Si eres alguien aficionado a los cómics o lo has sido en el pasado, seguro que sabes quién es Richard Corben. Fue un innovador en muchos aspectos, como por ejemplo en el uso de los colores en el mundo de la ilustración y el cómic moderno. Aunque también estuvo metido en el mundo cinematográfico, fue en el mundo del cómic donde más brilló.

Se ganó el respecto de millones de artistas en todo el mundo, y no solo en el mundo del dibujo y la pintura. También creo que una legión de fieles seguidores que lo consideraban una especie de dios del cómic.

¿Por qué Richard Corben era tan único con tantos dibujantes/ilustradores que existían? Lo cierto es que la forma de dibujar de Corben y contar sus historias era tan personal que solo lo podía hacer el. Miles de dibujantes le imitaron y por ello creo escuela en muchas de sus técnicas de dibujo, color y manejo de diferentes técnicas. Sin embargo, solo podía haber un Corben como suele pasar con los verdaderos genios.

Richard Corben murió el 2 de diciembre de 2020 y pasó bastante desapercibo por la situación que se estaba pasando. Curiosamente, dos meses antes moría otro genio pero de la música como era Eddie Van Halen. Este artículo quiere ser un pequeño tributo y recordatorio a uno de los grandes genios de la ilustración de nuestros tiempos.

1 – Primeros pasos de Richard Corben

Richard Corben nació en 1940 en Anderson, que es una pequeña población en el estado de Missouri. Sin embargo, siendo todavía un niño pequeño su familia se desplazó a Kansas donde pasaría el resto de su vida. Desde muy joven Corben se obsesionó con los cómics y la animación. Muchos piensan que precisamente su afición por los dibujos animados de la época, influenciaron su forma de dibujar y crear sus mundos de fantasía.

Desde niño pudieron ver que tenía un increíble talento para dibujar y empezó a estudiar arte en la ciudad de Kansas. Fue precisamente estudiando arte donde conocería a su mujer, con la que pasaría el resto de su vida.

En 1965 comenzó a trabajar en el departamento de animación de la compañía Calvin Communications. Al mismo tiempo empezó a dibujar cómics por su cuenta para diferentes revistas independientes. Aunque muchas de sus historias pasaban bastante desapercibidas al ser revistas muy pequeñas, poco a poco se fue haciendo más conocido.

Según iba pasando el tiempo Richard Corben se fue haciendo más conocido. Su peculiar estilo y técnicas innovadoras ya no pasaban desapercibidas. Sus trabajos se empezaron a publicar en revistas más conocidas como por ejemplo “Anomaly” donde colaboraría por primera vez con su socio de toda la vida Jan Strnad.

Según le iban llamando para nuevos trabajos en revistas de tirada nacional, empezó a crear sus primeras obras maestras. Una de las primeras que le dieron a conocer a nivel nacional y en el resto del mundo fue “Rowlf”.  Todo el mundo estaba hablando de este joven virtuoso del cómic, y la gente pedía más cosas de peculiar artista que no se parecía a nadie.

2 – La creación de Fantagor

Corben había llegado al punto de que tenía una gran demanda por sus obras. Todo el mundo quería sus trabajos fueran publicados en su revista de cómics. Mientras tanto, Corben seguía trabajando en la sección de animación de la Calvin, pero lo dejó en 1973 dado el volumen de trabajo que tenía. Sin embargo, pensó que dibujar para otros no era la mejor idea, y decidió crear una revista de cómics para publicar sus obras.

En 1970 Richard Corben cogió el dinero que habría ahorrado hasta el momento y creó la revista Fantagor. Aunque en esta publicación escribían y dibujaban otros artistas, fue el propio Corben el que hizo la mayor parte del contenido.

Aunque trabajó como nunca lo había hecho, pudo comprobar que mantener una publicación de cómics no era tan sencillo como pensaba. Le costó bastante vender las primeras mil copias, pero aun así no se rindió y continuó trabajando en su proyecto Fantagor.

