Hablemos un poco sobre teorías de conspiración. En este caso vamos a meter a la NASA y el supuesto plan para crear un segundo sol en nuestro sistema solar. Esta teoría conspiratoria surgió en el 2014 y trataba de una sonda lanzada al espacio que quería provocar una reacción nuclear en Saturno. Esto lo convertiría en un sol y se podrían usar sus lunas para la colonización humana. Un documento llamado “El Proyecto Lucifer” decía que la NASA iba a usar la sonda Cassini para meterse en la atmósfera de Saturno para la reacción nuclear. La sonda debía iniciar una fusión nuclear para haría que Saturno fue un nuevo sol.

foto-1Una vez que Saturno fuera un sol en activo, las lunas de este planeta se calentarían lo suficiente para que se pudieran colonizar y usarlas para otras muchas cosas. Por otro lado, la creación de un nuevo sol crearía una onda de choque de hidrógeno y otras partículas que podrían afectar negativamente a la Tierra. Por este motivo, esta teoría provocó cierto revuelo e inquietud por si era verdad.

La primera mención que se hace de “El Proyecto Lucifer”  fue en 1991 en un libro de William Cooper llamado “Behold a Pale Horse” (detrás de un pálido caballo). Según el escritor, la sonda Galileo sería lanzada en dirección a Júpiter, donde su combustible de plutonio haría una implosión para crear la fusión ya mencionada. Esto ayudaría a la colonización espacial al tener un nuevo sol en el área. ¿De donde sacó esta idea tan descabellada?

Cooper dijo que vio la documentación sobre “El Proyecto “Lucifer” en los setenta cuando trabajaba en un grupo de inteligencia trasladado a una flota naval en el pacífico. En la misma época en la que salió el libro de Cooper, la NASA había lanzado la sonda Galileo y ya mencionó que podría ser que se estrellara en Júpiter. De hecho, eso es lo que pasó ya que la sonda penetró en el planeta gaseoso y se perdió para siempre. No hace falta decir que no hubo ni explosión ni se creo un segundo sol en nuestro sistema solar.

Antes fue Júpiter y ahora la toca a Saturno

foto-3Saturno es un gigantesco planeta también con un alto contenido en gas. La sonda Cassini está orbitando Saturno y está equipada con una buena cantidad de plutonio 238. Esto podría parecer algo peligroso, aunque los científicos dicen que no hay que preocuparse. Incluso si la sonda tuviera una explosión nuclear, no sería suficiente para crear una reacción en cadena. Sería como una gota en una piscina y no pasaría nada.

Por otro lado, nuestra tecnología tendría que avanzar mucho para conseguir crear una estrella. Aunque lo pudiéramos hacer, no sería aconsejable ni mucho menos. Ya tenemos un sol que funciona perfectamente y si surgiera otra estrella el equilibrio de nuestro sistema solar quedaría afectado. La gravedad cambiaría y las consecuencias serían imprevisibles. Entonces ¿Por qué esta teoría de la conspiración ha tenido tanta relevancia? Puede que sea por nuestra morbosa fascinación por el posible fin del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.