En el pasado han existido muchas civilizaciones, y una de las más antigas conocidas es la civilización sumeria. Aparecieron durante la edad de piedra y marcaron un punto de inflexión en todos los campos. Hubo un enorme paso adelante en temas de economía y estabilidad social para la gente de la época. Los sumerios también destacaron por inventar un gran número de cosas que trajo la modernidad a la edad de piedra.

¿Qué aportaron los sumerios al mundo antiguo? Mucha gente no sabe que fueron los primeros en crear una forma de escritura para expresar un lenguaje hablado. No solo nos enseñaron a escribir, sino a crear el sistema de medición de tiempo. También fueron los primeros en establecer grandes urbes, lo cual no se había visto hasta el momento.

A los sumerios también se les atribuye la invención de la rueda. No es de extrañar que inventaran este revolucionario artilugio ya que también crearon el comercio a gran escala. Por si fuera poco, también fueron los creadores de la cerveza.

La cultura sumeria fue tan influyente que hoy en día seguimos disfrutando de muchas cosas que crearon hace 5300 años (4100 – 1750 a.C). En su apogeo llegaron a tener diez ciudades que tenían la función de estado. Sus creencias y cultura general marcaron las bases de todo lo que vendría después, por lo que les debemos mucho.

¿Qué otras creencias tenían los sumerios que luego han perdurado hasta el día de hoy? Te contamos algunas curiosidades de la civilización sumeria que te sorprenderán. De hecho, te darás cuenta que están más presentes entre nosotros de lo que la gente piensa.

1 – Fueron los primeros en pensar que la Tierra es plana

Parece que siempre está de moda la teoría de que la Tierra es plana, incluso con las pruebas de que es redonda. ¿Dónde empezó esta creencia? Pues lo cierto es que se lo debemos a los sumerios. Los sumerios fueron los primeros en creer firmemente de que la Tierra era plana.

La creencia que tenían era que la Tierra estaba en una especie de cúpula que cubría nuestro mundo. De hecho, había más de una cúpula y cada una de ellas tenía diferentes componentes. Las cúpulas eran el hogar de los dioses, las estrellas y una serie de piedras divinas que controlaban el destino de la humanidad.

Los dioses controlaban todo desde sus cúpulas, incluyendo el amor, la guerra, la justicia y en definitiva las relaciones entre la gente. Curiosamente cuando una persona moría no iba a estos paraísos en forma de cúpula, ya que solo los dioses podían vivir en ellas. El alma de los muertos iba a un sitio llamado Irkalla, que estaba en las profundidades de la Tierra.

2 – Los sumerios perfeccionaron el arte de la guerra

Aunque fueron los artífices de muchos civilizaciones modernas que llegaron después, también fueron los padres de la guerra organizada. Su sabiduría y conocimientos también tuvieron su lugar en el campo de guerra. Los sumerios consiguieron crear una nación compuesta por diez estados, donde en cada una había una gran ciudad. Esto no había existido hasta ese momento. Por desgracia había una gran rivalidad entre estas ciudades-estado.

Todos los estados dependían del rey sumerio Eannatum de Lagash, pero antes de que ascendiera al trono, las ciudades-estado tenían sus propios regidores. Los estados creados en esta nación sumeria solían tener conflictos por los recursos del entorno. Podía ser por territorio, agua o cualquier otro recurso natural, lo cual solía acabar en guerra.

En estas guerras se empezaron a usar todo tipo de armas que perdurarían en otras civilizaciones conocidas. Se usaron carruajes combinados con infantería, lo cual no se había utilizado hasta el momento. También se empezó a equipar a los soldados con armas modernas, como espadas y lanzas. Mientras tanto, los que iban en los carruajes usaban arcos y flechas para infringir daños en el enemigo.

Claramente la creación de los carruajes en la guerra fue el avance más grande. Se pudo comprobar que el uso de estos vehículos daba una gran ventaja en las batallas. Los carruajes sumerios tenían cuatro ruedas y se usaban mulas en lugar de caballos. Aunque ahora puede sonar algo ridículo, en aquellos tiempos marcaba una diferencia sobre quién ganaba o perdía una batalla.

Al llegar Eannatum de Lagash, acabó con todos estos conflictos que no beneficiaban en nada al imperio sumerio. Sin embargo, todas las guerras proporcionaron una tecnología y estrategias bélicas que les hacía invencibles en aquella época.

3 – Los sumerios creían en los vampiros

¿Cómo son de antiguas las leyendas de vampiros? Lo cierto es que la mitología vampírica les debe mucho a los sumerios. Fueron los primeros en creer en seres que luego irían evolucionando a los vampiros que conocemos hoy en día. La cultura sumeria tenía una profunda creencia en la existencia de los demonios. Había dos tipos de demonios llamados Ekimmu y Utukku que tenían un gusto especial por la sangre humana.

Estos dos demonios eran la representación antigua de lo que eran vampiros sumerios. Sin embargo, sus creencias eran algo diferentes a como nos lo presentan en la películas de Hollywood. Los sumerios le daban mucha importancia a los ritos funerarios, y no realizarlos traía consecuencias.

Ekimmu

Los Ekimmu eran demonios que originalmente habían sido espíritus de personas que no habían sido debidamente enterradas. Esto provocaba que vagaran por el mundo de noche buscando la sangre de sus víctimas. Por el día se enterraban bajo tierra hasta la siguiente noche. En este sentido, los Ekimmu se parecen bastante a los vampiros tradicionales.

