.

Sin embargo, hay una categoría de monstruos de película que pasa más desapercibida. Son personajes terroríficos que casi todo el mundo reconoce, pero que apenas tuvieron unos minutos de presencia en la película. Hablamos de monstruos de cine que apenas aparecieron en pantalla, pero que se hicieron famosos.

Lo de “ocultar” al monstruo durante el desarrollo de la película es una estrategia muy conocida. De hecho, algunas veces ni aparecen en absoluto y solo sugieren que el monstruo existe para que la audiencia lo imagine. Este truco algunas veces da más miedo y por eso se ha usado tanto en el género de terror. Nuestra imaginación puede ser peor que cualquier monstruo que nos pongan en pantalla.

La siguiente lista habla de monstruos de cine que apenas aparecieron en pantalla. Eso no significa que seguramente los conozcas a todos. En algunos casos podrás comprobar que dan más miedo que otros monstruos más visibles.

1 – La terrorífica cara de “El Exorcista”

Empezamos con uno de los más clásicos en personajes siniestros que hacen una breve aparición en la película. De hecho, solo aparece unos segundos pero fue suficiente para asustar a millones de personas en el mundo. Se trata de la cara demoníaca que aparece en el film “El Exorcista”.

Este film de William Friedkin y protagonizada por Linda Blair tiene un buen número de escenas terroríficas. La posesión de la niña y la lucha de los sacerdotes para sacarle el demonio es básicamente el argumento del film, el cual es un clásico del terror. Curiosamente, la escena de solo unos segundos del “diablo” es lo que mucha gente recuerda.

La cara del demonio aparece dos veces en “El Exorcista”, pero en ambas por un espacio de pocos segundos. Según dijo el director William Friedkin, la intención era que la aparición de la cara fuera ultra rápida. De esta manera la gente no podría procesar lo que  había visto. Sería lo que se llama un fotograma subliminal. Con esto quería conseguir inquietar y asustar al espectador, aunque no supiera muy bien porqué. De hecho, en el momento del estreno mucha gente apenas se daba cuenta de esta horrible cara.

Con los años la cara diabólica se ha usado en todo tipo de cosas, usualmente en temas artísticos relacionados con el cine, pintura y cómics. De hecho, es por si mismo el monstruo de cine que menos ha actuado en este género. Aun así la mayoría puede reconocer esa cara en cualquier parte.

2 – Los alienígenas de “Señales”

Hemos hablado con anterioridad en flipada.com del director de cine M. Night Shyamalan. Tiene un buen número de películas que se mueven entre el terror y el misterio, siendo uno de sus máximos exponentes “El Sexto Sentido”. Es bien sabido que este director de origen indio “sugiere” las partes más inquietantes en sus películas. Deja que sea el propio espectador el que vaya rellenando las partes más oscuras de sus films con su imaginación.

En la película “Señales” (2002) se habla de una invasión alienígena. Shyamalan Lo cuenta todo de una manera tan personal que consigue meternos en la situación de los personajes. Sin embargo, la amenaza de los extraterrestres es principalmente psicológica. Solo salen unos minutos durante el film y eso fue suficiente para crear un clima de terror en la audiencia.

La primera vez que se ve un alienígena es a la mitad de la película, y además es durante la emisión de unos informativos. El alien se puede ver unos segundos a través de una ventana, pero este secuencia fue suficiente para que mucho gente se aterrorizara en el cine. Muchos piensan que la audiencia tuvo una reacción de empatía con el personaje de Joaquin Phoenix, y por eso fue tan efectiva la escena.

Lo cierto es que Shyamalan jugó bastante con la sorpresa y esperó el momento adecuado para mostrar al “monstruo. Este primera vez que se muestra al alienígena ya venía precedida por una expectación de la audiencia. Algunas veces saber hacer esperar a la gente es lo más efectivo para crear tensión.

Más adelante se puede ver el brazo de otro alienígena y solo al final hay una “pelea” con uno de cuerpo entero. Sin embargo, solo son unos minutos en total para ver a estos invasores de otro mundo. Aun así, la película “Señales” es considerada una de las mejores películas en su estilo, aun sin apenas haber mostrado a los monstruos en pantalla.

3 – El tiburón de Spielberg

Quizá uno de los monstruos que más se hicieron esperar en pantalla hasta que entró en escena, fue el de la película “Tiburón”. En 1975 se estrenó una de las películas que monstruos más famosas de la historia, y fue gracias a un joven director llamado Steven Spielberg. En este caso fue un gran tiburón blanco que amenazaba la tranquilidad de un pequeño pueblo costero de Estados Unidos.

Lo cierto es que Spielberg usó el truco del terror psicológico y dejó que la imaginación de la propia gente creara un clima de terror. Todo el mundo ya sabía de antemano que la película era de un tiburón, pero no lo mostró hasta pasada la mitad de la película.

Si has visto la película, podrás comprobar que hasta la primera vez que aparece el escualo, todos son chapoteos y mostrando la cámara como si fueran los ojos del tiburón. De hecho, esta técnica llamada “cámara psicológica” era bastante innovadora para la época. Luego se ha usado hasta la saciedad en todo tipo de películas.

