Podemos decir casi con toda seguridad de que los vampiros no existen. La idea de que un muerto pueda volver a la vida para alimentarse de la sangre de los vivos es ridículo. Sin embargo, si es cierto que existen personas con atributos que pueden parecer vampiricos. Por ejemplo, existen los llamados vampiros psíquicos que absorben la energía de los que les rodea. Hay también personas que prefieren la noche en lugar de andar bajo la luz del día. Sin embargo, el caso del vampiro Atlas nos hace replantearnos todas estas creencias.

En 1932 Suecia fue noticia debido a un crimen que hizo plantearse a todo el mundo la existencia de los vampiros. Se le llamó el caso del vampiro Atlas y el asesino nunca fue capturado. Hoy en día sigue siendo uno de los crímenes más extraños en la historia del norte de Europa. Te contamos algunos detalles del inquietante vampiro Atlas.

1 – Una prostituta llamada Lilly Lindestrom

Estocolmo siempre había sido una ciudad tranquila sin apenas delincuencia. Por este motivo el 4 de mayo de 1932 nadie se esperaba lo que iba a salir en todos los periódicos. La policía encontró el cuerpo de una joven prostituta llamada Lilly Lindestrom. En lugar de hacer su trabajo por la calle, lo hacía con una cita previa por teléfono, lo cual era poco usual para la época. Los encuentros se hacían en el apartamento de Lilly.

El apartamento de Lilly Lindestrom se encontraba en el vecindario conocido como el bario de Atlas. Hoy este barrio se conoce como Vasastan. Unos detectives fueron los que entraron en el apartamento y encontraron a la prostituta muerta con un fuerte golpe en la cabeza. Una de las cosas inquietantes que pudieron comprobar es que el cuello de Lilly y otras partes del cuerpo estaban cubiertos de saliva. También había un gran cucharón ensangrentado.

2 – ¿Por qué el nombre de vampiro Atlas?

Los detectives que descubrieron el cuerpo sospecharon que el asesino había bebido la sangre de Lilly Lindestrom después de matarla. A pesar de la violenta escena del crimen, apenas se encontró sangre. Por eso se pensaba que el criminal se la había bebido o se la había llevado en algún recipiente. Todas estas suposiciones llevaron a que rápidamente los medios de comunicación pusieran al asesino el nombre de vampiro Atlas.

Otras de las cosas que hacía sospechar que la sangre había sido consumida fue el cucharón con sangre. Hubo también una buena dosis de morbo por parte de la prensa al ser un crimen tan poco usual. Hay que recordar que en Suecia no era normal este tipo de asesinatos, y la novedad hizo que se le diera mucha importancia. Cuando se confirmó que la sangre de la prostituta había sido totalmente drenada, la teoría del vampiro se hizo más fuerte.

3 – ¿Lo que se sabía sobre el crimen del vampiro Atlas?

La última persona que vio a al prostituta viva fue una vecina, la cual también ejercía la prostitución. Se trataba de Minnie Jansson, la cual contó a la policía que unos días antes Lilly había estado en su apartamento. Le fue a pedir preservativos y ya no la volvió a ver en los siguientes días. Finalmente quedó preocupada al no tener noticias de ella, por lo que llamó a la policía. Fue ella quién dio el primer aviso para que los detectives entraran en el apartamento.

La escena del crimen que se encontraron los policías fue al siguiente. Lilly se encontraba boca abajo en su propia cama. Estaba desnuda y su ropa había sido perfectamente doblada y puesta en una silla en la habitación. El cuerpo había empezado a descomponerse, por lo que llevaba varios días muerta. Se piensa que pudo morir el mismo día que pidió los preservativos a su vecina y colega. Se piensa también que antes de morir tuvo relaciones sexuales con su asesino, ya que encontraron un preservativo usado en la cama.

