La guerra de Vietnam tiene muchas historias y es normal que haya servido para innumerables películas y series de televisión. Son muchas las anécdotas y cosas interesantes que se pueden contar, como por ejemplo los llamados fantasmas de Vietnam. Sin embargo, una de las más recordadas es la de Thich Quang Duc, monje budista que se suicidó quemándose a lo bonzo.

Ocurrió el 11 de junio de 1963 en las calles de Saigón y las reacciones dieron la vuelta al mundo. Este acto de protesta estuvo en portada de todos los periódicos del planeta. De repente un pequeño país llamado Vietnam era conocido en todas partes. En Estados Unidos la mayoría ni siquiera había oído hablar de Vietnam hasta entonces.

Este suicidio del monje Thich Quang Duc quedó plasmado en una fotografía que es ya parte de la historia. ¿Por qué protestaba el monje budista? ¿Qué historia hay detrás de la fotografía?

La historia de Thich Quang Duc

Hoy en día la fotografía de Thich Quang Duc ardiendo es más un símbolo, y se ha olvidado el porque lo hizo. Lo que no recuerda mucha gente es que fue un acto de protesta contra un gobierno corrupto que había realizado una matanza reciente. Nueve personas habían muerto y esto provocó una revolución sin precedentes.

Muchos piensan que esta crisis que provocaron las nueve muertes fue lo que hizo que Estados Unidos entrara en la guerra de Vietnam. El acto de sacrificio de Thich Quang Duc hizo mucho más de lo que se hubiera esperado.

Todo empezó el 8 de Mayo de 1963 en una celebración budista en la ciudad de Hue. Más de quinientas de personas habían salido a las calles con banderas budistas y cánticos apoyando esta religión. Sin embargo, en Vietnam esto era un delito. Aunque la mayoría de las personas eran budistas en Vietnam, el gobierno era oficialmente católico romano.

El presidente Ngo Dinh Diem había prohibido cualquier bandera o signo religioso en el país. Ya había muchas voces que protestaban diciendo que el budismo estaba siendo discriminado. En esta celebración pudieron confirmar que realmente el budismo no era aceptado en el país. De hecho, a pesar de la prohibición de exhibir banderas religiosas, algunas semanas antes se habían mostrado banderas católicas en otra celebración.

La represión de la celebración budista

La mayoría de los budistas que fueron a la celebración pensaban que podían mostrar las banderas sin problemas. Después de todo se habían mostrado banderas católicas unas semanas antes. Nada más lejos de la realidad ya que la policía intervino por orden del presidente.

La intervención de la policía en la celebración budista causó un profundo malestar. Comenzó una protesta general que se fue haciendo más grande. La gente comenzó a salir a la calle y cada vez el número de personas iba creciendo para pedir igualdad religiosa.

Finalmente la protesta había crecido tanto que la policía no podía controlarlo. Fue entonces cuando se envió al ejército. En principio la misión del ejército era calmar los ánimos y establecer el orden. Sin embargo, la cosa se les fue de las manos.

Cuando vieron que no podía controlar las protestas empezaron a abrir fuego contra la multitud e incluso tirar granadas. Esto hizo que la protesta se dispersara pero habían muerto nueve personas. Dos de ellos eran niños que habían sido aplastados por vehículos militares.

La respuesta a las nueve muertes

Las protestas y las nueve muertes habían provocado un tremendo malestar y rencor en Vietnam, sobre todo el sur. Los líderes budistas pidieron justicia al presidente por las muertes y también un cambio de leyes sobre la discriminación religiosa. Las peticiones de los budistas fueron ignoradas y esto llevó a una acción más contundente.

Thich Quang Duc había pasado los últimos tres años en total aislamiento en una montaña. Su aislamiento acabó cuando le fueron a avisar de la matanza de budistas. Decidió que había que llevar las protestas a un ámbito más internacional. Para ello, el y otros 250 monjes budistas  fueron a la ciudad de Saigón. Allí Thich Quang Duc se entrevistó con Malcolm Browne, el jefe de la prensa internacional de Saigón.

Thich Quang Duc le dijo a Browne cuales era sus intenciones y quería que se viera en todo el mundo. No le dijo exactamente que se iba a quemar vivo, sino que iba a hacer algo que sería impactante para todos. Los medios de comunicación tenían que estar ahí para informar de todo.