Spielberg lo hizo todo a propósito, ya que lo de no mostrar al tiburón era problemático. Aparte de crear la expectación entre el público, había un problema con el tiburón mecánico que estaban usando. En 1975 la tecnología animatrónica no estaba tan perfeccionada todavía, y el tiburón que usaban se averiaba mucho.

Muchas de las escenas donde tenía que aparecer el tiburón se tenían que cancelar. Spielberg no andaba muy bien de presupuesto por aquellos tiempos (era su segunda película), por lo tuvo que improvisar muchas de las escenas. Por eso muchas de ellas mostraban el ataque sin mostrar al tiburón. Obviamente, en la segunda parte del film el tiburón se puede ver más, aunque de forma aleatoria.

La falta de presencia del tiburón resultó ser todo un éxito. Se pudo comprobar que retrasar la aparición del escualo hizo que la audiencia se asustara aun más. Muchos piensan que fue a partir de la película “Tiburón” donde se usó esta técnica de no mostrar al monstruo hasta bien entrada la película.

4 – Las criaturas de Alien

La primera película de Alien fue todo un hito en las películas de ciencia ficción mezclada con el género de terror. Estrenada en el año 1979 y dirigida por Ridley Scott, fue todo el inicio de un género en si mismo. Aunque se habían hecho películas de miedo que transcurrían en el espacio, nada se podía comparar a la película “Alien, el Octavo Pasajero”.

El monstruo de Alien es llamado Xenomorfo, y tiene muchas formas dependiendo de la fase en la que está. Básicamente empieza como una especie de escorpión que se pega a la cara de la víctima. Luego sale del cuerpo de su huésped en forma de serpiente con dientes. Por último se convierte en un ser de gran tamaño, cabeza alargada y doble mandíbula.

Es una de las criaturas de pesadilla más famosas del cine, pero realmente apenas aparece en pantalla. En su primera forma aparece pegado a la cara del actor John Hurt, y también en la segunda al salir por su pecho en una tremebunda escena. Estas escenas son solo de minutos, pero se quedaron grabadas en el mente de millones de personas.

En su forma final tampoco aparece demasiado tiempo, ya que sus escenas son algo borrosas e indefinidas. Esto fue algo que Ridley Scott hizo a propósito, ya que pensaba que mostrar al monstruo de una forma clara quitaría tensión y fuerza a la película. Está claro que acertó ya que Xenomorfo se convirtió en otro de los monstruos consagrados del cine.

Después de la primera película de Alien, las secuelas han mostrado con más claridad a la criatura. Se pudo ver al monstruo de una forma más definida. De hecho, se han hecho toda clase de dibujos, pinturas, disfraces e interpretaciones de la criatura. Sin embargo, el miedo y terror que causó nunca será como en la primera película, aunque solo saliera durante algunos minutos cada vez.

5 – El proyecto de la Bruja de Blair sin una bruja

La película “El proyecto de la Bruja de Blair” es un claro ejemplo de que el “monstruo” no tiene porque aparecer en un film de terror. La bruja que atemoriza a los protagonistas solo no aparece en ningún momento de la película. Solo se encuentra en la imaginación de la audiencia, y esto no la hace menos terrorífica. De hecho, es uno de los ingredientes principales de su éxito.

Esta película se basa principalmente en la actuación de los protagonistas y su experiencia por un inquietante bosque. Fue la primera película totalmente rodada en un formato “primera persona”, donde los propios protagonistas parece que graban su aventura. Esto género se hizo muy popular e imitado en los siguientes años.

Al ser rodada como si fuera un documento real, mucha gente pensó que lo que pasó era cierto. De hecho, esa era la intención de los directores Eduardo Sánchez y Daniel Myrick para que tuviera un impacto mayor. La estrategia fue todo un éxito e incluso hubo una gran polémica sobre la desaparición de los tres protagonistas. Por supuesto eran actores, y les habían dado instrucciones para que no aparecer en los primeros meses de estreno y así hacerlo más creíble.

En la película no hay señal de la bruja, aunque se escuchan risas y ruidos de ramas al romperse en el bosque. Fue suficiente para que millones de personas se murieran de miedo, sobre todo pensando que todo era  muy real. Aunque nadie tiene una imagen de la bruja al no haber aparecido, todo el mundo reconoce el nombre de la Bruja de Blair.

6 – Los monstruos de “El Descenso”

The Descent” es una película de Neil Marshall que se desarrolla en una cueva oscura y llena de laberintos. Es considerada por muchos una película de culto en el género de terror, y no hay duda de que es muy inquietante y claustrofóbica.

Para ser una película de terror lo curioso es que los monstruos no aparecen hasta que ha discurrido una hora de película. Antes de eso solo son un grupo de amigas pasándolo bien y adentrándose en una cueva que ya muestra que no es una buena idea. En esta ocasión Marshall quiso crear tensión antes de que aparecieran las criaturas que habitan en las profundidades de la cueva.

Una vez que aparecen los seres de la cueva, ya los enseñan en varias ocasiones. Sin embargo, la técnica de hacer esperar a la audiencia volvió a resultar y creo el impacto buscado. Es algo que el directo no hizo en otro de sus grandes éxitos, que fue “Dog Soldiers”. En esa ocasión el público pudo ver a los hombres lobo en todo momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here