Todos sabemos que la edad medio fue una época bastante oscura en la historia de la humanidad. Eran tiempos salvajes donde sobrevivir era bastante más complicado que ahora. Los abusos que se cometían eran algunas veces tan terribles que hoy en día simplemente se nos hace difícil de creer. Sin embargo, han quedado registros muy claros de cómo fue esa época y todo lo que se hizo, tanto lo bueno como lo malo. Las torturas medievales han sido una de las cosas que más se recuerda de aquellos años, y no es para menos. Eran terribles y algunas malévolamente sofisticadas para causar el mayor dolor posible.

Son muchas las torturas que se ponían en práctica y este artículo se haría muy largo si las pusiéramos todas. Sin embargo, pondremos algunas que hemos pensado que son las más conocidas y las más terribles que se usaron sistemáticamente durante años. Se usaron para castigar, sacar confesiones y ejecutar a las pobres víctimas que tenían que pasar por el suplicio.

La Sierra

la sierraLa sierra que conocemos para aserrar madera y cortar árboles no fue siempre usada solo para esto. En la edad media fue usada par cortar personas por la mitad como método de tortura y ejecución. La víctima se ponía boca abajo atada por los pies a un madero elevado y con las piernas abiertas. Estar boca abajo hacía que la sangre bajar a la cabeza más deprisa, y entonces los verdugos empezaban a aserrar al reo entre las piernas. Con buena parte de la sangre en la cabeza, la víctima se mantenía consciente hasta más o menos la mitad del aferramiento, solo desmayándose cuando se llegaba al abdomen.

El Rack de Tortura y el Rompe Rodillas

foto-2Puede que el instrumento usado para causar dolor más conocido en la edad media fue el rack. Era una especie de potro o plataforma de madera con rodillos donde se ponía a la víctima. Las manos y pies del reo eran atados a cada extremo de los rodillos y se hacían girar. Esto hacía que hubiera un estiramiento cada vez mayor hasta que los huesos se empezaban a quebrar.

No era la única herramienta usada para romper huesos, ya que existían innumerable cantidad de objetos para este fin. El rompe rodillas por ejemplo, era usado mucho por la inquisición española. No hace falta decir que se usaba sobre todo para machacar las rodillas de la víctima. El diseño era bastante sencillo, formado por dos bloques de madera y un tornillo en la parte trasera. Ambos bloques se ponían a cada lado de la rodilla y se empezaba a apretar con el tornillo. Se podía usar en otras partes de cuerpo y aunque sencillo, era uno de los instrumentos más temidos.

Otra variedad de estas máquinas era el rompe cráneos. Estaba claro que les encantaba inventar aparatos que rompieran todo lo que se les ocurriera en el cuerpo humano. Al igual que la variante de la rodilla, este se encargaba de la cabeza. El principio era parecido. Era un casco con un mecanismo de con tornillos que iba presionando el cráneo hasta que se producía la rotura.

La Rueda – Una de las Torturas Medievales preferidas

foto-3Este sistema se usaba sobre todo en Alemania en la edad media, y era la forma favorita de ejecución. La víctima era atada a una rueda de carro puesta en el suelo. En este punto se podían hacer varias cosas, como por ejemplo poner trozos de madera en las articulaciones y golpearlas hasta su rotura. Luego se dejaba al reo a la vista del público y se dejaba de esa manera para que muriera. Esto se solía hacer a la vista de todos en parte como demostración y también entretenimiento de los allí presentes.

Llegados a este punto, la mayoría pensará que en aquellos tiempos eran unos animales, y lo cierto es que se nos hiela la sangre pensando que ocurriera. Sin embargo, la mentalidad era diferente y estos espectáculos públicos eran usuales y aceptados por una gran parte de la población.

El Caballo de Madera y la Cuna de Judas

foto-4Incluimos estas dos formas de tortura en el mismo fragmento porque tienen muchas similitudes. Para empezar el caballo de madera – también llamado el burro español – fue usado a lo largo de los años, siendo más popular en la época colonial americana, aparte de la edad medieval. Hay tres variaciones del sistema, aunque el diseño en el mismo.

Uno de los más usados se trataba de un trozo de madera triangular en forma y ángulo, y afilado en la parte superior. El reo era sentado en este madero triangular con las piernas colgando, por lo que la entrepierna quedaba apoyada en la parte afilada. Luego se iban añadiendo pesos en los tobillos haciendo que la entrepierna de la víctima se hundiera en la parte afilada del madero. Esto ocasionaba finalmente terribles heridas con un gran sufrimiento.

La cuna de Judas es algo parecido, aunque en lugar de usar un madero triangular, se usaba una forma piramidal con punto en la parte superior. La víctima era elevada con cuerdas y luego apoyada en la parte de arriba del triángulo. Se bajaba al reo de tal forma que la punta de la pirámide se apoyaba en el escroto o el ano. Aunque fue utilizado sobre todo por la inquisición española, se cree que ya se usaba mucho antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here