¿Crees que hay un problema de trabajo donde vives y la economía está muy mal? Lo cierto es que no vivimos en los mejores momentos en muchos temas financieros, y parece que el empleo cada vez es más precario. Los sueldos llevan mucho estancados y trabajos que antes estaban bien pagados ahora ya no lo están tanto. Sin embargo, ¿Sabías que hay trabajos bien pagados que nadie quiere? Hablamos de trabajos que no son complicados de hacer y se gana mucho dinero.

Obviamente hablamos de trabajos que tienen pegas y que echan  para atrás a mucha gente. No son empleos para todo el mundo, aunque estén bien pagados. ¿Cuáles son estos empleos bien pagados que casi nadie quiere? Te hemos preparado una lista para que los tengas en cuenta en caso de necesidad.

1 – Trabajar de minero

Existen minas en todas partes del mundo, aunque en muchos sitios se han ido cerrando por los problemas medioambientales que provoca. Aun así, es una profesión que sigue existiendo. Dependiendo donde te contraten, puedes ganar una sueldo muy alto. Las minas de carbón siguen siendo las habituales, y no suele haber problemas de contratación.

¿Pero por qué está tan bien pagado? No hace falta decir que ser minero implica un riesgo en muchos sentidos. No solo es un riesgo de salud por los problemas respiratorios que produce, sino también por posibles explosiones o derrumbamientos en la mina.

Aunque ahora existen muchas medidas de seguridad en las minas, sigue siendo un trabajo muy duro. Hay que bajar a muchos metros bajo el suelo, y esto no es algo para todo el mundo. De hecho, mucha gente que piensa que lo podría soportar sin problema, se encuentra con fuertes ataques de ansiedad y claustrofobia cuando bajan a una mina.

Un minero puede tener que hacer jornadas muy largas dentro la mina. Esto significa que buena parte del día está a oscuras, mucho ruido de las máquinas y aislamiento. Si se te ha pasado por la cabeza ser minero, primero deberías bajar a una mina y estar unas horas para ver como reaccionas. También hay que tener en cuenta si merece la pena el riesgo por lo que pagan.

¿Pero cuanto cobra un minero? Dependiendo del sitio, pueden llegar a ganar mucho más de cien mil euros al año. Las condiciones laborales suelen ser bastante buenas también. Pero hay que recordar que es una compensación por un trabajo tan arriesgado.

2 – Trabajar en las cloacas

¿Qué tal llevas los malos olores? Ya podrás suponer que en cualquier alcantarillado del mundo, los olores no son muy agradables. Como cualquier estructura en una gran urbe, el alcantarillado necesita mantenimiento y renovaciones. ¿Sabías que por norma general los trabajos de alcantarillado están bien pagados?

Lo cierto es que es un trabajo que no gusta a la mayoría. La gente no quiere trabajar en las cloacas por todo lo que implica. Hablamos de olores nauseabundos, restos de cosas que es mejor no ver, ratas, cucarachas y mucha suciedad. Claramente es un riesgo sanitario que se debe tener en cuenta, pero básicamente es algo que repugna a la mayoría.

En cada país tienen sus propias normativas y empresas para hacer estos mantenimientos, pero al ser un trabajo que no gusta, suele estar bien pagado. De la misma manera que con el trabajo de minero, meterse en túneles es algo muy claustrofóbico. Si a eso le unimos la oscuridad y todo lo mencionado antes, es normal que no haya demasiados candidatos para el trabajo.

3 – Embalsamador en una funeraria

Hay ciertos trabajos que simplemente ni siquiera son nombrados entre la gente. Algunos están relacionados con las funerarias y lo que tiene que ver con los muertos. Una de los trabajos que está muy bien pagado pero no es para todo el mundo, es el de embalsamador. Básicamente es la persona que prepara el fallecido para su posterior presentación en el velatorio.

No es de extrañar que este tipo de trabajo siga generando malestar y desagrado entre la gente. Un embalsamador debe drenar la sangre del fallecido y luego poner la sustancia química usada para embalsamar. También debe poner la mortaja o vestuario al muerto, lo cual no es precisamente una tarea agradable.