El sacrificio de Thich Quang Duc

Como ya se ha dicho, el 11 de junio de 1963 Thich Quang Duc fue un grupo de monjes a una de las calles de Saigón. Tranquilamente se sentó en el suelo con las piernas cruzadas. Uno de los monjes que le acompañaban se acercó con un bidón de cinco litros de gasolina.

El bidón de gasolina fue vertido sobre Thich Quang Duc. Mientras tanto, el monje se había sumido en una profunda meditación. Alternaba algunos movimientos de cabeza con cánticos al dios Buda. Según palabras de Malcolm Browne, en ese momento se dio cuenta lo que iba a pasar. Empezó a tomar fotografías como un loco.

Nadie había notado hasta ese momento que Thich Quang Duc había llevado una cerilla en su mano todo el tiempo. En un rápido gesto el monje encendió la cerilla y la dejó caer en sus ropas empapadas en gasolina. Hubo una fuerte llamarada y el monje quedó envuelto en llamas.

El pánico tras la inmolación

La gente que se había reunido en el lugar comenzó a chillar y hubo un pánico general. Nadie se podía imaginar que algo así fuera a pasar. Mientras tanto, un monje empezó a gritar por un micrófono conectado a altavoces las siguientes frases:

Un monje budista se ha quemado para morir. Un monje budista será un mártir…

Los bomberos fueron avisados y llegaron casi al instante. El problema era que les costó mucho hacerse paso entre la multitud que estaba viendo como se quemaba el monje. Aparte de esto, muchos de los monjes que acompañaban a Thich Quang Duc se tumbaron en las calles para que los camiones de bomberos no pudieran pasar. Cuando llegaron a la dantesca escena empezaron a discutir como apagar el fuego sin matar al monje. Sin embargo ya era demasiado tarde.

Según dijeron algunos testigos, Thich Quang Duc estuvo calmado en todo momento. No movió ni un músculo mientras se quemaba vivo. Tampoco emitió un sonido de dolor. Estuvo diez minutos quemándose y finalmente su cuerpo colapsó. Según dijo Brown, no pudo saber el momento en que murió porque no emitió ni gritos ni nada que pudiera hacérselo saber.

El cuerpo del monje budista

Cuando el cuerpo se había apagado, el cuerpo del monje fue cubierto con una túnica amarilla y luego introducido en un ataúd de madera. Luego fue llevado a una pagoda, que es un tipo de templo común es Asia. El cuerpo fue acompañado por los 350 monjes y por otros mil seguidores del budismo. Incluso policías dejaron sus puestos para acompañar el cuerpo de Thich Quang Duc.

En la pagoda el cuerpo fue incinerado, pero ahí no acabó la cosa. A las seis de la tarde la pagoda fue rodeada por la policía. Sacaron a más de treinta monjes a rastras fuera de la pagoda y se quiso silenciar todo lo que había pasado. Sin embargo, una de las fotografías que había hecho Browne ya estaba de camino a Estados Unidos.

Con la fotografía de Thich Quang Duc quemándose el incidente se había vuelto internacional. El presidente Ngo Dinh Diem confiaba en que sería una crisis pasajera, pero el embajador americano en Vietnam empezó a presionar al gobierno vietnamita para que hiciera caso a las peticiones de los budistas.

Finalmente el presidente de Vietnam aceptó las demandas de los budistas. Aun así, muchos no se fiaban de el. De hecho, incluso cuando había aceptado negociar con los budistas, envió un equipo de fuerzas especiales de nuevo a la pagoda para robar las cenizas de Thich Quang Duc. Sin embargo, los monjes habían escapado con las cenizas. Aun así, las fuerzas que mandó el presidente pudieron hacerse con algo que no se había quemado en la pagoda: el corazón del monje.

El desenlace de la crisis

La crisis de los budistas estaba lejos de terminar, y cada día se estaba poniendo peor. Se podía ver que los días de gobierno de Ngo Dinh Diem estaban contados. Un general llamado Duong Van Minh empezó a planear el derrocamiento del presidente Diem con el apoyo de los Estados Unidos. Ese mismo hubo un levantamiento y en noviembre de 1963 el presidente Diem fue fusilado.

Sin embargo Vietnam del Norte vio la muerte de Ngo Dinh Diem como algo intolerable y la tensiones entre Vietnam del Sur y del Norte se hicieron insostenibles. Estalló la guerra entre las dos partes de Vietnam y Estados Unidos entró en la guerra a los dos años. El resto es historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here