En el cine hemos visto toda clase de monstruos, donde no pueden faltar tampoco los caníbales. Puede que uno los más espeluznantes en los últimos tiempos haya sido el doctor Hannibal Lecter, cuyo otro nombre da incluso más grima, que es Hannibal el Caníbal. Sin embargo, no deja de ser un personaje de película y como todos sabemos, muchas veces la realidad es más terrorífica que la ficción. Si comparamos las andanzas de Lecter con las de Sawney Bean, nuestro pobre doctor tendría que agachar la cabeza humildemente. Lo cierto es que la historia nos ha dado verdaderos monstruos que nos hace difícil creer que de verdad existieran. ¿Quién fue Sawney Bean?

Poco se sabe de los primeros años de Sawney Bean, aunque se cree que nació al este de Lothian, Escocia en el siglo XIII. Los siguientes años de su vida están mejor documentados donde se mudó a Ayrshire, donde se casó y formó su familia. Al casarse, decidieron que su nueva vivienda fuera una cueva en Ballantrae llamada la cueva de Bennane. Dicha cueva es impresionante, donde hay innumerables pasadizos y túneles de roca sólida que tienen varios kilómetros de recorrido. La pareja recién casada acomodó parte de la cueva para poder albergar una familia numerosa. Había algunas incomodidades, como por ejemplo que la entrada de la cueva se inundaba con la marea, pero eso no parecía importarles.

Un medio para ganarse la vida

foto-1Sawney Bean no tenía un oficio definido, por lo que planeo desde el principio dedicarse al robo para sustentar a su familia. Lo hacía organizando emboscadas a los viajeros  que pasaban por las solitarias carreteras que conectaban las aldeas. El problema es que no quería que sus víctimas le identificaran, por lo que decidió también asesinarlas. Por si no fuera suficiente, también pensó que no necesitaba ir a comprar provisiones a la tienda, teniendo los cuerpos de sus víctimas que podían abastecer a su familia de toda la carne necesaria. De esta manera, también se librara de cualquier evidencia que le pudiera incriminar.

Sawney Bean continuó con este plan durante mucho tiempo y mientras tanto tuvo catorce hijos. Podemos imaginar cómo se criaron estos niños, viviendo en una cueva y comiendo carne humana. Según se iban haciendo adultos también hubo incesto entre la familia, por lo que llegaron más bebés y la familia se fue haciendo mayor. También aumentó la necesidad de tener más suministros de comida. Al final se volvieron descuidados, y restos de los cuerpos fueron encontrados en las playas colindantes de la zona. Por aquel entonces las autoridades habían establecido como el mayor caso de gente desaparecida que se conoce, y esto se mantiene hasta la fecha de hoy. Aunque se hicieron búsquedas masivas, a nadie se le ocurrió buscar en las cuevas de Bennane.

El terror de la familia de Sawney Bean

foto-2Siguieron pasando los años y la familia siguió creciendo en número y en apetito. El clan ya se había organizado como si fuera un pequeño ejército, y su efectividad en las emboscadas mejoró notablemente. Empezaron a atacar a grupos más grandes, llegando a matar a media docena de personas de una sola vez. Los cuerpos seguían siendo la fuente principal de alimento para todo el clan. El problema es que se estaban volviendo cada vez más osados, y esto puede conllevar a cometer errores.

El principio del fin para esta familia vino cuando atacaron a un matrimonio que volvía de una feria. Uno de los miembros del clan  tiro del caballo a la mujer y la destripó ahí mismo antes de que pudieran coger al marido. El hombre viendo el destino que le esperaba consiguió pasar con su caballo a través del grupo y huir. Según luchaba por su vida, otro grupo de personas aparecieron volviendo de la misma feria. Por primera vez en su vida, el clan de Sawney Bean se vio en desventaja numérica, y se retiraron rápidamente. Dejaron atrás el cuerpo muerto de la mujer, un buen número de testigos y el marido de la víctima clamando venganza.

El viudo fue llevado al magistrado principal en la ciudad de Glasgow para que contara esta historia. Después de escuchar el aterrador relato y asociarlo con la lista de toda la gente desaparecida en los últimos años, el magistrado decidió tratar el asunto seriamente. Llevó estas noticias al rey Jaime I, el cual partió hacía Ayrshire con un destacamento de cuatrocientos soldados y algunos de sus mejores perros rastreadores. También le acompañaban un gran número de caza recompensas que vinieron de todas partes contratados por el rey.

Empieza la caza del hombre

foto-3Al igual que pasó la anterior vez, se hizo una intensa búsqueda por todo Ayrshire y también la línea de costa, pero no se descubrió nada. Sin embargo, cuando ya se iban a dar por vencidos, los perros percibieron un olor a cadáver al pasar una de las cuevas que había en la costa. Este fue el principio del fin para este clan.

Los soldados entraron en la cueva de Bennane con antorchas y blandiendo sus espadas para averiguar de dónde salía ese nauseabundo olor. Se adentraron a las profundidades de la cueva hasta que llegaron a donde Sawney Bean y su familia se habían establecido. Lo que vieron les dejó petrificados, ya que no esperaban ver los horrores que había en la cueva. Las paredes estaban llenas de ganchos con miembros de personas colgando como si de una siniestra carnicería se tratase.

En otras partes de la cueva se apilaban ropas y los objetos personales de todas las personas que habían sucumbido a Sawney Bean y su familia de caníbales. También había una gran cantidad de huesos que eran la evidencia de todos festines del clan.  Después de una breve lucha, los 48 miembros de la familia fueron arrestados y llevados a Edimburgo junto al rey y sus soldados.

El desenlace para el clan de Sawney Bean

foto-4Los crímenes del clan se consideraron tan terribles que ni siquiera se celebró un juicio ni se les aplicó la justicia tradicional. Directamente fueron condenados a muerte. El siguiente día de haber llegado a Edimburgo 27 hombres del clan fueron los primeros ejecutados, donde se les cortó los brazos y las piernas y se les dejó morir desangrados. Todo ello se hizo en presencia de las mujeres del clan. Las mujeres no tuvieron un destino mucho mejor. Fueron quemadas en la hoguera como si fueran brujas. Así fue como terminó esta sangrienta familia de caníbales que hizo desaparecer a incontables viajeros que pasaron cerca de sus dominios.

Leyendas y creencias después de todo lo que pasó

foto-5Desde que ocurrieron estos terribles sucesos, se ha considerado la zona embrujada. De hecho, se dice que sigue desapareciendo gente y que miembros del clan siguen vivos en alguna cueva de la costa. Aunque esto no se ha podido verificar, la leyenda de estos caníbales sigue muy presente en el folclore popular. De hecho, el director Wes Craven se inspiró en estos hechos para hacer su película “Las Colinas tienen Ojos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here