Si has visto la película El Único Superviviente (Lone Survivor 2014), posiblemente hayas buscado en Internet si realmente ocurrió lo que se cuenta. La película deja claro que está basada en hechos reales, y es totalmente cierto. Habla de la llamada Operación Alas Rojas (Operation Red Wings) realizada en 2005 por miembros de los SEALS y los Night Stalkers. ¿Pero cual fue la verdadera historia de la película El Único Superviviente?

La Operación Alas Rojas fue una operación militar realizada en la provincia de Kunar, Afganistán. Intervinieron dos unidades de élite que fueron los SEAL y los pilotos de helicópteros Night Stalkers. Ambos grupos militares son de las fuerzas especiales y expertos en operaciones de alto riesgo.

El 28 de junio de 2005 los SEAL fueron enviados para una misión de reconocimiento en un área dominada por los talibanes. Tenían que localizar a un jefe guerrillero llamado Ahmad Shah (también conocido como Muhammad Ismail) en una zona montañosa e inaccesible para vehículos normales. Ahmad Shah era un sanguinario guerrillero con unos cuantos cientos de hombres llamados los Tigres de la Montaña y aliado de los talibanes.

Debido a los continuos ataques de esta guerrilla a fuerzas americanas en la frontera con Pakistán, se organizó la Operación Alas Rojas para intentar acabar con ellos. Ahmad Shah era el objetivo principal en esta misión, pero no era nada fácil por el terreno y lo bien armados que estaban los Tigres de la Montaña.

Así fue la verdadera historia de la película El Único Superviviente, la cual fue sin duda más terrorífica en la vida real.

1 – La Operación Alas Rojas

El grupo de SEAL encargado de la misión fueron cuatro soldados: Michael P Murphy, Marcus A Luttrell, Mathew G Axelson, y Danny P Dietz.

La operación Alas Rojas empezó sin contratiempos en la zona montañosa de Kunar. Habían detectado a la guerrilla desde una distancia de seguridad, por lo que estaban pasando desapercibidos sin mayores problemas. La duda era si eliminar a Ahmad Shah ahí mismo o simplemente regresar a informar.

Quizá podían acabar con el jefe guerrillero, pero había muchas variables en su contra. Para empezar, la distancia era enorme y aunque eran buenos francotiradores, había muchas posibilidades de fallar. Por otro lado, si los Tigres de la Montaña descubrían su presencia en su territorio la cosa podía acabar muy mal. Estaban muy bien armados y eran muchos, mientras que los SEAL solamente eran cuatro.

Al final el destino decidió por ellos ya que unos aldeanos locales les vieron. Consiguieron bajar a la aldea donde estaba Ahmad Shah y sus guerrilleros para avisarles. En poco tiempo 50 hombres de Ahmad Shah estaban subiendo a la posición donde estaban los SEAL, y comenzó un fuerte intercambio de disparos.

Aparte de la evidente superioridad numérica, los Tigres de la Montaña tenían la ventaja de conocer bien el terreno. Consiguieron posicionarse y atacar desde una zona elevada, lo cual puso en serios apuros a los SEAL. Les atacaron desde arriba y desde los lados, por lo que los cuatro soldados apenas daban abasto para responder al fuego.

2 – La retirada de los SEAL

El intenso tiroteo continuo sin pausa y los SEAL no podían hacer más que retroceder hacía una zona con grandes barrancos. La única forma de sobrevivir era por unos desfiladeros muy escarpados y peligrosos. Los guerrilleros sabían perfectamente lo que hacían, y la idea era atraparlos en un punto donde no pudieran seguir huyendo.

Los cuatro soldados llegaron a un punto donde ya no tenían terreno para seguir huyendo. Lo único que les quedaba era defenderse de una lluvia de balas o intentar bajar por las escarpadas rocas. Comenzaron a bajar por las afiladas rocas mientras de las disparaban por todas partes. Esto les obligaba a tener que dar grandes saltos de hasta 8 metros sin saber donde iban a caer.

Algunos de los SEAL había recibido heridas de bala, pero las heridas al caer en las rocas eran también terribles. Danny Dietz era el oficial de comunicaciones y lleva un teléfono vía satélite para comunicarse, e intentó pedir ayuda. Al intentar encontrar un punto con cobertura recibió un tiro en la mano que le amputó el dedo gordo.

3 – Un acto de heroicidad

Michael P Murphy

En la película se puede ver como uno de los soldados entrega su vida para poder llamar a la base y conseguir ayuda. Esto es parte de la verdadera historia de la película El Único Superviviente, pero no es del todo exacto. Fue el jefe de los SEAL Michael Murphy el que se arriesgó para conseguir cobertura para hacer la llamada.

