Antes de que Bela Lugosi se pusiera la capa e hiciera uno de los más famosos Drácula de la historia, otro vampiro llamado Conde Orlok entró en escena. La película “Nosferatu” fue de las primeras veces que se quería poner un vampiro en la pantalla grande. Se ha considerado como una de las películas más grandes que se han hecho, aunque tuvo ciertos problemas de plagio con la novela de Bram Stoker “Drácula”. Lo que no sabe mucha gente es que el cine de vampiros en todas sus formas debe mucho a “Nosferatu”. Hablaremos de esta  película que tanto ha aportado a los vampiros de cine.

1 – No fue la primera película basada en el Drácula de Bram Stoker

La famosa novela de Bram Stoker le dio bastante fama como escritor pero no mucho dinero. La novela se publicó en 1987 y las críticas en general fueron muy buenas. Muchos famosos escritores de la época alabaron la obra de Stoker, y algunos llegaron a decir que era uno de los mejores libros que se habían escrito. Aun así, Stoker no se hizo rico con “Drácula”. La mayor parte del dinero se lo llevó la compañía que lo publicó. Las deudas y precariedad económica estuvieron con Stoker hasta el día de su muerte. Diez años después de su muerte se hizo el primero intento de llevar este vampiro al cine, y fue en 1921 con “La muerte de Drácula”.

Esta película fue filmada en Hungría por Karoly Latjay y contaba la historia de una mujer que tiene una horrible pesadilla después de encontrarse con Drácula. Curiosamente Drácula no es un aristócrata con título de conde, sino un músico loco. No existen copias de esta versión muda y si no hubiera sido por las críticas de la película, no se sabría que existió.

2 – Los problemas de los derechos de autor de Stoker

Los productores Albin Grau y Enrico Dieckmann unieron fuerzas para formar una compañía llamada Prana-Film. Por medio de esta compañía querían hacer la película de una historia que Grau había escuchado en cuando estuvo en la primera guerra mundial. Una familia serbia le había contado historias sobre la existencia de vampiros, y esto siempre la tuvo intrigado. Ambos productores pensaron que el Drácula de Stoker sería perfecto para hacer su película, aunque estaba el problema de los derechos de autor.

Aun sabiendo que tendrían problemas con la novela de Stoker decidieron hacer la película. Pensaron que haciendo algunos cambios en la película conseguirían saltarse las demandas. Algunos cambios fueron que la acción ocurriera en Alemania en lugar de Inglaterra. Se cambió el final del libro y Van Helsing no se menciona en ningún momento. Muchos nombres de los personajes fueron también cambiados, como por ejemplo el de Drácula a Orlok.

3 – El actor que hizo de Conde Orlok tenía algo siniestro

El actor que hace de vampiro fue Max Schreck y todos coincidieron que no era el típico actor de reparto. Según lo que se sabe de sus compañeros de filmación y producción, el actor era alguien solitario con un humor muy extraño y un gran talento para hacer papeles grotescos. Su personaje en “Nosferatu” fue el más recordado a pesar de haber hecho unas cuarenta películas.

Su interpretación de Orlok hizo pensar a mucha gente que se trataba de un vampiro de verdad. Esta teoría se hizo más fuerte en los años cincuenta donde un crítico dijo de forma errónea que el nombre del actor nunca había sido relevado. El crítico difundió la creencia de que se había contratado a un vampiro de verdad para hacer la película. Precisamente sobre esta leyenda urbana se hizo una película llamada “La Sombra del Vampiro” interpretada por John Malkovich y William Dafoe, siendo esta último haciendo el papel de Max Schreck.

4 – Se usaron unos espectaculares efectos especiales

Si has visto la película habrás visto que se usan muchos efectos visuales que para la época no estaban nada mal. El método usado fue el de la fotografía en movimiento lento. El sistema consistía usar imágenes estáticas y mostrarlas a una gran velocidad mientras otras imágenes se usaban para simular movimientos antinaturales. Esta técnica antigua de efectos especiales se usó en infinidad de película de la época con un tremendo éxito. Era el principio de estos efectos en la historia del cine.

5 – Las localizaciones de filmación de “Nosferatu”

Esta película se filmó casi al completo en Alemania. Sin embargo, las escenas que transcurren en Transilvania se hicieron en Eslovaquia. Hubo una excepción con las escenas exteriores del castillo de Orlok el cual se hizo en el castillo Orava. Para la última escena de la película el equipo de rodaje se desplazó a un castillo eslovaco en Starhrad, el cual había estado en ruinas desde el siglo XVI.

6 – Nosferatu estableció una típica muerte de vampiros

Sobre que los vampiros mueren cuando se exponen a sol es algo que debemos a “Nosferatu. Según la novela de Bram Stoker los rayos solares lo que hacen es debilitar al vampiro, pero no lo mata. Sin embargo, en la película de “Nosferatu” decidieron que los rayos solares mataran al conde Orlok y así darle un toque más visual y poético. El conde muere convertido en humo cuando se hace de día. De aquí nación la creencia de que los vampiros mueren cuando quedan expuestos al sol.

7 – En el estreno hizo una fiesta de disfraces

La compañía de Prana-Film comentada antes se gastó bastante dinero en promocionar la película. Se pusieron anuncios en los periódicos, pósters por todos lados y campañas en todos los medios del momento. Todo esto meses antes del estreno. Cuando finalmente se estrenó la película en los jardines del zoológico de Berlín el 4 de marzo de 1922. Después del pase hubo una gran fiesta con números de baile y donde todo le mundo iba disfrazado. En las críticas de los periódicos muchos decían que la fiesta tan buena como la película.

8 – La demanda por plagio la hizo la mujer de Bram Stoker

Poco después del estreno de “Nosferatu”, la viuda de Bram Stoker, Florence Stoker recibió un paquete anónimo que contenía pósters de la película y  una acusadora nota que decía “Libre adaptación del “Drácula” de Bram Stoker”.  Esto llevó a la viuda a poner una demanda contra la película contra la productora Prana-Film. Al principio la idea estaba en denunciar a la compañía por derechos de autor. El problema fue que el estudio que había hecho “Nosferatu” no estaba pasando por un buen momento. Habían cometido ciertos errores y estaban a punto de entrar en bancarrota.

Cuando quedó claro para los abogados de Florence Stoker que no recibirían nada del estudio, intentó por todos los medios hacerse con todas las copias para destruirlas. Un tribunal alemán le dio la razón y dio la orden que todas las copias de “Nosferatu” fueran quemadas unos años después del estreno. Sin embargo, no era algo tan fácil. Aunque se destruyeron muchas copias, quedaron algunas que llegaron al Reino Unido y Estados Unidos. Se hicieron varios pases de esta película mientras que la viuda de Stoker intentaba por todos los medios acabar con ellas. No lo consiguió y la película continuó proyectándose en diferentes partes con un gran éxito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here