Aunque la cosa no estaba funcionando como Corben esperaba, lo publicado en Fantagor llamó la atención a pesos pesados en el mundo del cómic. Uno de ellos fue Garry Arlington, el cual había creado Skull Comics, centrado sobre todo en el género del terror.

Arlington se había hecho un gran admirador de Corben viendo todo lo que estaba publicando. Por ello le envío algunas copias de su revista Skull Comics y le propuso colaborar. Lo que le ofreció fue pagarle bien por sus trabajos y al mismo tiempo darle libertad para seguir publicando en otros sitios como el quisiera. Esto le gustó mucho a Corben ya que le permitía seguir trabajando en su propia revista Fantagor.

Corben empezó a ser colaborador habitual de Skull Comics mientras seguía dibujando para Fantagor. Sus publicaciones en Skull Comics fue un gran salto al llegar a un público masivo en países sobre todo anglosajones. Al mismo tiempo empezó a trabajar para otras importantes revistas como “Slow Death”, “Fever Dreams” y “Weird Fantasies”. Su propia revista Fantagor dio un subidón impresionante en ventas y popularidad.

3 – Los peculiares y únicos cómics de Richard Corben

Estaba claro que Corben estaba arrasando y ya no era un simple artista “underground”. No solo los fans del cómic americano estaban siguiendo a este joven artista, sino otros profesionales que estaban viendo cosas que no se habían hecho hasta el momento. Su uso de los sombreados, formas, colores y contrastes hacían cada viñeta una obra de arte.

Un ejemplo claro fue la revista “Up from the Deep”, el cual fue el primer cómic underground en realizar publicaciones en color. Corben publicó en esta revista “Cidopey”, donde utilizó sus nuevas técnicas de color y de paso asombrando a todos.

El uso del aerógrafo fue decisivo en el la técnica de Corben. Si sus dibujos e ilustraciones en blanco y negro eran obras de arte, cuando pasaban a color se convertían en puertas a otras dimensiones. La profundidad y luminosidad de sus obras eran difíciles de encontrar en otro sitio. Todo el mundo quedaba maravillado con sus técnicas de sombreado y coloreado.

Estando todavía trabajando en Calvin, hizo una película de animación llamada “Neverwhere” la cual ganó un premio en Japón. Esta animación se convertiría más tarde en una de sus obras más encumbradas en forma de cómic llamado “Den”. Se trataba de un universo paralelo a la Tierra llenos de impresionantes mujeres, monstruos y seres fantásticos.

Este es corto de “Neverwhere” que hizo Corben en los años sesenta como idea para el film que haría más adelante:

Den” le dio la oportunidad de Corben de plasmar otra de sus aficiones, y era el culto al cuerpo. Siendo joven había dedicado tiempo al culturismo y esto se puede ver en la mayor parte de sus obras. Al mismo tiempo, las mujeres en el universo de Corben también eran voluptuosas y con cuerpo increíbles de gimnasio. En su obra “Den” dejó muy claro esto sin esconder nada, lo cual le generó algunos problemas con la censura de la época.

4 – El paso a cómics de tirada internacional

Cómo se ha dicho antes, Corben abandonó su trabajo “convencional” en Calvin en 1973 para dedicarse de lleno al cómic. Lo podía haber hecho mucho antes, ya que se había convertido en toda una celebridad del cómic. Sin embargo, el noveno arte (como se le llama al cómic) no era como el cine o la música, y no estaba tan bien pagado. Por eso, los dibujantes y guionistas debían tener cuidado con hacer cambios muy bruscos.

Precisamente Corben vio lo inestable que era el mundo del cómic, porque al poco de abandonar Calvin, el mercado underground del cómic cayó en picado. Muchos artistas que se ganaban la vida en el cómic underground se vieron con serios problemas para seguir ganándose la vida.

