Los ritos funerarios han sido una cosa ligada a todas las culturas en el pasado. El modo de hacerlo ha sido diferente pero la idea era más o menos la misma. La despedida a los fallecidos para su paso al otro mundo era muy importante, y de hecho hoy en día se sigue haciendo. Da igual la religión que se siga, los rituales aplican a cualquier creencia. De todas las culturas donde se han practicado estos rituales, puede que los funerales vikingos sean los más chocantes a la hora de despedir a sus muertos.

Básicamente los vikingos tenían un cielo particular llamado Valhalla. Para poder ir a este paraíso hacían falta algunos ritos que seguro que te asombran. Estos son algunos de los más fascinantes en cuestión de funerales vikingos.

1 – Los funerales vikingos con barcos de guerra

funerales vikingos con barcos

Gracias a las películas de cine una de las ideas que tenemos de los funerales vikingos es el uso de barcos. De hecho, el barco suele quemarse mientras se aleja a alta mar haciendo de pira funeraria. Lo cierto es que este tipo de ritual fue verdad, pero dependía de la persona y las circunstancias. Lo que no sabe mucha gente es que los barcos algunas veces se enterraban y no se enviaban al mar. Muchas veces los vikingos eran enterrados con sus animales de compañía y las armas que usaron en batallas.

También había que meter ofrendas en el barco para los dioses. Era una manera de que los dioses permitieran a los muertos pasar a la otra vida. También servía para no enfadarlos ya que si el ritual no se hacía correctamente, criaturas del más allá podían volver para vengarse de los vivos. Aunque se decía que los vikingos no tenían miedo, este tipo de cosas realmente les inquietaba.

2 – Los sacrificios humanos

sacrificio humano vikingo

Una de las cosas más terribles que tenían los funerales vikingos es que algunas veces los esclavos del fallecido le tenían que acompañar en su viaje al Valhalla. No solo era una injusticia para los esclavos, sino que se ponían en el barco en llamas para que se quemaran vivos. Al morir podían seguir sirviendo a su amo en la otra vida. Sin embargo, en el caso de que fuera un enterramiento se hacía con mucho más cuidado.

En los enterramientos, los esclavos eran puestos en una posición determinada para que no pudieran volver de la otra vida.

3 – Las piras funerarias vikingas

pira funeraria

Las piras funerarias en la era vikinga eran algo muy importante. El motivo es que el quemar al muerto se llegaría antes al Valhalla. El espíritu del fallecido viajaba a través del humo. En el caso de las piras funerarias tenían que hacerlas de tal modo que generara mucho calor. La idea era que todo quedara hecho cenizas, incluyendo los huesos del vikingo muerto. Hacer estas grande piras llevaba horas en ser construida y se tenía que hacer cuidando cada detalle. Si la pira no echaba el suficiente humo es que estaba mal construida y no realizaba su misión.

4 – Los funerales vikingos se convertían en grandes fiestas

fiestas vikingas

Como en cualquier rito funerario en cualquier cultura, los funerales vikingos despedían con pena al desaparecido. Sin embargo, el luto solo duraba unos 7 días y luego se hacían grandes fiestas. Se celebraba la vida que había tenido la persona que había muerto y se bebía gran cantidad de alcohol. Entre borrachera y borrachera, los líderes de los clanes daban discursos, se hacían regalos y brindaban por el fallecido. Las fiestas se celebraban en grandes salones donde podían durar hasta días.

Al igual que se ve en las películas, el alcohol se consumía en cuernos que hacían de vasos. Curiosamente durante estas ceremonias que eran más bien fiestas, no se comía nada. Todo lo que estaba permitido era beber. También se aprovechaba para reclamar la herencia del fallecido si correspondía hacerlo. Tanto hombres como mujeres podían hacer esta reclamación, y de hecho hay documentos que muestras mujeres que tenían mucho dinero y tierras.

5 – Miedo a los muertos

Draugr

Los vikingos eran guerreros fuertes y temerarios, pero también eran muy supersticiosos. La reverencia que se le tenía a los muertos era muy grande, pero también se temía que pudieran volver de la muerte. Parece extraño que los vikingos le tuvieran tanto miedo a los fantasmas, pero así era. Pensaban que podían volver en forma de un Draugr. Se trataba de una criatura nórdica que podía ser negro o azul, dependiendo de quién contara la historia.

Se dice que los Draugr tenían una fuerza sobrehumana y que podían cambiar de tamaño. También tenían poderes mágicos que les permitía convertirse en animales. La parte buena era que los Draugr no podían durar mucho ya que se iban descomponiendo hasta que morían. Aun así, cualquier persona acusada de brujería era quemada por si se podía convertir en un Draugr.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here