Seguro que todo el mundo sabe lo que es Sleepy Hollow, sobre todo por la película dirigida por Tim Burton y protagonizada por Johnny Depp y Christopher Walken. Originalmente esta historia está sacada de la novela de “La leyenda de Sleepy Hollow” escrita por Washington Irving.

Sin embargo, la historia del jinete decapitado tiene una mezcla de historias reales y folclore que mucha gente no conoce. La novela de de Irving habla de un profesor llamado Ichabod Crane, el cual llega a un pueblo llamado Sleepy Hollow. En dicha localidad existen una maldición donde un hombre sin cabeza a caballo aterroriza a la población. Lo cierto es que las historias de jinetes decapitados ya eran una parte del folclore americano, y el escritor simplemente puso una nueva historia a la leyenda.

El verdadero jinete decapitado

Para saber la verdadera historia de Sleepy Hollow, hay que indagar un poco sobre el jinete decapitado. Lo cierto es que las historias de jinetes sin cabeza que van extendiendo el terror no son nuevas. De hecho, pertenecen a muchas culturas diferentes como por ejemplo la escandinava y algunos países de Europa. Los celtas tenían varias historias de demonios que montaban caballos negros y decapitaban a sus enemigos.

En las historias del Rey Arturo también se hablaba de jinetes decapitados que tenían asustados a todo el mundo. De hecho, uno de los caballeros de la mesa redonda llamado Sir Gawain se tuvo que enfrentar a un demonio con cabeza. En Alemania las historias de estos jinetes montados en caballos negros también eran comunes.

¿Cual es historia detrás de la novela de Washington Irving? Lo cierto es que hay que irse a la guerra de la independencia americana.

La verdadera historia de Sleepy Hollow

La verdadera historia de Sleepy Hollow comienza durante la guerra americana donde buscaban independizase de los ingleses. La gente que había nacido en América se rebeló contra el imperio británico y tuvieron el apoyo de los franceses. Sin embargo, tuvieron que luchar contra soldados alemanes, en concreto los hesianos. Eran básicamente mercenarios alemanes contratados por el gobierno británico en esta guerra.

Uno de estos mercenarios hesianos fue decapitado por una bola de cañón en la batalla de White Plains en 1776. El soldado fue enterrado en una vieja iglesia holandesa en el pueblo de Sleepy Hollow, y aquí es donde las cosas se empezaron a poner extrañas.

Se empezó a decir que por las noches el mercenario decapitado se levantaba de su tumba en busca de su cabeza. Cualquiera que se cruzara con el era asesinado por este mercenario resucitado. Las historias causaron tanto terror en la región que se formó una batida de policías y soldados que fueron a comprobar si el cadáver del hesiano seguía enterrado en la iglesia.  Comprobaron que el cadáver sin cabeza seguía donde le habían dejado, pero nada indicaba que se levantaba por las noches para matar a personas.

La leyenda del jinete continuó

Aunque se hizo una comprobación del cuerpo del mercenario alemán, muchos testigos seguían viendo al jinete decapitado. Por si fuera poco, hubo varias muertes misteriosas por la zona que asociaron a la historia del jinete. Uno de los asesinatos fue lo que inspiró la novela de Washington Irving.

Hubo una muerte a unos 14 kilómetros de donde estaba enterrado el mercenario. Washington Irving estaba viviendo en el pueblo de Tarrytown, que estaba bastante cerca de Sleepy Hollow. El escritor tenía solo quince años cuando esto ocurrió pero se le quedó grabado para siempre. La historia del jinete junto a los misteriosos bosques de esta parte de la región hizo el resto.

En 1819 Irving escribió el manuscrito de “La leyenda de Sleepy Hollow” y en poco tiempo tuvo un éxito enorme. ¿Qué pasó con las muertes que habían ocurrido en las cercanías de Sleepy Hollow? Siguieron siendo un misterio y se siguieron atribuyendo al jinete decapitado. Posiblemente fueran crímenes de algún asesino en serie de la época, pero en aquellos tiempos era más difícil identificarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here