Síntomas de depresión que pueden ser detectados

Mucha gente piensa en la depresión como algo donde se está muy triste. Lo cierto es que hay mucho más sobre este estado de ánimo y los síntomas son variados. Sin embargo, algunas veces estos síntomas ocurren de una forma tan gradual que mucha gente no se entera que tienen una depresión. Los niveles en los que se puede tener este problema son varios, pero cuando los síntomas se juntas son un primer aviso de que algo no funciona bien. Hay que decir que cada síntoma por separado no es algo exclusivo de la depresión, aunque varios al mismo tiempo nos pueden estar enviando una señal. Te explicamos los más comunes síntomas de depresión.

1 – Todo resulta más difícil de hacer

Normalmente una persona no se plantea demasiado hacer una cosa y solamente la hace. La mayoría de las veces lo hacemos de una forma automática, pero cuando una depresión puede acusar disfunciones a la hora de tomar ciertas decisiones. El resultado es que la persona puede tener dificultados convenciéndose en hacer muchas cosas habituales, como hacer una llamada telefónica, acabar un proyecto o incluso salir de la cama. Por supuesto hay otras variables que pueden provocar esto, pero no hay que perder atención sobre ello si le ocurre a alguien conocido o a uno mismo.

2 – La pérdida de interés en las cosas que nos gustan

La depresión es una especie de sanguijuela emocional que en lugar de chupar sangre, chupa lo interesante y bueno de las cosas que nos gustan. Nos puede gustar hacer un montón de cosas diferentes, pero con una depresión la gente suele perder e interés en las cosas que suele hacer. Puede ser salir con los amigos, tener cualquier conversación, ir al cine o el propio trabajo que realiza. Son cosas que nos han definido como personas y de repente rechazamos sin un motivo aparente. Aparte de esto, suele venir con un sentimiento de irritabilidad con la mayoría que nos rodea. El aislamiento suele ser uno de los síntomas más evidentes. Por lo tanto son dos síntomas que no hay que ignorar si duran demasiado tiempo.

3 – El peso puede ser un factor en algunas ocasiones

La depresión tiene el poder de cambiar nuestros hábitos alimenticios y por tanto el aspecto que tenemos. En este caso se pueden dar varios casos, aunque hay dos muy bien definidos. Por un lado puede ocurrir que la persona con depresión pierda todo el apetito. En este caso la pérdida de peso ocurre gradualmente dejando al a persona muy por debajo de su peso normal. El caso contrario es que la depresión hace que la persona pierda las ganas de cocinar o preparar comidas. Suelen buscar alimentos altos den carbohidratos y grasa que es de una satisfacción momentánea para sentirse mejor. No hace falta decir que esto produce el efecto contrario y el individuo con depresión puede ganar mucho peso. Esto lleva a enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

4 – La higiene personal también se puede ver afectada

Como se ha dicho, muchas cosas que hacemos habitualmente se hacen más complicadas de hacer. Simplemente la gente no tiene ganas ni deseos de hacerlas. Mantener una buena higiene personal es una de ellas. No solo es no ducharse o bañarse, sino que se puede estar la misma ropa durante varios días sin que realmente importe. Como es obvio, la gente que la rodea si lo nota.

5 – Los síntomas definitivos de la depresión

Junto a los síntomas que se han descrito anteriormente, hay un par de ellos más que definitivamente pueden decir si hay un problema. Uno de ellos son los problemas para poder dormir con normalidad. El problema es que la mente no puede dejar de pensar en cosas que son negativas, y esto puede ocurrir a cualquier hora de la madrugada. Si alguien se despierta a las 2 de la mañana, volver a dormir será complicado porque su mente entrara en un torbellino de pensamientos. Esto lleva con el tiempo a tener una mayor falta de energía y un aspecto más cansado que se va acentuando.

Una persona deprimida puede sentir las cosas de forma más exagerada, y en este sentido el dolor puede ser un problema. De hecho, el dolor puede ser por si mismo un motivo de deprimirse. El problema es que cuanto más deprimido se está más dolor se siente, ya sea físico o psicológico. Dicho de otra manera, la depresión puede hacer que el cerebro sea más sensitivo al dolor. Los antidepresivos son una solución si este es el caso, ya que pueden aliviar el dolor no siendo anestésicos o calmantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.