¿Has oído hablar del hombre con una cabeza y dos caras? Estamos hablando de Edward Mordrake, el cual fue un personaje enigmático británico del siglo 19. ¿Fue real o solo es una leyenda urbana como tantas otras? Esta es la discusión que se sigue teniendo hoy en día, aunque hay muchas teorías sobre este tema. Lo que se sabe es que Edward Mordrake nació con una segunda cara en la parte trasera del cráneo. ¿Cuál fue su historia?

La historia del hombre con dos caras empezó a finales de 1895 a raíz de la publicación de un artículo en un periódico de Boston. Era un artículo científico que trataba sobre la existencia de fenómenos humanos de la naturaleza. No era algo nuevo ya que había casos bien documentados, como fue el caso de Joseph Merrick, más conocido como el Hombre Elefante.

El artículo de este periódico americano se basaba en una investigación de la llamada “Real Sociedad Británica”, donde habían estudiado varias personas con deformaciones y terribles modificaciones corporales. La lista incluía a varias personas que parecían sacadas del mismísimo Circo Barnum. Uno de ellos era Edward Mordrake, el cual desafiaba cualquier lógica médica.

1 – El origen de Edward Mordrake

Después del artículo publicado en 1985, el personaje de Edward Mordrake fue el más comentado. De hecho, el año siguiente este británico con la extraña deformidad fue incluido en una enciclopedia de medicina. En esos tiempos no había Internet, y las comunicaciones eran muy lentas. Por tanto, el poder confirmar datos y conseguir evidencias científicas era más difícil. Aun así, se pudo documentar varias cosas sobre este personaje con dos caras.

Lo que se publicó en la época fue que Mordrake era un joven que provenía de una familia noble. Era inteligente, educado y de buen aspecto. Incluso destacaba en la música, donde parecía que estaba su vocación y talento.

Lo que podría parecer un joven con dinero y todas las ventajas de la nobleza, tenía una parte más oscura e inquietante. En la parte trasera de su cabeza salía una cara perfectamente formada aunque de un tamaño más pequeño. Al igual que el rostro frontal de Edward Mordrake, esta segunda cara tenía un aspecto atractivo. No había nada de monstruoso en ella, a pesar del hecho que era totalmente antinatural que estuviera en ese sitio.

La segunda cara hacía gestos y era funcional en ciertos aspectos. Algunos testimonios que se habían documentado, decían que había algo maligno en ella. Por ejemplo, cuando Mordrake estaba triste o lloraba, la segunda cara parecía sonreír y hacer gestos de satisfacción.

2 – Una segunda cara diabólica

Según se contaba, parecía que la pequeña cara tenía vida propia aunque no fuera totalmente expresiva. Según comentaba el artículo del periódico de Boston, el joven noble tenía muchos problemas con su “cara adicional”. Se quejaba de que no podía dormir por las noches, ya que esta cara le susurraba cosas continuamente.

Según decía, las cosas que le decía eran diabólicas y solo podían provenir de una fuerza maligna. En este aspecto, entraban muchas teorías de psiquiatría y si podía ser un problema de esquizofrenia. Médicamente la segunda cara no tenía control de nada, ya que solo era una deformidad generada en el feto antes de nacer. Son cosas que ocurren de vez en cuando, como es el caso de los siameses. 

Pero en el caso de Edward Mordrake, no se podía aplicar el concepto de los siameses ya que la segunda cara era solo una extensión. En teoría era el propio Mordrake el que tenía el control de su cuerpo… ¿o quizá no era así?

La medicina no estaba tan adelantada para poder estudiar todas las conexiones cerebrales que tenía la segunda cara. ¿Tenía inteligencia propia y podía pensar por si misma? Es algo que no se podía confirmar, aunque a simple vista esta pequeña cara solo parecía hacer gestos y observarlo todo. Pero parecía que tenía poder sobre el cuerpo de Edward Mordrake y lo estaba volviendo loco.

3 – La muerte del hombre de las dos caras

Llegó un momento en que la situación de Edward Mordrake fue insostenible. Él aseguraba que la cara le hablaba por las noches, e incluso le empezó a llamar el “gemelo diabólico”. Los médicos no podían hacer nada por el, simplemente porque no tenían ni idea de la naturaleza de sus males.

Finalmente Edward Mordrake no pudo más y decidió quitarse la vida. Antes de matarse, dejó una nota de suicidio explicando con detalle que su cuerpo debía ser incinerado. La intención era que esa supuesta “cara diabólica” ardiera y fuera destruida. En la nota mostraba un miedo terrible a que si lo enterraban, la cara le seguiría susurrando en la tumba.

La historia del joven británico se extendió por todos los rincones de Estados Unidos. No es de extrañar porque aparte de un supuesto caso científico, era también un excelente relato de terror. Aunque existía un artículo periodístico y datos en una enciclopedia médica, la gente quería saber más detalles de Edward Mordrake.