Por suerte, Richard Corben había trabajado y publicado muchas cosas para diferentes editores y publicaciones. Una de ellas había sido el conocido Jim Warren, y Corben empezó a trabajar con más intensidad en revistas como Creepy, Eerie y Vampirella.

Su trabajo con Warren le permitió llegar a más gente de todo el mundo y en diferentes idiomas. Eran cómics que se publicaban en muchos países, y Corben empezó a ser conocido como un artista internacional  y nueva revelación en el cómic moderno. Sus obras no dejaban indiferente a nadie, tanto por su innegable talento técnico como por sus peculiares historias. Muchas de sus obras las escribía el mismo, aunque también empezó a colaborar con guionistas de renombre.

Fue precisamente su colaboración con el guionistas (y también dibujante) Bruce Jones donde consiguió la cima de su éxito. Sus colaboraciones en Eerie y Creepy tuvieron un gran éxito en todo el mundo.

5 – El cómic francés Métal Hurlant y su versión americana Heavy Metal

En 1975 apareció en Francia un cómic llamado Métal Hurlant que se convirtió en un referente en toda Europa. Muchos artistas del cómic consagrados se pasaron a esta nueva publicación, siendo sus máximos exponentes Druillet y Moebius.  Como te puedes imaginar, los editores de la revista Métal Hurlant (Les Humanoïdes), pidieron a Corben que participase.

Corben aceptó publicar sus trabajos en Métal Hurlant, y en los primeros números de la revista se puede hay una mezcla de trabajos antiguos y algunos nuevos. De hecho, dos cómics nuevos  de “Den” fueron publicados directamente en esta revista. Esto hizo que Corben se consagrara definitivamente en Europa como la élite de los cómics.

En los siguientes años Corben trabajó para otras revistas francesas importantes, combinando su trabajo con las publicaciones de Kim Warren. También apareció la versión americana de Métal Hurlant que fue llamada simplemente “Heavy Metal”.

La revista Heavy Metal era sobre todo para que los americanos pudieran leer las historias de Métal Hurlant en su propio idioma. La mayoría de los cómics eran cogidos de la versión francesa y traducidos al inglés. Para darle un empujón a esta versión inglesa, las historias de “Den “ se empezaron a publicar en Heavy Metal. El éxito fue tremendo y la revista Heavy Metal empezó a vender unas 250 mil copias al mes.

Corben estaba trabajando a pleno rendimiento tanto en Estados Unidos como en Europa. Estaba cada vez más solicitado y combinaba sus compromisos en diferentes revistas con otros trabajos diferentes. Por ejemplo, empezó a ilustrar portadas de discos para artistas famosos. Uno de los más reconocidos fue para el disco “Bat Out of Hell” de Meat Loaf.

6 –  Las obras maestras de Corben

Aunque todo parecía brillar para Richard Corben, también hubo algunos problemas financieros. Su obra estrella era “Den” pero en el contrato que había firmado, los beneficios de “Den “ iban todos para la compañía. De hecho, el contrato le obligaba a dar durante cinco años los beneficios de las obras hechas para Jim Warren. Corben recibía un pago por obra publicada pero no se llevaban más porcentajes de su trabajo.

En Estados Unidos estaba representado por Jim Warren, y en Europa por Josep Toutain, pero pasados los cinco años se volvió más autónomo en sus trabajos. Después de acabar “Den” Corben comenzó a realizar trabajos que serían totalmente suyos, aunque los siguiera distribuyendo Warren y Toutain.

Una de las primeras obras sin la atadura de su viejo contrato, fue “Mundo Mutante” en 1978. Lo hizo en colaboración con su amigo Jan Strnad y para la nueva revista “1984” que tenía en España una versión del cómic con el mismo nombre. El éxito fue abismal y confirmaron a Richard Corben como uno de los mejores dibujantes/ilustradores del mundo.

Los siguientes años  fueron los más fructíferos de Corben, donde cada cosa que hacía era directamente una obra maestra. Cómics como “Las mil y una noches”, “Bloodstar” y “La bestia de Wolfton” se distribuyeron en editoriales de todo el planeta.

