Hemos hablado con anterioridad de cómo fue el verdadero Drácula, y es que desde que Bram Stoker escribió su novela “Drácula” ha habido muchas adaptaciones. Como suele ocurrir, el cine suele empezar a cambiar cosas de los libros originales y el rey de los vampiros no iba a ser una excepción. Te contamos algunas mentiras de Hollywood sobre Drácula que la gente da por hechas.

1 – Drácula y la luz del sol

vampiros luz del sol

En este caso debemos reconocer al director Francis Ford Coppola y su versión de Drácula que la hiciera muy fiel al libro. En este film el vampiro si puede andar bajo la luz del sol, y es como realmente dice la novela. Según el libro de Bram Stoker, Drácula puede moverse durante el día, pero es mucho más débil y vulnerable.

Esta confusión es porque el vampiro tiene todo su poder durante la noche. Es precisamente cuando ataca y hacer las cosas que le pide su naturaleza vampirica. Se ve que Hollywood y todas las películas que se han hecho prefirieron que fuera totalmente nocturno. De repente el sol podía matar a Drácula o cualquier otro vampiro. Bram Stoker no tenía eso en mente cuando creó su novela.

2 – El verdadero Van Helsing no es como nos lo pintan

van-helsing

En este sentido se puede decir que Van Helsing varía según las versiones. Lo que pasa es que Hollywood se empeña en hacer que todos los “buenos” sean jóvenes, atléticos fuertes y atractivos. Sin embargo, en el caso de la novela y las primeras películas Van Helsing es un anciano con unos oscuros conocimientos sobre vampiros.

No se explica en ningún momento como sabe tanto de vampiros, y eso es uno de los misterios de la novela. En la historia original, Van Helsing precisamente usa sus conocimientos sobre los no muertos para acabar con Drácula y sus concubinas. Es más una cuestión de intelecto que testosterona, aunque Hollywood lo haya convertido en un cazador de vampiros con armas modernas y fuerza bruta (la versión de Hugh Jackman).

3 – Matar un vampiro es más desagradable de lo que dice Hollywood

matar un vampiro

Una de las cosas que cree todo el mundo es que cuando se mata un vampiro se quema como una ascua o explota sin más. Nada más lejos de la realidad ya que en la novela lo explica con mucho detalle, y es bastante horrible. Para empezar, los vampiros deben ser eliminados cuando están durmiendo, ya que es cuando menos poder tienen.

En la novela se explica gráficamente como Van Helsing tiene que matar a Lucy. Después de una breve lucha, Lucy huye a refugiarse a su ataúd. La persiguen y la cuando está dormida la clavan una estacan en el corazón. La vampira sufre terriblemente con ese trozo de madera atravesando su corazón. Seguidamente le cortan la cabeza y le llenan la boca de ajos. Es una muerte lenta, sangrienta y terrible para el vampiro.

4 – El poder real de Drácula

dracula-murcielago

En este caso, Hollywood se ha quedado corto con lo que realmente puede hacer Drácula. Muchos lo saben sobre todo por la versión de Coppola, pero puede convertirse en más cosas que un simple murciélago. De hecho, en la novela original se puede convertir prácticamente en cualquier animal. De hecho, se puede incluso convertir en niebla, polvo y otros elementos que las películas no reflejan.

Son muchos los poderes secretos que tiene el rey de los vampiros, pero parece que en las películas se ocultan algunos. De hecho, en la mayoría de adaptaciones solo se puede convertir en murciélago, mientras que se omite que lo pueda hacer en lobo, niebla o moverse por las paredes como Spiderman (es otro de sus poderes en la novela).

5 – Transformarse en vampiro no es tan sencilla

Transformarse en vampiro

Aunque en muchas películas parece que convertirse en un chupa sangre es muy rápido, la novela deja claro que no es así. De hecho, es un proceso lento donde el vampiro tiene que morder a la víctima varias veces antes de que la transformación tenga lugar. En el caso de Lucy, Drácula la ataca varias veces para chuparle la sangre, pero aun así solo la debilita.

Van Helsing y el resto de sus compañeros intentan salvarla la vida con una transfusión de sangre. Incluso después de varios mordiscos de Drácula, les da tiempo a intentar que no se transforme en un vampiro. En una ocasión, Drácula obliga a Mina a que beba su sangre, pero tampoco se asegura en la novela que esto sea obligatorio para ser un vampiro.

En el caso de Lucy, finalmente no pueden salvarla y termina convirtiéndose en un Nosferatu. Se convierte cuando en uno de los ataques pierde prácticamente toda la sangre y fallece. Sin embargo, no es solo recibir un mordisco y que le salgan los colmillos como la gente cree. Eso es algo que Hollywood ha cambiado en las películas de vampiros.

6 – El entorno de Drácula es diferente a como Hollywood nos lo describe

novias de dracula

En lo que concierne a las personas que están con Drácula, hay ciertas cosas que no son correctas en las películas. Para empezar, las vampiras que salen acompañándole no queda claro que sean sus novias o concubinas. De hecho, por lo que dice la novela podían ser cualquier cosa como familiares o simples conocidas. Nunca se hace una referencia de que sean sus “novias”.

Por otro lado, Renfield es el siervo que Drácula usa para ciertos propósitos. Aunque no es un vampiro, si tiene ciertos elementos de vampirismo al haber sido mordido. En lugar de beber sangre come insectos, lo cual muestra en varias películas. Sin embargo, en la novela en su dieta también incluye pájaros y gatos. Esto es algo que Hollywood ha preferido dejar fuera en muchas adaptaciones. No es el caso del “Drácula” de John Basham, una de las mejores versiones que se han hecho.

7 – Lo cambios en el final de “Drácula”

muerte de dracula

Como suele ser habitual, los finales en las adaptaciones suelen variar mucho del original. Drácula no podía ser una excepción y en las películas suelen cambiar el final a cosas más espectaculares. El motivo es que en la novela el final de Drácula es bastante atípico. Van Helsing y sus aliados persiguen al vampiro hasta Transilvania usando a la vampirizada Mina para localizarle.

Drácula es interceptado antes de llegar a su castillo y lo matan en mitad del camino. Antes de eso hay una breve lucha contra unos gitanos que están al servicio del vampiro. Después de la lucha y con algunas bajas, consiguen matar a Drácula. En la película (menos en la versión de Coppola) este final ha sido modificado innumerables veces para dar un mayor impacto.

Por otro lado, el romance entre Mina Harker y Drácula es otras de las cosas inventadas por Hollywood (incluso en la versión de Coppola). En la novela de Bram Stoker el vampiro tiene un deseo por apoderarse de Mina. Sin embargo, ella en todo momento apoya al grupo de Van Helsing. De hecho, su prioridad es no convertirse en vampiro y por eso quiere acabar con Drácula para que no ocurra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here