Lovecraft fue uno de esos torturados escritores que nos dieron unas obras difíciles de clasificar pero que están consideradas genialidades. Influyó a una gran cantidad de escritores con sus pesadillas plasmadas en papel, pero el también se vio influido por otros grandes genios como por ejemplo su admirado Edward Allan Poe. Sin embargo, las obras de Lovecraft están directamente influenciadas por cosas que pasaban en su vida y muchas obsesiones que tenía. Han pasado ya ochenta años desde su muerte y recordamos algunas de las cosas que influenciaron su obre.

El historial de su familia fue una gran influencia

foto-1

El padre de Lovecraft fue ingresado en un psiquiátrico cuando el escritor era muy joven. Esto obligó a que se fuera a vivir con su madre con su abuelo a la mansión familiar que tenían. Lo cierto es que fueron unos años felices para el joven Lovecraft aunque las cosas se complicaron por la muerte de su abuelo y algunos problemas financieros de la familia. Se tuvo que vender la mansión, lo que obligó a que su madre, dos tías y el mismo se trasladaran a una modesta casa de la ciudad.

El escritor nunca superó del todo la pérdida de la mansión familiar ni la felicidad que había vinculado con ella. Toda su vida estuvo dedicada a volver a esa vida que tan feliz le había hecho. Siendo adulto se fue a Nueva York a buscar fortuna. Se casó con Sonia Greene aunque el matrimonio solo duró dos años después de muchos problemas. La experiencia de Nueva York fue frustrante para Lovecraft, el cual había idealizado la vida que podía conseguir en esta gran ciudad.

Estaba fascinado por la astronomía

foto-2

Durante su juventud, Lovecraft tuvo algunas dolencias que le mantenían en casa sin poder salir. Se dice que estas dolencias podían ser de origen psicológico, pero finalmente tuvo que dejar de ir al colegio. Sin embargo, era un gran autodidacta y aprovechó el tiempo para estudiar varias materias que le fascinaban. Estudió sobre todo ciencia, y en particular la astronomía.

A la edad de nueva años Lovecraft empezó a publicar sus propios artículos de ciencia en el periódico del colegio. Más tarde comenzó a enviar sus artículos sobre astronomía a publicaciones locales. Al poco tiempo consiguió su primero telescopio y esto fue un gran cambio para el. Estaba impactado por el espacio y el cosmos, lo cual influiría en muchas de sus obras de terror. Estaba fascinado sobre todo con la vida en otros planetas y como serían los alienígenas.

Tenía un gran interés por la historia

foto-3

Junto a la astronomía, Lovecraft desarrolló una gran afición por la historia. Leyó todo lo que se le puso a mano, empezando por la antigua Grecia y luego dedicándose casi por completo a la era barroca. También se vio interesado por la guerra de la independencia de Estados Unidos, donde siempre dijo que hubiera preferido que ganaran los británicos. Esto era debido a que le fascinaba las nuevas colonias británicas en América y su forma de vida. También le interesó mucho el puritanismo que tenían y el episodio con las brujas de Salem.

Odiaba el marisco y esto se puede ver en sus obras

foto-4

Lovecraft amaba muchas cosas como hemos visto antes, pero también sentía una gran aversión por otras cosas. Una de las cosas que Lovecraft más odiaba era el marisco. Desde muy pequeño su madre y sus tías le dieron la libertad para dormir y comer lo que quisiera. Esto podría explicar que siendo adulto Lovecraft seguía comiendo caramelos y dulces como cuando era un niño pequeño. Sin embargo, el asco que sentía por el marisco era casi enfermizo. En una ocasión fue con un amigo a cenar a un restaurante, y este pidió almejas al vapor. Lovecraft se levantó indignado y le dijo que mientras se comía esa maldita cosa el iba al otro lado de la calle a comerse un sándwich.

El motivo de su aversión al marisco no está claro aunque le sirvió de inspiración para muchas de sus obras más populares. Muchas de sus creaciones monstruosas están relacionadas con criaturas marinas, con forma de pulpos y parecidos a muchas criaturas marinas que detestaba.

También dedicó tiempo para conocer cosas de las ciencias ocultas

foto-5

Si has leído algo de Lovecraft, sabrás que hay muchas historias de ocultismo y cultos secretos que siguen a dioses paganos, como es el caso de Cthulhu. Muchas de sus obras hacen referencia al Necronomicon, que es un libro demoníaco que tiene conjuros y terribles secretos de otros mundos. Aunque Lovecraft hace muchas referencias a estas religiones paganas, realmente era ateo. De hecho, era muy escéptico con el tema de lo sobrenatural.

Lovecraft se alió con Harry Houdini para desenmascarar a farsantes que decían que podían contactar con el más allá. La idea que tenían ambos era eliminar la superstición que existía en una gran parte de la sociedad y la gente que se aprovechaba de ello. Esta alianza duró poco ya que Houdini murió. Lovecraft escribió un documento corto sobre esta colaboración en “El cáncer de la superstición”, del cual se ha encontrado el primero manuscrito hace poco.

El racismo

foto-6

Lovecraft tenía una cierta aversión por la gente la gente de otras razas, y es algo que nunca negó. Parece que fue en sus dos años en Nueva York cuando desarrolló esta forma de pensar, y es algo que se refleja en sus novelas e historias. Muchos críticos que han estudiado su obra han visto muchas referencias racistas, aunque siempre descritas de una forma sutil. Sin embargo, en los últimos tiempos de su vida cambió bastante y empezó a aceptar gente que era diferente que el. Muchos seguidores nunca acabaron de asociar su genio con estas problemática forma de pensar.

La locura era algo siempre presente en la obra de Lovecraft

foto-7

Los personajes en las obras del escritor siempre están al borde de la locura. Algunas historias empiezan en instituciones mentales y otras acaban con el personaje principal totalmente loco. Como se ha dicho, cuando era joven su padre fue internado en un sanatorio mental. Aparte de esto, su madre siempre tuvo una forma de ser inestable, lo cual también le afectó en su niñez. Se dice que esto podría ser la causa de las dolencias que tuvo siendo pequeño y le mantuvieron en casa tanto tiempo.

Las dolencias iban acompañadas de malestar de diferente índole y sueños que parecían muy reales. Se piensa que muchos de estos sueños que tuvo Lovecraft le sirvieron de base para escribir la mayoría de sus obras. La mezcla del ambiente en el que estaba y toda la información de historia y astronomía que absorbió siendo joven, claramente fueron una tremenda influencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here