Te contamos algunas ventajas de una guerra nuclear

Ya hemos hablado bastante de la era nuclear en la que vivimos y hemos hablado de las consecuencias de una posible guerra atómica. La amenaza de una guerra nuclear ha estado sobre nuestras cabezas desde hace décadas, y todavía no ha pasado. Vivimos tiempos más tranquilos pero nunca se debe descartar un conflicto nuclear. Todo el mundo habla de lo horrible que sería un conflicto armado con armas nucleares, pero… ¿habría beneficios? Lo cierto es que si que se podría sacar ventajas de una guerra nuclear. Te contamos algunas cuantas.

¿Cuántas veces hemos oído que una guerra nuclear acabaría con la vida en la Tierra? Pues lo cierto es que no es verdad. Es cierto que dependiendo de la guerra atómica el planeta podría acabar muy dañado, pero no sería como lo vemos en las películas o series. Para empezar, en una posible guerra nuclear no se lanzarían todas las bombas nucleares existentes. ¿Qué sentido tendría eso? Matar a toda la población del planeta no sería algo que beneficie a nadie. Aun así, aunque se explosionaran todas las bombas nucleares existentes, hay muchos que piensan que tampoco acabaría con el planeta.

1 –La vida continuaría después de una guerra nuclear

Como se suele decir, la vida siempre encuentra un camino para salir adelante. El planeta Tierra lleva millones de años existiendo y ha conseguido adaptarse a todo tipo de cambios. Incluso en los peores momentos la vida ha continuado existiendo, por lo que en una guerra nuclear no sería muy diferente. Muchas formas de vida son muy resistentes a la radiación, y ese es uno de los principales motivos por lo que la vida continuaría.

En lo que muchos científicos están de acuerdo es que en una guerra nuclear total serían los insectos los más beneficiados. Algunos incluso piensan que el mundo sería heredado precisamente por los insectos. Pueden sobrevivir a las grandes catástrofes y recuperarse rápidamente. Esto sería también una de las grandes ventajas de una guerra atómica ya que ayudarían a restaurar el ecosistema.

2 – El problema de la radiación no sería tanto

Como todo el mundo sabe, uno de los mayores problemas de una explosión nuclear es la radiación. ¿Cuánto tiempo duraría la radiación en caso de una guerra? Hay muchas opiniones sobre esto y muchas son equivocadas. La creencia es que la radiación duraría meses o incluso años. Lo cierto es que depende de cómo las bombas son detonadas. Si estallan a unos kilómetros por encima de la superficie, la radiación se dispersaría por el aire y los efectos serían menos dañinos.

Un claro ejemplo de lo que pasaría lo tenemos con las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Después de solo unas décadas la gente pudo volver a vivir con normalidad en estas ciudades. Sin embargo, si las bombas son detonadas en el suelo la cosa sería peor. La radiación tardaría mucho más tiempo en disiparse. Aun así, en unas cuantas décadas se podría vivir de nuevo en el lugar.

3 – Habría menos terremotos

Aunque parezca increíble una de las ventajas de una guerra nuclear sería que habría menos terremotos. Sabemos que todos los años hay terremotos en diferentes partes del mundo que se cobran vidas humanas. Las explosiones nucleares ayudarían a liberar tensión en las capas tectónicas, reduciendo la posibilidad de movimientos de tierra. Es cierto que las primeras explosiones causarían pequeños terremotos hasta que las capas tectónicas se asentaran. Sin embargo, prevendría terremotos de mayor envergadura a largo plazo. Dicho de otra manera, habría una estabilidad geológica mayor.

4 – Mejoras en la capa de ozono

La capa de ozono es muy importante para la vida y sin ella lo pasaríamos realmente mal. Se encuentra a unos diez kilómetros sobre nuestras cabezas y se extiende a unos 50 kilómetros en el cielo. ¿Cómo podría beneficiar una guerra nuclear a la capa de ozono? Aunque parezca extraño se vería beneficiada. Las explosiones atómicas liberan grandes cantidades de óxido de nitrógeno. Esto causa la desintegración de la parte atmosférica donde se encuentra el ozono. Esto en principio suena muy mal ¿verdad?

La capa de ozono se vería reducida en caso de una guerra nuclear debido al óxido de nitrógeno y la propia radiación. Pero solo sería por un periodo de tiempo ya que el óxido de nitrógeno se mezclaría con otros elementos en la atmósfera y se generaría el ozono de nuevo. De hecho, se generaría en grandes cantidades. En unos años tendríamos una capa de ozono totalmente renovada y más potente que nunca. Es otra de las curiosas ventajas de una guerra que la mayoría no sabe.

Por otra parte, otro efecto de un conflicto nuclear sería el aumento de tormentas eléctricas. Se sabe que este tipo de tormentas reducen los gases tóxicos en el aire. Los rayos eléctricos pueden descomponer los llamados clorofluorocarbonos (CFC) que son hidrocarburos saturados. Se producen debido a las industrias liberando gases al aire, lo cual crea una enorme polución.

5 – ¿Qué pasaría con la humanidad en caso de guerra nuclear?

Lo cierto es que la humanidad no desaparecería por completo. Para empezar, las bombas nucleares estallarían en zonas muy concretas. Incluso así tampoco garantizarían que todo el mundo muriera. Hay un caso muy conocido donde un hombre llamado Akiko Takakura sobrevivió a la explosión de la bomba de Hiroshima a pesar de estar a solo 300 metros de donde explotó. La mayoría de las bombas serían lanzadas contra grandes ciudades, por lo que la vida continuaría en muchas zonas rurales.

Lo cierto es que los efectos posteriores a una guerra nuclear total son difíciles de evaluar. La destrucción sería tremenda y dejaría a la humanidad sin la mayor parte de su tecnología. Muchos piensan que volveríamos a estar como estábamos a principios del siglo XX. Sería un nuevo comienzo donde la especie humana cambiaría de forma radical. Algunos piensas que incluso esto sería para bien y sería una especie de reseteo para la humanidad. Un nuevo comienzo donde podríamos aprender de nuestros errores.

6 – ¿La extinción es una de las ventajas de la guerra?

Lo que vamos a decir a continuación puede que inquiete a muchas personas, pero es un hecho. Cada cierto tiempo (hablamos de millones de años) ocurre una extinción en masa. Lleva ocurriendo hace mucho y cuando ocurre una gran parte de la vida del planeta desaparece. Después de cada extinción las especies que consiguen sobrevivir evolucionan en formas de vida mucho más complejas generando una gran diversidad.

Los científicos han calculado que en la historia de nuestro planeta ha habido al menos cinco extinciones masivas. Llevamos millones de años sin haber visto otra de estas extinciones y los expertos están seguros de que algún día habrá una sexta. Aunque la gente no piensa en esto las extinciones son inevitables y son parte de la naturaleza. Son parte del ciclo biológico de nuestro mundo.

Una guerra nuclear no tiene nada de natural pero nos da una idea de lo que pasaría en caso de extinción. La vida se adaptaría a la nueva situación y posiblemente veríamos nuevas formas de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here