Muchos médicos y científicos de la época también quisieron profundizar en el caso del hombre de las dos caras. Pero curiosamente, no encontraron mucha información para que pudieran estudiarlo. Algunos científicos empezaron a pensar que quizá la historia de Mordrake no era real.

4 – La verdadera historia de Edward Mordrake

El impacto que había causado el relato del joven con dos caras había impactado mucho a la sociedad americana. ¿Pero era real o solo un artículo sensacionalista para conseguir lectores? No era la primera vez que periodistas y escritores se habían inventado historias para conseguir la fama y beneficios económicos.

También hay que tener en cuenta que el caso de Joseph Merrick había sentado muchos precedentes. Era un caso demostrado de cómo un cuerpo humano podía deformarse hasta extremos impensables. Por eso, nadie dudaba que pudieran existir otros muchos casos similares e iguales de grotescos.

¿Pero fue un caso real o una invención? Hoy en día hay gente que sigue pensando que fue un hecho que realmente ocurrió. Sin embargo, hay muchas evidencias de que fue una creación de un escritor para vender más periódicos y generar impacto en la sociedad del momento.

Para empezar, el autor del artículo del periódico Boston Sunday Post fue Charles Lotin Hildreth. Era conocido por escribir en el periódico bostoniano, pero también se le conocía por escribir relatos de ciencia ficción. Muchas de sus artículos eran claramente sensacionalistas y buscando la sorpresa del lector. Aun así, sus artículos en el Boston Sunday Post solían ser serios y basados en hechos reales.

Años después se investigó bastante a este escritor y periodista, y se descubrieron varias cosas interesantes. Por ejemplo, se pudo comprobar que muchos de sus artículos estaban basados en la agrupación científica “Real Sociedad Británica”. Sin embargo, oficialmente no existía un grupo con ese nombre en el siglo 19. Era más bien una institución dedicada a la ciencia, pero sin una gran relevancia.

Se empezaron a estudiar otros de sus artículos, y pudieron ver que muchos casos científicos no tenían unas bases reales. Por tanto, esto también ponía en duda el caso de Edward Mordrake.

5 – ¿Caso real o ficticio?

Con las investigaciones que se hicieron posteriormente, parece que hay muchas probabilidades de que el caso de Edward Mordrake fuera falso. Sin embargo, a finales del siglo 19 y principios del 20 existieron muchas personas con deformidades que se ganaron la vida exponiendo su vida. Muchos incluso se hicieron ricos y famosos haciendo esto.

No era algo tan extraño que los espectáculos usaran a estas personas como extrañezas de la naturaleza. Al público le encantaba y los circos y espectáculos se llenaban de gente para ver a estos fenómenos. Pero también había una parte de la sociedad que lo veía como algo inmoral y que había que esconder. Esto era muy cierto en las familias nobles y de clase alta.

¿Podría ser que el caso de Edward Mordrake fuera mantenido de manera discreta por su familia? Es lo que cree mucha gente, sobre todo teniendo en cuenta que una deformación como esa suponía una vergüenza en ciertos estatus sociales.

Aun así, no hay evidencias serias de que la historia del hombre de las dos caras es cierta. En años recientes hubo mucho revuelo ya que apareció una antigua fotografía que supuestamente era de los restos de Edward Mordrake. Sin embargo, se pudo demostrar que era una foto falsa.

Hoy en día hay un gran número de personas que cree que todo es una invención convertida en leyenda urbana. No hay pruebas suficientes que muestren que Edward Mordrake realmente existió y tuvo este problema genético tan peculiar. Por desgracia, hay muchas cosas de la época victoriana que no están debidamente documentadas, y por tanto siempre quedan dudas.

Aun así, la historia de Edward Mordrake ha servido para inspiración de muchas series y películas de terror. Fuera un personaje real o una leyenda urbana, sigue siendo conocido en nuestros tiempos.

6 – ¿Existe una mutación de este tipo?

Aunque todo indica que posiblemente esta historia saliera de la imaginación de un escritor, hay algo de cierto en el relato. Existe una condición llamada duplicación craneofacial, que ocurre en el feto y provoca que un mismo cuerpo pueda tener dos caras.

La duplicación craneofacial es una mutación muy extraña y casi siempre es mortal al poco tiempo de haber nacido el bebé. Existen algunos casos muy contados de personas que han conseguido sobrevivir más tiempo con esta condición. Uno de los casos más conocidos fue una niña en la India llamada Lali Singh, la cual murió antes de cumplir el año de vida.

El hecho de que nadie con esta mutación haya sobrevivido más que unos pocos meses, hace que también sospechar de la historia del Boston Sunday Post. Si tienes algo más de información sobre el caso de Edward Mordrake, nos encantará que nos las dejes en los comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.