Podemos considerar a Stephen King como uno de los grandes autores de terror y misterio de nuestros tiempos. No solo nos ha traído historias de monstruos o seres sobrenaturales, sino otras temáticas que se alejan del terror convencional. A finales de los ochenta escribió la novela “Misery” la cual contaba la historia de una enfermera llamada Annie Wilkes que es una gran fan del escritor Paul Sheldon. Cuando Annie encuentra al escritor en su coche después de un terrible accidente, lo lleva a su casa para cuidarlo. Lo que parece un salvamento se acaba convirtiendo en un infierno para el escritor. En 1990 se hizo la película de la novela con los actores Kathy Bates y James Caan como la sicótica enfermera y el torturado escritor.

foto-1

A la hora de hacer la película, King puso una condición para vender los derechos de su novela para la película, y era que la hiciera Rob Reiner. Después de que Reiner hiciera “Cuenta Conmigo”, a King le gustó tanto que dijo que solo aceptaría hacer la película con la productora del director Castle Rock y que Reiner la dirigiera. King quedó muy contento con los resultados y en el estreno fue a ver la proyección. En uno de los momentos álgidos del film, King entusiasmado grito “¡Cuidado, tiene una pistola…!”  en medio de la sala.

Aunque han pasado 26 años desde su estreno, puede que algunas de estas cosas no las supieras.

El personaje de la enfermera era una metáfora para las drogas

foto-2

Cuando Stephen King escribió “Misery”, estaba pasando por una época de abuso de drogas. En una entrevista llegó a decir que Annie Wilkes era realmente su problema con las drogas y era su fan número uno (frase que se repite varias veces en la novela y la película). Dijo que era algo que no se quería marchar y dejarle en paz.

James Caan y Kathy Bates  no fueron las primeras opciones

foto-3

Para el papel de Annie se pensó primero en Bette Midler. Sin embargo lo rechazó porque le pareció muy violento, y fue algo de lo que se arrepintió. Más tarde se llamó “estúpida” por no haber aceptado el papel. Por aquel entonces Kathy Bates no era conocido en el mundo del cine, pero era una actriz muy respetada en el mundo teatral. El guionista elegido para “Misery” fue el aclamado William Goldman. Confeso que escribió el guión con Katy Bates en mente.

Por otro lado, James Caan casi se queda sin el papel de Paul Sheldon. Se ofreció el papel a un buen puñado de actores famosos y todos dijeron que no. Entre los que rechazaron el papel estaban Robert Redford, Harrison Ford, Gene Hackman, Richard Dreyfuss, Michael Douglas y el propio Robert De Niro. A William Hurt se lo ofrecieron dos veces y en las dos dijo que no. El actor Warren Beatty estuvo a punto de aceptar, pero finalmente desistió porque estaba ocupado haciendo Dick Tracy.

La polémica escena del hacha en la novela

foto-4

En la novela de King, Annie le corta un pie a Paul con un hacha. En un principio se había pensado en que fuera George Roy Hill el director de “Misery” (antes de que King pusiera sus condiciones). Hill aceptó dirigir la película, pero cambio de opinión cuando pensó en como haría la escena del hacha. Sugirió que se dejara esa escena fuera de la película, pero el guionista William Goldman se negó rotundamente. Finalmente fue el propio Reiner el que dirigió el film, aunque la escena se cambió. Annie solo le rompió los tobillos a Sheldon con una maza.

El cambio de la escena del hacha por una maza no lo gustó nada a Kathy Bates. Se quedó decepcionada porque decía que la versión de la novela era mejor y más impactante. Sin embargo, cuando le tocó interpretar esa escena no le fue nada fácil. Parece que la violencia en la película afectó a la actriz. Caan recuerda en una entrevista como Bates lloró durante la escena de la maza, y también en la lucha final.

Por otro lado, las piernas para hacer la escena de la maza fueron hechas de gelatina. Se usaron para los tobillos unas prótesis con alambres en su interior. De esta manera se doblarían a voluntad al golpearlos con la maza. Las piernas de Caan se doblaban a la altura de la rodilla en unos agujeros hechos en la cama. De las rodillas hacía abajo eran piernas falsas hechas de gelatina.

Alfred Hitchcock ayudó a realizar el thriller

foto-5

Obviamente cuando se hizo “Misery” Hitchcock llevaba muerto diez años, pero aun así ayudó a la forma de filmar esta película. Para coger inspiración en la forma de hacer “Misery”, Reiner se vio todas las películas de Hitchcock. De hecho, se llegó a obsesionar con el director británico hasta el punto que el propio James Caan le dijo durante el rodaje “¿Te crees que eres Alfred Hitchcock?”.

Caan se tuvo que tirar mucho tiempo en cama durante el rodaje

foto-6

James Caan dijo en una entrevista que creía que Reiner le estaba gastando una broma pesada. Caan es una persona que está siempre en movimiento y no le gusta estar mucho tiempo parado. Reiner sabía esto pero el papel de Caan se hacía casi en su totalidad en una cama. Esto le supuso a Caan una dificultad añadida al tener que repetir muchas escenas tumbado todo el tiempo.

Por si fuera poco, la escena donde Caan se arrastra fuera de la cama fue un poco rara también. El cinematógrafo era Barry Sonnenfeld, el cual luego sería el director de “Hombres de Negro. En la escena donde Caan tiene que arrastrarse, Sonnenfeld le decía hasta donde tenía que llegar marcando el punto exacto escupiendo en el suelo. El actor dijo a Sonnenfeld y Reiner que había sido la única película donde le marcaban las cosas con escupitajos.

El rodaje no fue fácil para los actores

foto-7

Caan y Bates tenían métodos de actuar bastante diferentes. Mientras que Caan era de los que pensaban que no había que ensayar mucho y luego improvisar, Bates que venía del teatro solía ensayar mucho antes de actuar. Bates se quejó a Reiner de que Caan no la hacía caso a la hora de hacer los ensayos. El director le dijo que usara esa frustración con su personaje. Lo cierto es que eso hizo, pero se pasó un poco al hacerlo.

Reiner se dio cuenta de que Bates se estaba aislando cada vez más del resto del equipo según avanzaba el rodaje. Reiner le dijo a la actriz que dejara el personaje de Annie Wilkes fuera una vez se terminara el día de rodaje.

Caan por su parte la lío un día cuando apareció a rodar con una terrible resaca. Todas las escenas que rodó aquel día no valieron de nada. Reiner quiso ser lo más diplomático posible y le dijo a Caan que tenía que volver a rodar todas las escenas por un problema en el estudio de edición. Cuando el actor se enteró que no tenía que ver nada con la edición se ofreció a pagar todo el dinero que se había perdido ese día por su gran resacón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here