De todos modos, se necesita una preparación y estudios para este tipo de trabajo, por lo que no es que cualquiera pueda apuntarse. Normalmente tener un título para trabajar en una morgue requiere de años de carrera. También tiene sus beneficios, y es que el trabajo es bastante tranquilo y con poco estrés. También está muy bien pagado en general, aunque obviamente hay que tener estómago para realizarlo.

4 – Trabajar en plantas petrolíferas

Seguro que los trabajos en plantas petrolíferas lo has escuchado antes, sobre todo por lo mucho que pagan. Es otro de esos trabajos que son muy duros y con mucho riesgo. Lo primero es que los trabajadores tienen que estar alejados de sus hogares por largos periodos de tiempo. Esto es algo que no aguanta todo el mundo.

Las jornadas en una planta petrolífera suelen ser brutales. Esto significa que un día de trabajo puede suponer al menos 12 horas seguidas. Pero lo peor es que las tareas que se hacen son de un gran esfuerzo físico. Por si fuera poco, hay que llevar equipamiento de seguridad que dificulta el trabajo.

Si el trabajo está una plataforma en medio del océano, entonces la dureza aumenta bastante. Las inclemencias del tiempo son otro enemigo para los que eligen este empleo. Puede ser mucho frío, calor, lluvia, viento y todo lo que se nos pueda ocurrir. Además de esto, trabajar con maquinaria pesada siempre es un riesgo.

Lo que quizá no sepas es que mucha gente que trabaja en plantas petrolíferas acaba con problemas de oído. El ruido de las máquinas suele ser muy fuerte, y esto acaba afectando a los trabajadores. Eso sin contar con los accidentes manipulando las máquinas que pueden hacer perder algún miembro o quemarse.

La parte buena es que es un trabajo en que se gana mucho dinero y se gasta poco. Al estar casi aislados donde se encuentra la planta o plataforma, prácticamente se hace vida en el trabajo. Todo el dinero permanece casi íntegro cuando los trabajadores vuelven a casa.

5 – Trabajar en mataderos

Vivimos en una sociedad que por lo general come carne, pero suele olvidar el proceso para obtenerla. Hay que matar animales para comer carne, aunque la sociedad prefiere obviar ese detalle y no pensar en ello cuando la está consumiendo. Sin embargo, alguien tiene que sacrificar a los animales, y esto se hace en los mataderos.

Mucha gente piensa que trabajar en un matadero debe ser algo parecido a ser carnicero, pero no es así. No todo el mundo sirve para trabajar en un sitio como este, porque en el proceso se puede ver como son las últimas horas del animal que va a ser sacrificado. No es algo que sea agradable, ya que los animales intuyen que algo no va bien.

Un matarife debe matar al animal, desangrarlo y luego despiezarlo. Se separa las cosas que no valen y las que van a ser llevadas a las carnicerías. No todo el mundo puede soportar este trabajo por todo lo que implica. Aunque el animal sea sacrificado de la forma más humana posible, no es algo que pueda soportar una gran parte de las personas.

6 – Limpiador de escenas de crimen

Seguro que has visto alguna película donde después de un crimen, unas personas con traje aislante, gafas y mascarillas, llegan para limpiar la escena. Pues en cada país lo hacen de una manera y tienen sus propias empresas para hacerlo, pero lo cierto es que se paga bien. El motivo es que no todo el mundo tiene estómago para limpiar los restos de lo que ha sido un asesinato.

Los que realizan el trabajo, deben tener claro que verán cosas que no son nada agradables. Obviamente suele haber sangre, aunque también hay presentes otros fluidos. No es un trabajo que atraiga a la gente, incluso si se dedican profesionalmente a la limpieza.

Aunque la limpieza es la actividad básica de este trabajo, hace falta una cierta preparación. Debido a que los restos orgánicos que hay que limpiar también pueden ser un riesgo sanitario, los limpiadores deben hacer las cosas siguiendo un protocolo. Normalmente las empresas que se dedican a este tipo de limpiezas, hacen un cursillo a sus candidatos. Es lo que hace falta para entrar en este trabajo, pero no es algo que mucha gente quiera hacer.

Como en los demás trabajos bien pagados que nadie quiere hacer, limpiar escenas de crimen no es popular, pero se paga bien. Uno de los países donde mejor se paga es en Estados Unidos, donde uno estos limpiadores puede llegar a ganar más de 75 mil dólares al año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.