4 – Las investigaciones sobre el crimen

No es un secreto que las prostitutas siempre han sido el objetivo de depredadores sexuales o incluso asesinos en serie. Uno de los casos más conocidos es el de Jack el destripador. Es algo que la policía de Estocolmo no descartó. Lo primero que hicieron fue interrogar a todos los clientes habituales de Lilly. Revisando las llamadas telefónicas hicieron una lista de nueve sospechosos, a los cual interrogaron. Sin embargo, no hubo ninguna detención y los nombres de los sospechosos nunca si hicieron públicos.

Aunque se siguió investigando por un tiempo, el caso del vampiro Atlas no iba a ningún sitio. No había más sospechosos ni evidencias de quién había sido. Hoy en día todas las pruebas que se consiguieron pueden ser vistas en el museo sueco de la policía. Esto incluye muestras de pelo, saliva y el preservativo encontrado en la cama.

5 – Los problemas en la investigación

Uno de los problemas que se encontraron los detectives es la cantidad de prostitutas que había en el barrio de Atlas. Como se ha dicho, los crímenes eran poco frecuentes aunque en 1932 Suecia no estaba pasando por su mejor momento. Aunque no participó en la primera guerra mundial, se vio afectada por ella como los demás países en Europa. La economía estaba por los suelos y el desempleo era generalizado. Esto hacía que hubiera mucho movimiento de un sitio a otro del país para buscar trabajo.

Suecia en los años treinta era un país principalmente dedicado a la agricultura. Las afueras de Estocolmo estaban llenas de campos de cultivo y por eso miles de personas iban y venían para trabajar. Se pensaba que el asesino de Lilly podía ser uno de estos viajeros temporales.

6 – El perfil del vampiro Atlas

Una de las cosas que más llamó la atención de los detectives fue el preservativo, el cual se había encontrado en la cama. Se pudo comprobar que la relación sexual había sido anal y por eso había aprovechado para golpear a Lilly en la cabeza por detrás. Se habló mucho de si podía haber sido un asesinato sexual, donde el criminal se había vuelto loco en el clímax de la relación. De todos modos, si había sido un crimen sexual, ¿por qué drenar la sangre para beberla o llevársela? ¿Podía ser algún tipo de ritual satánico?

Otra cosa curiosa que vieron es que el apartamento estaba impoluto. Parece ser que el vampiro Atlas limpio muy bien todo después de matar a Lilly. Incluso dobló la ropa con cuidado y la dejó en una silla. Había destrozado la cabeza de la prostituta a golpes pero luego había dejado la prueba de que era muy limpio y ordenado.

Otra de las teorías que cogieron más fuerza era que el asesino era un policía. El motivo es que solo alguien experto podía dejar un escenario tan limpio de pruebas. Apenas había evidencias que investigar, por lo que el asesino sabía como limpiar todos los rastros. Hoy en día hubiera sido muy diferente. Recordemos que se encontró saliva, un preservativo con semen y una cuchara con sangre. En esos tiempos no había pruebas de ADN y la mayoría de los crímenes se descubría mediante confesiones, Hoy en día el vampiro Atlas posiblemente habría sido capturado sin problemas.

7 – ¿Un vampiro de verdad?

El caso del vampiro Atlas tuvo mucha repercusión y no tardaron en aparecer los rumores de si fue un auténtico vampiro. ¿Por qué se pensó en que podía ser un caso real de vampirismo? Fue principalmente por dos motivos. La primera era como el asesino tenía una capacidad casi sobrenatural de evadir a la policía. La segunda el hecho de que le faltara la sangre a la víctima. Aunque se consideró que la cuchara con sangre había sido utilizada para beber la sangre, tampoco se podía probar.

La gente pensaba que podía ser un “verdadero vampiro” en el sentido que se alimentaba de sangre humana. La falta de sangre en el escenario del crimen hizo pensar que el asesino había utilizado una jeringuilla o algún instrumento para drenar toda la sangre. Otra de las preguntas que surgieron fue ¿por qué no hubo más crímenes del mismo tipo? Un asesino en serie o un vampiro hubiera repetido el crimen sin lugar a dudas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here