Corben también seguía publicando en su propia revista Fantagor, aunque la mayoría de sus trabajos importantes lo hacía para “Heavy Metal”. Precisamente en 1981 se hizo una película de animación titulada como el cómic, donde se incluía la historia de su famoso “Den”. Toda la película se basaba en cómics de Métal Hurlant y su versión americana, con importantes dibujantes y guionistas.

7 – Los años ochenta y noventa y 2000

Muchos piensan que su época dorada y sus mejores obras fueron hechas en los 70. Aunque es cierto que sus obras más recordadas son de esta década, los ochenta fueron unos años muy atareados para Corben. En 1982 publicó “Jeremy Brood”, el cual tuvo también bastante éxito. Esto lo combinó con nuevas entregas de su famoso “Mundo Mutante”.

En 1986 Corben se centró más en publicar en su revista Fantagor, y se alejó un poco de las publicaciones en grandes revistas. Las cosas estaban cambiando a gran velocidad, y también lo estaba haciendo el mundo del cómic. Hasta 1994 estuvo prácticamente trabajando todo el tiempo en Fantagor, donde continuó más historias de “Den”.

Se puede decir que los ochenta fue su década de más éxito, sobre todo porque sus anteriores trabajos underground se publicaron en revistas europeas. Era mucho material que no se conocía en Europa, y la gente devoraba todo lo que estuviera firmado por Corben (algunas firmaba con el seudónimo de ‘Gore’).

Los noventa quizá no fueron tan buenos para Corben y otros dinosaurios del cómic,  porque los cómics las cosas estaban cambiando. La llegada de Internet y otras formas de arte visual daban otras opciones de entretenimiento, y esto afectó al cómic. Hay que recordar que la World Wide Web comenzó en 1991, y un mundo nuevo se abrió para millones de personas.

La revista Fantagor decayó mucho en los noventa, y Corben se vio obligado a volver a trabajar para otras editoriales. Aun así, seguía cobrando por antiguos trabajos que había hecho en su época de Heavy Metal y otras famosas revistas. No era un problema de dinero, pero la creatividad de Richard Corben no podía parar.

En los noventa Corben hizo un poco de todo, como dibujar historias de la serie de Conan el Bárbaro y Hellboy. En los 2000 también hizo una serie de “La cosa del pantano”  y esto le llevó a ser dibujante de la poderosa compañía Marvel. Algunos de los personajes que hizo fue “El Increíble Hulk” y “El motorista fantasma” entre otros.

8 – Últimos años de Richard Corben

Aunque ya no trabajó el mismo ritmo frenético que en anteriores décadas, Corben siguió haciendo muchas cosas bien entrados los años 2000. De hecho, se tiene registros de su trabajo hasta el año 2009 con Marvel. Después de esto se retiró del cómic para una merecida jubilación, aunque no se retiró del mundo público.

Corben ha sido galardonado en multitud de actos, y eso continuo siendo así mucho después del 2009. Durante los siguientes años hasta su muerte no paró de recibir premios y asistir a actos recordándolo como el genio que era. De hecho, en el 2012 fue incluido en el “Paseo de la Fama de Will Eisner”, que es como al paseo de la fama de cine, pero para celebridades del cómic.

Por desgracia, Richard Corben tuvo problemas coronarios al final de su vida y murió por complicaciones de una operación de corazón a los 80 años. Fue en diciembre de 2020 y con el se iba uno de los grandes genios artísticos e innovadores del siglo XX.

La obra de Corben es muy extensa y solo hemos comentado una ínfima parte de lo que hizo en su vida. Hay material para leer durante mucho tiempo y disfrutar de la genialidad de este ilustrador y genio del cómic. Si no le conocías, es un buen momento para descubrir a Corben. Si ya le conocías de antes, entonces es un buen momento para repasar su obra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here