Puede que en el mundo entero el deporte más popular sea el futbol. Levanta pasiones en la mayor parte del planeta y se ha convertido en la forma de competir más extendida. Se piensa que este deporte desciende de una variedad de juegos de balón practicada por los romanos y griegos. Desde aquellos tiempos este juego de balón pié tuvo muchas versiones diferentes donde la mayoría desaparecieron y finalmente evolucionaron al futbol que conocemos hoy en día. Sin embargo, hay un tipo de futbol antiguo que sigue existiendo en nuestros tiempos, y es el Calcio Fiorentino o también llamado Calcio Storico. Se originó en el siglo 16 y hoy en día se siguen jugando partidos en Florencia.

Se pueden ver las raíces del futbol moderno en algunas de las reglas del Calcio Fiorentino, ya que los jugadores usan los pies de la misma forma. Hay otras normas que hacen este juego diferente y bastante más brutal. El modo de jugar recuerda mucho más al rugby que al futbol. Se pueden usar las manos y se permite usar la violencia para proteger el balón. Algunas de las cosas que están permitidas en el Calcio Storico son los puñetazos, codazos y cabezazos según las reglas. También se puede asfixiar al oponente.

La violencia del juego lo ha hecho único en todo el mundo y los jugadores tienen que ser atletas muy bien preparados. Se hizo sobre todo popular en toda Italia en el siglo XVI donde incluso el rey francés Enrique III presenció uno de estos combates durante una visita diplomática en Venecia. Dijo de este juego después de verlo que era “Demasiado pequeño para ser una guerra real y demasiado cruel para ser un juego”. Sin embargo, con los años fue perdiendo popularidad como otros juegos de balón de la época. No fue hasta 1930 que por temas culturales e históricos se revivió el juego. Desde entonces los campeonatos se celebran en Florencia mediante cuatro equipos, los cuales representan partes de la ciudad. Se hacen los partidos coincidiendo con la fiesta del patrón de Florencia San Giovanni.

Las reglas del Calcio Fiorentino

Las reglas de este duro juego no han cambiado desde sus inicios hace unos siglos. Los partidos duran cincuenta minutos en campos de arena con porterías en cada extremo. Los equipos están compuestos de 27 hombres y 7 oficiales. Cada equipo es identificado por colores siendo el rojo, azul, verde y blanco de los cuatro equipos. Van vestidos con ropas tradicionales de la época con estos colores. La pelota tiene que ser llevada a la portería correspondiente como cualquier partido de futbol. El modo en que lo hagan es cosa suya donde casi todo vale. En este sentido se mezcla el futbol, el rugby la pelea callejera. Es así de sencillo.

A pesar de la brutalidad del juego, no ha habido muertos durante ninguno de los campeonatos celebrados. Sin embargo, si hay muchos heridos de diversa consideración. Según los paramédicos que atienden los eventos, calculan en cada partido que al menos ocho jugadores de cada equipo no podrá acabar el partido. Otros muchos requieren hospitalización. Como no hay sustituciones, muchos acaban deshidratados y muy magullados. Se puede pensar que los jugadores lo hacen por dinero, pero la verdad es que no cobran nada. La federación les paga una cena al acabar el torneo y ya está. Ni siquiera hay medallas o ceremonias por la victoria. Los participantes lo hacen porque las gusta. Te dejamos con un video del torneo de 2014 que fue especialmente brutal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here