Los SEAL se habían quedado atrapados en un punto lleno de rocas y atacados desde arriba. No había cobertura por satélite para hacer la llamada, por lo que había que subir a una zona más elevada. Michael Murphy decidió coger el teléfono y arriesgarse a subir a unas rocas y quedar muy expuesto a los disparos.

A pesar de tener heridas de bala, pudo subir a unas rocas y conseguir señal de satélite. Consiguió hacer una llamada a la base aérea de Bagram, pero se convirtió en un blanco fácil para los guerrilleros. Era una diana viviente, aunque le dio tiempo a dar su posición para que mandaran un equipo de rescate.

Finalmente recibió un disparo en el abdomen y tuvo que volver a donde estaban sus compañeros. La llamada de ayuda había sido realizada, por lo que todavía tenían esperanza de salir con vida de la difícil situación. Solo tenían que aguantar hasta que llegara el equipo de rescate.

4 – El catastrófico primer intento de rescate

MH-47 Chinook

La base aérea americana de acción rápida de Bagram ya había sido avisada y al momento pusieron en marcha la operación de rescate. En ella estaban los pilotos de operaciones especiales Night Stalkers, los cuales formaban parte de la Operación Alas Rojas. Era el momento de hacer su parte del trabajo y se pusieron manos a la obra.

El equipo de rescate estaba compuesto por 8 SEAL y otros ocho de Night Stalkers. En total 16 soldados de las fuerzas especiales que irían al rescate en un helicóptero militar MH-47 Chinook.

Erik S. Kristensen era el comandante a cargo de la misión de rescate, y su misión y la de sus hombres era sacar a los cuatro SEAL de esas montañas. Junto al enorme MH-47 Chinook iban algunos helicópteros de combate más pequeños para dar apoyo. Aunque la misión era de rescate, iban fuertemente armados para responder con contundencia a cualquier ataque.

Uno de los problemas que hubo es que los helicópteros de escolta iban más lentos al llevar todo el armamento. Esto hizo que el MH-47 Chinook fuera más rápido y llegara el primero a la zona donde los 4 SEAL estaban sitiados. El comandante Kristensen sabía que era un riesgo llegar sin escolta, pero la situación era crítica y tenían que rescatar a los soldados cuanto antes. Esto fue un error imperdonable.

El helicóptero de rescate con los 16 miembros de las fuerzas especiales se metió de lleno en la batalla. No tuvieron tiempo de hacer apenas nada ya que uno de los guerrilleros consiguió lanzar un cohete contra el helicóptero, dándolo de lleno. Los 16 soldados murieron al instante por la terrible explosión y su posterior caída por el desfiladero.

5 – La lucha final para sobrevivir

Marcus Luttrell

Los cuatro SEAL pudieron ver horrorizados como el helicóptero MH-47 Chinook caía en llamas frente a sus ojos. Los helicópteros de combate no podían hacer la maniobra de rescate y solo podían dar apoyo disparando a los guerrilleros. El problema es que estaban totalmente dispersados por el lateral de la montaña y resguardados por árboles y rocas.

Era cuestión de tiempo que más cohetes fueran disparados, por lo que se tuvieron que retirar. Los cuatro SEAL seguían con vida pero muy mal heridos, y de nuevo estaban solos y sin apenas munición. Lo único que les quedaba era mantenerse en esa posición y luchar a la desesperada.

Dos horas después habían muerto los SEAL Michael Murphy, Danny Dietz y Mathew Axelson. El único soldado que quedaba era Marcus Luttrell, el cual tenía múltiples heridas de bala y golpes por las caídas en las rocas. Otro de los cohetes que habían derribado al helicóptero explotó cerca de él, lo cual le hizo caer más aun por la pendiente. Quedó insconsciente varios centenares de metros más abajo.

Luttrell no murió al caer y recuperó la consciencia un tiempo después. Los guerrilleros no le habían localizado y pudo arrastrarse hasta quedar fuera de la trampa en la que se había convertido esa montaña. Tardó un día en despistar a los Tigres de la Montaña, pero pudo escaparse del cerco que le habían hecho.

El único SEAL que quedaba vivo estaba en pésimas condiciones. Tenía un disparo en una pierna, metralla del cohete en ambas piernas, tres vértebras fracturadas y una importante deshidratación. Aun así pudo literalmente arrastrarse varios kilómetros para alejarse del peligro que suponía Ahmad Shah y sus hombres. Caer en sus manos sería la ejecución inmediata.

