La película de terror conocida como The Blob es todo un clásico en el cine desde los años 50. Se han hecho más versiones, y en los años ochenta se hizo una que volvió a levantar la franquicia hasta lo más alto. Ya se está preparando otra versión que aparecerá en poco tiempo, pero queremos hablar en este artículo de la versión original protagonizada por la súper estrella Steve McQueen.

1 – Se decía que estaba basada en un “hecho real”

Los años cincuenta fueron bastante movidos en temas de platillos volantes y supuestas apariciones de ovnis. En Septiembre de 1950 se publicó un artículo que hablaba de un avistamiento ovni muy misterioso. Según decía el artículo, el objeto no identificado había caído a la tierra y dos policías habían ido a ver lo que era. El supuesto ovni había hecho un boquete en el suelo y dentro había una masa gelatinosa de color morado.

Los dos policías pidieron refuerzos y se llamó al FBI para que se hicieran cargo de la investigación. Según el artículo la zona quedó prohibida al público y solo podía entrar gente del gobierno acreditada. El artículo fue publicado por el periódico sensacionalista “The Philadelphia Inquirer” y provocó bastante alarma a nivel local. Incluso se contactó el FBI para que diera explicaciones de la nave estrellada y la masa gelatinosa de su interior.

Al final el FBI hizo una rueda de prensa para calmar a la gente y desmintiendo el artículo del “The Philadelphia Inquirer”. Al final este supuesto caso de vida alienígena se convirtió en una broma que se extendió por todo el país. Aun así, sirvió para que el productor Jack H. Harris lo usara como inspiración en 1957 para una película que quería hacer. Como habrás adivinado, la película era The Blob.

2 – Las dificultades para poner la película en marcha

El ya mencionado productor Jack H. Harris estaba convencido de que en su película tenia que haber una criatura monstruosa. Sin embargo, las compañías de cine que podían hacer la película no estaban muy ilusionadas con eso. Por suerte, Harris era bastante espabilado y sabía como sacar sus proyectos adelante. Para hacer The Blob contactó con un estudio de cine cristiano llamado Valley Forge Films.

Este estudio hacía películas dedicadas a promulgar la palabra de dios, y su temática era principalmente religiosa. Sin embargo, no les iba muy bien y estaban perdiendo mucho dinero con sus películas. La gente simplemente no le interesaba lo que hacían. Jack H. Harris aseguró a los dueños del estudio que con sus película de terror un montón de gente iría a verla. Les convenció de que sería una gran oportunidad de reunir a mucha gente y así enviarles su mensaje religioso.

El estudio Valley Forge Films aceptó hacer la película que proponía Harris, aunque no fuera de las habituales que solían hacer. Curiosamente no les dio un título definitivo de cómo se iba a llamar la película. De hecho, al principio se iba a llamar algo así como “El meteorito fundido”.  Luego la película fue referida como “la masa” hasta que se le puso finalmente “The Blob”.

3 – Steve McQueen no estaba muy convencido del éxito de The Blob

Steve McQueen todavía no era un actor muy conocido, aunque si había estado en varias series de televisión. Aun así, no era una estrella de cine y esto lo aprovechó Jack H. Harris para contratarle sin gastarse una fortuna. Le ofreció tres mil dólares de la época y un 10 por ciento de lo que recaudara la película. McQueen no estaba muy convencido en hacer una película de monstruos, pero el dinero le venía bien y aceptó.

El actor confesó después que realmente aceptó hacer el papel por los 3000 dólares iniciales, porque no esperaba sacar mucho más de la recaudación. Sin embargo, por suerte para el se equivocó por completo. En el primer mes de estreno, The Blob recaudó un millón y medio de dólares y su recaudación final fue de doce millones. Eso son unos 100 millones de dólares de los de ahora.

Por si fuera poco, la banda sonora de The Blob también tuvo un enorme éxito y estuvo tres semanas en las listas de ventas americanas. No es de extrañar ya que uno de los compositores era Burt Bacharach, el cual ya había conseguido varias Oscar y Grammy en temas musicales de cine.

4 – Relacionaron la película con el comunismo

El productor Jack H. Harris bromeaba sobre lo contentos que estarían en Rusia viendo como su monstruo se comía a tantos americanos. Eran otros tiempos y esas cosas no se solían tomar a broma. Unos pocos años después del estreno de The Blob, comenzó la caza de brujas de Hollywood de Joseph McCarthy. Básicamente buscaban espías y activistas comunistas en el cine estadounidense. Harris fue investigado por los comentarios que había hecho sobre la amenaza comunista, aunque finalmente no pasó nada.

Aun así, Harris siguió bromeando sobre el asunto mientras se investigaba si había infiltraciones soviéticas en Estados Unidos. Hay que reconocer que tenían sangre fría viendo la situación que se estaba viviendo.

5 – El monstruo gelatinoso se hizo muy famoso

La masa que se comía a la gente en The Blob no tenia una forma concreta, y eso asustaba aun más. La forma en que fabricaron al monstruo y hacerlo parecer gigantesco fue utilizando pequeñas maquetas. La masa se hizo usando silicona que se expandía por todas partes. Si te fijas, cuantas más personas se come el monstruo, mas rojo se vuelve. Le iban añadiendo un colorante vegetal rojizo para cambar su color.

Este simple truco para fabricar a un monstruo amorfo, aterrorizó a toda una generación. The Blob se volvió una película de culto y la podemos ver en muchos homenajes en el cine de cualquier género. Por ejemplo, la película musical “Grease” la recordó en la escena del cine al aire libre. No fue la única ya que se pueden ver escenas en otras muchas películas. Algo parecido a los homenajes que se dan a “La noche de los muertos vivientes” de George Romero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here