Utukku

Los Utukku eran diferentes a los Ekimmu, ya que habían sido enterrados pero sin seguir el ritual funerario establecidos. Normalmente se trataba de personas que habían sido olvidados por la familia y amigos. En su funeral no se les había entregado ningún tipo de ofrenda como marcaba la tradición.

La forma de actuar de los Utukku volvía a la vida para hacer daño a cualquier persona con la que se encontraban. Les movía el odio y el rencor, y se consideraban más peligrosos que los Ekimmu. Eran básicamente demonios malignos que disfrutaban haciendo sufrir y bebiendo la sangre de los vivos. También eran muy difíciles de destruir.

4 – Los sumerios y la licantropía

Las creencias de los sumerios en seres demoníacos no acababan con los vampiros. También escribieron sobre hombres convirtiéndose en lobos, lo cual les convierte en los primeros en hablar de la licantropía. Sin embargo, la historia que rodea a estos hombres lobo sumerios es diferente a lo que hemos visto en el cine.

La primera historia de hombres lobo en la cultura sumeria está grabada en las doce tablas de Nineveh. Se habla de un rey llamado Gilgamesh que había dejado prendada a una diosa llamada Ishtar. Esta diosa quería conseguir a Gilgamesh como amante, pero el rey la rechazaba continuamente.

La diosa Ishtar no soportaba este rechazo y amenazó al rey Gilgamesh con hacerle lo mismo que a sus antiguos amantes. Básicamente los convertía en lobos cuando ya no se había cansado de ellos.

Muchos expertos dedicados a la historia de los sumerios coinciden que la licantropía formaba parte de su cultura. Por supuesto, no lo veían como en la mitología moderna de los hombres lobo, pero claramente tenían presente la posible transformación de humanos en lobos.

5 – Las misteriosas tablillas sumerias

Tablillas sumerias

Todo el mundo sabe lo que son las tablas donde se grabaron los 10 mandamientos. La biblia nos cuenta que fue Moisés es que las mostró al mundo como base de las normas cristianas. Sin embargo, hay unas tablas mucho más antiguas, y son las tablillas sumerias.

La existencia de tablas con grabados es algo muy común a lo largo de la historia. Se puede decir que era la forma de implementar muchas leyes que la gente tenía que cumplir. En el caso de las tablillas sumerias, eran muy parecidas a las tablas de los 10 mandamientos. Los sumerios creían en la existencia de dioses y demonios, y eran muy espirituales a este respecto.

Aunque se conoce bien la existencia de las tablillas sumerias por varias fuentes, por desgracia quedan pocas en la actualidad. Hablamos de unas tablas que tienen miles de años, y es un milagro que todavía queden restos en nuestro tiempo.

Por lo que se sabe, las tablillas sumerias hablan de la existencia de algunos dioses, y de cuando el mundo era oscuridad. Ni siquiera existía la luz, aunque la Tierra ya existía. Nuestro mundo estaba formado por agua y no había tierra por ninguna parte. Los dioses An (Cielo) y Ki (Tierra) formaron el mundo para que pudiera ser habitado.

Hay una gran parte de los escritos sumerios conservados que no han podido ser traducidos. El lenguaje es tan antiguo que es muy difícil traducir e interpretar mucho de lo que se dice. Curiosamente, muchas de las cosas que aparecen en las escrituras sumerias pudieron ser encontradas luego en la cultura egipcia. Esto ha ayudado mucho a entender antiguos escritos sumerios.

Curiosamente, las primeras pirámides datan de los tiempos sumerios, aunque en lugar de hacerlas con pico las hacían planas. En muchos sentidos los sumerios y egipcios tenían conexiones que se pueden ver tanto en religión como normas sociales.

6 – La cristiandad y los sumerios

Hay muchos expertos que relacionan personajes de la cristiandad con la cultura sumeria. Uno de ellos fue Noe, que según la biblia construyó un arca en previsión de un gran diluvio. En unas escrituras sobre Gilgamesh de unos cinco mil años de antigüedad, precisamente habla de un diluvio provocado por unos dioses furiosos. También habla de un hombre que es avisado de este diluvio para que tome medidas al respecto.

El hombre de las escrituras sumerias no se llamaba Noe, sino Utnapishtim. En la historia Utnapishtim tiene que cargar un barco de enormes dimensiones de semillas, animales, aparte de su propia familia.

Estas similitudes entre la historia de Utnapishtim y Noe han hecho que muchos pensaran que son la misma persona. Una historia que pasó de boca en boca y que finalmente se fusionó en las diferentes culturas existentes.

Otro de los personajes que muchos consideran sumerio fue Moisés. El motivo es por una antigua historia sobre un acadio llamado Sargon el Grande. Reino los diez estados de la nación sumeria durante un tiempo, y su pasado es muy similar al de Moisés. Siendo un bebé, Sargon el Grande fue dejado en un río metido en una cesta al ser un bastardo de un rey de la época.

Sargon navegó en la cesta a lo largo del río Éufrates hasta que fue descubierto por un hombre llamado Akki. Era jardinero del rey de la ciudad de Kish, y Sargon fue educado hasta convertirse en un conquistador de naciones. Muchos piensan que la historia de Moisés y Sargon tienen muchas coincidencias y podrían tratarse de la misma persona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.