Durante su agónica huida fue encontrado por los habitantes de un pueblo pastún cercano. Le llevaron hasta la aldea y le mantuvieron escondido durante tres días. En ese tiempo le curaron lo mejor que pudieron, aun a riesgo de enemistarse con los Tigres de la Montaña y los talibán. De hecho, los talibán fueron varias veces al pueblo pastún preguntando si habían visto al soldado americano.

6 – El conflicto entre los pastún y los talibán

Mohammad Gulab

Finalmente los talibán descubrieron que los pastún tenían a Luttrell, y le exigieron que se lo entregaran. Sin embargo, el pueblo se negó a dárselo y que lo mataran ahí mismo. El motivo era que seguían una fuerte tradición Pashtunwali, que les obligaba a defender y cuidar a cualquier invitado desvalido que hubieran acogido.

Viendo que los talibán cada vez estaban más agresivos para hacerse con el SEAL, uno de los habitantes del pueblo fue a dar aviso a un campamento militar americano que había en el área. Fue con una nota que había escrito el mismo Luttrell contando su situación para que le rescataran. En cuanto supieron que estaba vivo, se lanzó una descomunal operación de rescate.

Una gran cantidad de helicópteros con decenas de soldados llegaron al pueblo pastún. No hubo enfrentamiento con los talibán, a diferencia de lo que se ve en la película, ya que no estaban en la aldea. Sin embargo, rescataron a Marcus Luttrell con vida y le pusieron a salvo. Claramente Luttrell les debía la vida a aquellos aldeanos de montaña, y en particular a su anfitrión Mohammad Gulab.

En total murieron 19 americanos, siendo 11 del grupo especial SEAL y 8 del grupo Night Stalkers. Se calcula que del grupo de Tigres de la Montaña murieron entre 30 y 40 guerrilleros, aunque no está claro el número.

7 – Preguntas Frecuentes

¿Por qué se llamó Operación Alas Rojas?

El nombre lo puso uno de los comandantes de la misión de reconocimiento en honor a un equipo de hockey de Detroit.

¿Es real el entrenamiento SEAL del principio?

En las primeras secuencias de la película El Único Superviviente se puede ver como entrenan unos soldados SEAL. Las grabaciones son reales y fueron cedidas por la marina americana para mostrar en el film.

¿Realmente votaron para matar a los aldeanos o dejarlos ir?

Los SEAL fueron descubiertos por unos aldeanos al principio de la misión, pero realmente fueron dos hombres adultos y un niño de catorce años. Hay cierta polémica sobre si votaron o no para eliminarlos y que no avisaran a los Tigres de la Montaña.

Finalmente, la versión oficial fue que el jefe de grupo Michael Murphy tomó la decisión de soltarles sin llegar a votar nada. También se sabe con certeza que fueron estos tres afganos los que avisaron a la guerrilla de la presencia de los SEAL.

¿Estuvo realmente Marcus Luttrell en muerte clínica en la base?

Cuando hablamos de la verdadera historia de la película El Único Superviviente, se ve al final como a Luttrell se le para el corazón. La verdad es que eso no pasó y a pesar de las heridas que el SEAL tenía, se recuperó bastante bien.

¿Realmente fueron atacados por cientos de guerrilleros?

En la película se habla de 200 Tigres de las Montañas, pero realmente fueron unos 50 hombres. Todo el tiroteo se desarrolló en un periodo de unas tres horas.

¿Cayeron los SEAL realmente por el barranco de rocas?

Si, los saltos por la empinada montaña con afiladas rocas fueron reales. Sufrieron terribles heridas debido a las caídas, aparte de las heridas de bala. De hecho, todas las heridas que se muestran en la película son también muy reales. El director Peter Berg se documentó basándose en las autopsias de los SEAL muertos y el informe médico de Luttrell.

¿Se arrastró Luttrell durante varios kilómetros para ponerse a salvo?

Al contrario de lo que se ve en la película, Luttrell no podía caminar y tuvo que arrastrarse para escapar de los guerrilleros. Tenía metralla en las piernas y un balazo, por lo que no se podía poner en pie. Fue encontrado y llevado a la casa de Mohammad Gulab, el cual le tomó como invitado.

¿Hubo una batalla final donde casi muere Luttrell?

No, eso lo metieron en la película para dar un efecto más dramático. No hubo peleas ni luchas, y simplemente fue trasladado cuando llegó el equipo de rescate.

¿Qué pasó con el jefe de la guerrilla Ahmad Shah?

En la película Ahmad Shah muere durante el combate final (que nunca ocurrió). La realidad es que murió en un tiroteo con la policía pakistaní en el año 2008 (tres años después de la Operación Alas Rojas).

Ahora ya sabes la verdadera historia de la película El Único Superviviente, y se puede decir que tuvo que ser un verdadero infierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here