Es hora de volver a hablar de sueños como hemos hecho antes en flipada.com. Sin embargo, esta vez nos centraremos en por qué unas veces recordamos los sueños y otras no. De hecho, explicaremos porque algunas personas tienen más capacidad de recordar sueños y otros lo tienen más complicado.

En la comunidad científica los sueños siguen teniendo cosas inexplicables. Se han hecho muchos experimentos sobre porque soñamos y existen muchas teorías. Aun así, no se entiende por completo porque soñamos. Para hacerlo más complicado, tampoco entienden muy bien porque otras personas no sueñan en absoluto.

Sin embargo, gracias a muchas pruebas y estudios se ha podido ver porque hay gente que recuerda los sueños y otras no. No hay una explicación totalmente verdadera a esto ya que hay muchas variables. Aun así, estos son algunos factores que nos permiten recordar sueños o no hacerlo en absoluto.

1 – La edad es un factor importante al recordar sueños

recordar los sueños

Por norma general, según nos hacemos mayores se hace más difícil recordar sueños. Es curioso como el número de sueños se incrementa según crecemos y explota en la adolescencia. Esto continúa hasta bien entrados los veinte años. Según nos acercamos a los treinta años los sueños suelen reducirse.

Hay gente llegada a una edad deja de soñar totalmente. No se sabe muy bien porque ocurre. Por el lado contrario, hay gente que sigue soñando durante toda su vida. La capacidad de recordar sueños tampoco se pierde en algunas personas. Hay otras variables para que esto ocurra como veremos en el resto del artículo.

2 – La personalidad también es un factor

porque no recuerdo ningun sueño

Aunque tampoco es un factor determinante en recordar sueños, se ha visto que la personalidad también influye. La gente que suele recordar más los sueños es la que se centra en la psicología de las cosas. Por otro lado, las personas más prácticas y centradas en el lo que les rodar no suele acordarse de lo que han soñado.

Curiosamente también depende del género ya que se ha visto que las mujeres recuerdan más los sueños que los hombres. Esto no significa que muchos hombres lo puedan hacer, pero las mujeres ganan en este sentido. Se piensa que el motivo es que suelen ser más emocionales, y ese rasgo de su personalidad las ayudar a recordar lo que sueñan por las noches.

Sin embargo, los hombres son más dados a tener los llamados sueños lúcidos. Por algún motivo tienen la capacidad de tener esos sueños más conscientes que parecen reales.

3 – ¿Se sueña más cuando se duerme mucho?

porque te acuerdas de los sueños

Uno de los factores más importantes cuando se recuerdan sueños es cuanto se duerme. Los sueños se producen en la etapa REM. Esto puede pasar varias veces durante la noche y curiosamente se extiende según llega la mañana. Por eso se suele soñar más según va llegando la hora de despertarnos.

Por tanto, ¿Quién sueña más cuando se trata dormir más o menos? Pues los que duermen más ya que les da tiempo a que el ciclo de sueño REM se extienda por más tiempo. Suele ocurrir que la gente recuerda más los suelos durante los fines de semana, donde pueden dormir más horas.

4 – Estímulos externos

por qué unas veces recordamos los sueños y otras no

De todos es sabido que los estímulos externos afectan a lo que soñamos. Se ha visto que cuando se dice el nombre de una persona que duerme, su actividad cerebral se acelera. Esto ha dado paso a muchos experimentos y estudios precisamente para saber hasta que punto se puede afectar el sueño de una persona.

El incremento de la actividad cerebral ayuda a que los sueños sean más intensos. Una pregunta que se suele hacer la gente es ¿Se puede influir en lo que la gente sueña con los estímulos durante el sueño? Dicho de otra manera… ¿Se puede provocar una pesadilla o un sueño determinado a alguien? Hay varias opiniones sobre esto.

En ciertas personas que fueron voluntarios para hacer pruebas, algunos recordaban sueños que tenían que ver con los estímulos recibidos. Algunos habían tenido pesadillas con los estímulos pensados para dar miedo. En otros casos los suelos eran agradables como se había programado. Sin embargo, en otros casos los estímulos externos no sirvieron de nada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here