Una de las cosas que más miedo da a las personas en general son las enfermedades. Llegan sin avisar y algunas veces pueden poner todos nuestros planes en peligro. No es de extrañar que exista un temor casi patológico en el momento en que vemos enfermedades en otras personas. La mayoría de la gente (aunque no lo admita) piensa en lo que pasaría si se vieran afectados por esa enfermedad. En algunos casos esto se ha manifestado en forma de contagio histérico.

Hay muchas formas de histeria colectiva pero pocas que han producido tantos casos como la conocida como contagio histérico. Este tipo de histeria generalizada se refiere a personas que muestran síntomas de enfermedades, pero realmente es psicológico o emocional. Normalmente se manifiestan al ver a otras personas que pueden estar enfermas o no, pero de alguna manera se ven afectadas.

El contagio histérico no es realmente una enfermedad sino un caso extremo de psicosis, miedo y hace cierto punto empatía por otras personas enfermas. Sin embargo, han dado situaciones realmente estrambóticas en la historia. Estos son algunos de los casos más famosos que hay documentados.

1 – El curioso caso de Coca-Cola en los noventa

Los casos de histeria colectiva pueden ocurrir en cualquier parte, y no se libran ni las grandes compañías. Un caso moderno de contagio histérico ocurrió en 1999 y la compañía Coca-Cola lo sintió de cerca. Tuvo que retirar treinta millones latas y botellas de las tiendas en Bélgica debido a un caso de contagio histérico.

Lo que ocurrió es que cien personas denunciaron que habían bebido Coca-Cola y se habían puesto enfermas. Fuera o no verdad, la noticia se extendió por el país en todos los medios y hubo una reacción en masa. De pronto un gran número de personas empezaron a enfermar, incluyendo niños. Los síntoma eran nauseas, dolores de cabeza, calambres y ansiedad.

El gobierno belga se alertó por esta supuesta epidemia pensando que podrían estar enfrentados a un problema de salud público. Se abrió una investigación de emergencia y al final se dieron cuenta que podía ser un problema de contagio histérico.

La versión oficial fue que al ser Coca-Cola una compañía tan importante con un producto tan extendido, la gente había entrado en pánico. Las medidas de las autoridades sanitarias empeoraron la histeria colectiva ya existente. Tal como la “epidemia” apareció, en unas semanas desapareció por lo que fue más psicológico que otra cosa.

2 – El caso de tarantismo en Italia

Uno de los casos de contagio histérico en la historia es el tarantismo ocurrido en Italia entre los siglos 15 y 17. El tarantismo fue una forma de histeria relacionada con la picadura de una tarántula. El término viene de una localidad en Italia llamada Taranto.

Lo que pasaba era que la gente que pensaba que habían sido picados por una tarántula entraban en un gran estado de excitación y ansiedad. Tenían la creencia que realizando una danza frenética paliaría el veneno de la araña y se curarían. Por increíble que parezca la gente creía eso, aunque luego se convirtiera en un baile famoso y conocido.

Fue tal la controversia que se formó por esta actitud sobre tarántulas y bailes, que en 1693 un médico en Nápoles quiso demostrar que no tenía sentido. Se dejó picar por dos tarántulas para mostrar que no provocaba los síntomas descritos por la gente. Lo hizo frente a varios testigos y no tuvo ni ansiedad ni se exaltó.

Aun así, el tarantismo dio paso al famoso baile de la tarantela que todos conocemos. Su origen no deja de ser curioso al haber salido de un caso de contagio histérico.

3 – El contagio histérico de la risa en Tanzania

Uno de los casos de histeria colectiva que se podría considerar divertido fue el de Tanzania en 1962. Fue una epidemia de risa que empezó en un colegio femenino y que se propagó a varias comunidades de la zona. Más de mil personas se vieron afectadas y esta risa imparable duró varios meses.

Los síntomas de esta epidemia no solo tenían risas ya que la gente lloraba de forma incontrolada, tenían episodios violentos y corrían sin control hasta quedar agotados. Se cerraron quince colegios debido a este “problema” sanitario.

¿Cómo pasó este caso de contagio histérico? Algunas investigaciones pudieron ver que todo empezó con una chica que estaba en clase y tuvo un ataque de risa. Esto provocó una reacción en cadena con sus compañeras de clase, que al ver que no podía parar de reír se unieron a sus risas. En este caso el ataque de risa no paró sino que fue a más. Llegó a un punto de alarma regional en esa parte de Tanzania.

4 – La danza de San Juan

Otro caso en la historia sobre estos casos de histeria fue el del baile de San Juan en 1374. Ocurrió en la localidad de Aachen en Alemania y en un caso que todavía sorprende hoy en día a los expertos. El caso de contagio histérico fue tan extremo que los que se contagiaban bailaban sin parar hasta caer extenuados. Simplemente no podían parar de bailar.

Fue tan grave que la gente que entraba en este episodio de baile frenético y sin sentido tenía que ser atada. Perdían totalmente los sentidos y se movían como marionetas de un lado a otro de forma alocada. Los tenían que tener así durante horas hasta que se les pasaba el ataque de histeria. Cuando llevaban un tiempo atados se calmaban y luego se les liberaba hasta el siguiente ataque.

El motivo no era físico sino mental según los documentos que se guardan. Parece ser que todo era provocado por el miedo irracional a la peste negra. Fue una reacción al pánico que había de los estragos de la temida plaga.

5 – El contagio histérico del colegio Elsa Perea Flores

Este ha sido uno de los casos más recientes de histeria masiva ya que ocurrió el verano de 2016. Pasó en el colegio Elsa Perea Flores donde cerca de cien adolescentes se vieron afectados por un caso de contagio histérico. En este caso los afectados dijeron que veían un hombre vestido de negro que les intentaba matar. Esto les provocaba ataques de ansiedad, convulsiones y delirios.

En el video se puede ver como la situación fue bastante generalizada y como se propagó rápidamente. En algunos casos los afectados sentían nauseas y empezaban a vomitar, por lo que los síntomas eran incluso más físicos. La alarma fue tan grande que se empezó a hablar de posesiones diabólicas. Algunos pensaron que los niños habían jugado con la Quija y habían liberado a un demonio.

6 – Los desmayos de Blackburn

Otro caso famoso fue el de los desmayos de Blackburn en Inglaterra. Más de 300 personas se desmayaron sin motivo algunos durante el verano de 1965 mientras esperaban la llegada de la princesa Margarita. La visita estaba prevista en la catedral de Blackburn y miles de personas se reunieron para dar la bienvenida a la princesa.

Los colapsos empezaron en cadena según la gente se veía afectada al ver como los otros se desmayaban. La versión oficial dijo que los primeros desmayos fueron por estar expuestos al sol, lo cual es algo normal. Sin embargo, los siguientes fueron fruto de un contagio histérico. Sin embargo, este caso de histeria no acabó aquí.

Al día siguiente de los 300 desmayos en cadena, hubo otro caso masivo en un colegio cercando de chicas. Casi cien jóvenes muchachas se desmayaron sin explicación aparente. Tuvieron que improvisar una enfermería en los pasillos del colegio debido al número de afectados. Las chicas fueron llevadas al hospital pero no se pudo averiguar lo que había provocado los desmayos.

Se abrió una investigación por ambos casos y un año después se concluyó que había sido un caso de contagio histérico. Se concluyó que esta paranoia había provocado sofocos que habían afectado a la respiración de los afectados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here