La fuerza de voluntad consiguió que alcanzase su objetivo

Esta es la historia de Conner Rensch, una chica que pasó de padecer sobrepeso a reducir lo que marcaba la báscula en tan solo 67 kilos.

Desde los 6 años de edad, Conner vivía en un hogar que la trataba con cariño y respeto, cosa que por desgracia no recibía en el instituto de educación secundaria a donde iba. Todas aquellas vejaciones hacia su aspecto físico, no hacían más que confundirla (ya que se consideraba buena persona) por lo que con los ánimos por los suelos se zambullía en las comidas para ocultar su vergüenza.

foto-1Cuando llegó a los 19 años de edad, decidió que era hora de cambiar, no quería seguir viendo la misma imagen en el espejo.

Las fotos son totalmente reales, y es que lo que logra parece sacado de una película.

Mucho gimnasio combinado con dietas es su secreto

Tras consultar con un nutricionista, comenzó a acudir al gimnasio, llevando una pauta de ejercicios acompañada de una estricta alimentación, que consistía en 6 comidas diarias.

Tras dos años, los cambios corporales eran ya evidentes, no reconociéndose en el espejo.

No solo cambió el aspecto físico, sino también la autoestima, lo que la llevó a mandar unas fotos suyas a la revista People, que más tarde le contactarían para ofrecerle una sesión de fotos.

Se ha convertido en una modelo inspiradora para muchas mujeres

No se trata solamente del cambio de figura sino del hecho que se haya propuesto algo tan difícil y con tanta disciplina, y se haya mantenido fiel hasta el final.

Tal es su influencia en el entorno social, que ofrece sus servicios de coaching y entrenamiento para personas que quieran un cambio en sus vidas, animándolas día a día para que vayan viendo los frutos de su progreso.

Cuando en 2015 ganó un concurso de belleza, no podía creérselo

foto-2El nombre del concurso era concretamente el World Beauty Fitness and Fashion, en el que compiten modelos de todo el mundo por alcanzar la fama. En él se valora tanto la belleza como el estilo de las participantes, siendo por tanto una dura prueba que algunas no pueden superar.

Las estrías que tiene como resultado de su pérdida de peso no impidieron que se hiciese con el primer puesto entre las muchas aspirantes.

“Competir en el concurso de fitness era un gran reto para mí, ya que muchas modelos no tenían las estrías que yo poseía, pero para mí es un recordatorio de la batalla ganada”.

Es un estilo de vida

Tal y como describe su experiencia la propia protagonista; “no se trataba de una dieta, sino de un cambio en el estilo de vida, de controlar aquellas cosas que estaban tomando el control de mi vida”.

Su historia se convirtió en viral en poco tiempo

Miles de personas compartieron esta hazaña, además de sus seguidores de Instagram, los cuales ya casi alcanzan los 100 mil. Esperamos que Conner Rensch pueda inspirar en todas ellas el coraje que lleva dentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here