Quizá uno de los dinosaurios más famosos y conocidos sea el Tiranosaurio Rex. Existieron muchos tipos de dinosaurios en el pasado y la mayoría nos suenan vagamente, pero pregunta a cualquiera por un Tiranosaurio Rex y lo conocerá. Por supuesto, la mayoría de la gente sabe la mayoría de las cosas de este saurio por las películas de cine y algún que otro documental. Sin embargo, en los últimos hallazgos y estudios sobre el T-rex se ha descubierto que eran más terribles que cualquier película pueda decirnos. Te contamos el porque había que tenerle mucho miedo al Tiranosaurio Rex.

 1 – Podían ser increíblemente silenciosos si querían

Habrás visto en las películas de “Parque Jurásico” que los T-rex se hacían notar con sus sonoras pisadas. Esto les delataba desde muy lejos, lo cual era una ventaja para poder huir. Sin embargo, se ha podido determinar que esto no era así. Algunos famosos paleontólogos como Robert Bakker han dicho la pisada del T-rex era más bien silenciosa. La parte inferior de sus patas estaban acolchadas y por eso el ruido era mínimo al pisar.

Se puede decir que hacían el mismo ruido que los elefantes que tenemos ahora. Cuando una manada de elefantes pasa por un campamento de personas, normalmente no se entera nadie. Solo se descubre al día siguiente por las pisadas que han dejado. El Tiranosaurio Rex era carnívoro y por tanto era muy sigiloso cuando acechaba a sus presas. De hecho, muchos paleontólogos tampoco se creen que tuviera ese rugido que nos ponen en los films. Se piensa que muchos de los grandes dinosaurios depredadores eran más bien silenciosos. Algo que se desarrolló para ser más efectivo cuando cazaban.

2 – El Tiranosaurio Rex tenía muy buena vista

En algunas películas se habla de que el T-rex basaba su vista en movimiento, lo cual no es verdad. Podía ver a su presa se moviera o no. De hecho muchos científicos piensan que pudo haber tenido una vista superior a la mayoría de los animales que tenemos hoy en día. Algunos estudios basados en los cráneos de estos depredadores han mostrado que su vista podía ser parecida a la de un halcón. La vista era una de sus armas pero no la única.

Si no fuera poco con tener una increíble vista, también tenía un olfato espectacular. Aunque cazaba para comer también era oportunista. Esto significa que no le hacía ascos a la carroña. Su efectivo olfato le permitía encontrar animales muertos o alguna presa a la que cazar. Esto es algo que en las películas no dicen, y de hecho en muchas escenas hace ver que no podían oler a los protagonistas. Lo cierto es que solo con su olfato los hubieran encontrado sin problemas.

3 – Eran muy rápidos, lo cual les hacía mortales

Se puede pensar que al ser tan grande, el T-rex tenía dificultades para correr. Está claro que no era el dinosaurio más rápido que existía, pero es no significaba que no fuera rápido. Según algunos estudios científicos midiendo los esqueletos que se han encontrado, podían tranquilamente alcanzar los 50 kilómetros por hora. Esto es mucho más de lo que nos cuentan las películas de “Parque Jurásico”, donde se dice que su velocidad máxima era de 20 Km. por hora. Lo cierto es que un Tiranosaurio Rex no tendría ningún problema en alcanzar al más rápido de los humanos.

4 – La fuerza de su mordedura

Una de las cosas más increíbles del Tiranosaurio Rex era la fuerza de su mordedura. Es difícil imaginar lo potente que podía ser y de hecho los científicos han tenido muchas versiones de esto. Los últimos estudios sobre este tema se hicieron usando ordenadores para calcular la fuerza mecánica de su mordisco y se llegó a una conclusión muy precisa. Tenía una fuerza de mordida de 5800 kilos, lo cual es la más poderosa que se haya conocido jamás por un animal.

En las películas no se hace justicia cuando se muestra al T-rex morder cosas. De hecho, en algunas muestra como menea la cabeza como un perro cuando muerda a una persona. En la realidad no le haría falta en absoluto porque la más mínima presión cortaría por la mitad a cualquier ser vivo.

5 – Se piensa que algunas veces cazaban en grupo

Siempre se ha pensado que los Tiranosaurio Rex eran más bien solitarios cuando cazaban. Sin embargo, en recientes descubrimientos de fósiles se descubrieron T-rex en grupos de tres. Esto sugiere que en ocasiones cazaban en grupo, aunque no se sabe muy bien porque. Es cierto que estos dinosaurios eran muy individuales, pero algunas veces se saltaban la regla y se reunían en grupos de hasta tres. Podemos imaginar que si ya era difícil escapar de uno de estos dinosaurios, hacerlo de tres era bastante más complicado.

6 – Los cambios al crecer eran extremos

Una de las cosas que diferenciaba a los Tiranosaurio Rex era sus diferentes fases al ir creciendo. De hecho, los bebés de T-rex estuvieron clasificados durante muchos tiempos como otra especie diferente. Esto es debido a que en solo dos años los cambios eran radicales. Se pensaba que era una especie de T-rex enano pero cercano al gran T-rex. Investigaciones posteriores revelaron que eran el mismo animal. Esto dio un cambio en como se veían a estos dinosaurios y las cosas que podía hacer siendo más jóvenes.

Los Tiranosaurio Rex jóvenes eran muchos más rápidos y ágiles que los adultos, los cuales les hacían igual de peligrosos que los adultos. De hecho, se piensa que al ser más jóvenes podía atrapar presas que luego eran imposibles de capturar al crecer. Por este motivo, los T-rex adultos recurrían más a la carroña que en edades anteriores. Incluso de bebés podían ser peligrosos.

En la película “El mundo perdido” se muestra a un bebé de Tyrannosaurs rex herido que es transportado en brazos para llevarlo a un sitio seguro. Nada más lejos de la realidad. Un pequeño T-rex ya tenía la capacidad de dar mordiscos que podían arrancar grandes trozos de carne. No era buena acercarse a un T-rex por pequeño que fuera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here