El mundo está lleno de leyendas urbanas, mitologías y toda clase de historias que nos podemos creer o no. Muchas de estas leyendas son misterios que alguna vez podrían haber tenido algo de verdad, o puede que realmente existan aunque no las veamos. Una de las leyendas urbanas más conocidas es la del Demonio de Nueva Jersey. Hay muchas historias sobre este ser, y hasta el día de hoy sigue habiendo gente que dice haber visto al demonio en los bosques de Nueva Jersey. En Estados Unidos se tomaron esto tan en serie, que en 1939 Nueva Jersey se convirtió en el único estado con un demonio oficial. Esto se ha convertido en parte de su cultura, pero la pregunta es ¿qué hay de verdad detrás de este mito?

¿De donde surgió esta leyenda urbana?

foto-1

Hay varias historias sobre el origen del Demonio de Nueva Jersey, aunque la mayoría coincide que su madre humana. Parece ser que era una viuda que tenía doce hijos y vivía en la extrema pobreza. Por este motivo, la única vivienda que se podían permitir era una cabaña en los bosques. Se sospechaba que podía estar practicando brujería, y cuando dio a luz a su hijo número trece toda la atención cayó sobre ella. Los rumores varían en este sentido.

Algunos dicen que la mujer maldijo su mala suerte por el nacimiento de su hijo entregándolo al diablo. Otra boca que alimentar en una familia tan pobre era como una maldición. Otra versión dice que el niño nación con horribles deformidades mientras que otros dicen que fue una maldición hecha por gitanos ambulantes. También hay historias que cuentan que nación normal, pero con el tiempo fue cambiando hasta convertirse en un terrible monstruo que le hacía parecer un demonio salido del infierno.

Algunas historias dicen que su madre tuvo encerrada a la bestia hasta que pudo escapar. Antes de huir atacó a su madre y hermanos y luego desapareció en el bosque. Hoy en día toda la zona está compuesta por pequeños pueblos rodeados por grandes y espesos bosques. La luminosidad es casi inexistente y muchas casas están a grandes distancias unas de otras. Es fácil imaginar como era esta zona hace más de 300 años, donde se originaron las historias. El entorno y las supersticiones ayudaron a crear al Demonio de Nueva Jersey.

El hermano de Napoleón dice que vio al demonio

foto-2

Algunas de las señales de que el Demonio de Nueva Jersey está cerca, es la aparición de sequías y malas cosechas. Las vacas dejan de dar leche y muchos animales de granja empiezan a desaparecer. De todas estas cosas se culpaba al demonio. Fueron muchos los que juraron haber visto a la bestia cerca de sus propiedades. Incluso policías han dicho haberla visto. Sin embargo, uno de los testigos parece ser que fue Joseph Bonaparte, el hermano de Napoleón. Joseph Bonaparte tuvo que abdicar de su trono en España y se exilió a Estados Unidos.

La zona elegida para quedarse fue Nueva Jersey, y compró una mansión en Bordertown. Estando de caza por los alrededores, vio los rastros de algo que no pudo reconocer. Era de algo que andaba sobre dos patas pero parecían más de un asno que humanas. El rastro se detenía de repente sin dar más pistas. Al rato escuchó un siseo a sus espaldas y al darse la vuelta pudo ver el horrible demonio.

El hermano de Napoleón describió a la bestia como una criatura con grandes alas con la cabeza parecida a la de un caballo. Paralizado de terror salió corriendo dejando incluso su arma detrás de el. Según dijo, nunca más volvió a ver a este extraño animal, aunque intentó varias veces intentar cazarlo. Finalmente debido a una enfermedad decidió volver al viejo continente. ¿Fue verdad lo que dijo? Lo cierto es que uno de sus grandes sueños era ser escritor, por lo que podría haber sido un tema para una novela.

El misterioso agujero azul en el bosque

foto-3

El Demonio de Nueva Jersey no es el único hecho misterioso de los bosques donde supuestamente habita. En la profundidad del bosque hay una extensión de agua que los locales llaman el agujero azul. Se dice que estas aguas no tienen fondo, aunque el suelo del lago tiene una capa de material arenoso que es como arenas movedizas. Está prohibido bañarse en estas aguas porque es muy peligroso. Se dice que estas aguas son las puertas al infierno. Se ha dado varios nombres a este agujero azul, como la bañera del diablo o el pozo de Belcebú. Otros dicen que este profunda agujero podía ser el resultado del choque de un meteorito.

Mucha gente del lugar cree que el agujero azul tiene que ver con el Demonio de Nueva Jersey. Muchos de los avistamientos han sido en las cercanías de estas aguas. Se dice que el demonio ha arrastrado a más de uno hasta el fondo del agujero azul. Este lugar puede ser visitado sin problemas, aunque hay que ir andando ya que los vehículos no pueden pasar. Hay que tener cuidado con algunas zonas pantanosas, pero por lo demás teóricamente no hay peligro… siempre que no veamos al demonio.

Hubo una histeria colectiva a principios del siglo XX

foto-4

 En 1909 hubo una sucesión de avistamientos en la zona boscosa de Pine Barrens, y mucha gente juró haber visto al Demonio de Nueva Jersey en otros lugares como Nueva York y Pensilvania. Fue tal el terror que causó esto que muchos colegios y negocios cerraron y el pánico fue general. En zonas rurales hubo batidas de hombres armados que se adentraron en el bosque para matar a la bestia. Mientras tanto, las familias permanecían encerradas en sus cabañas. Llegados a este punto de histeria, hubo muchas historias diciendo que habían disparado a la bestia.

Estas cacerías se extendieron durante semanas aunque finalmente todo acabó. Se dijo incluso que se había cazado al demonio, aunque luego resultó no ser verdad. Aunque muchos dijeron haber visto a la bestia o haberla disparado, no se consiguió nada. Se piensa que la histeria colectiva en masa fue la culpable de todos los supuestos avistamientos. Aun así, las investigaciones sobre este supuesto monstruo se mantuvieron abiertas durante bastante tiempo.

La histeria de 1909 fue suficiente para aparecer en titulares en los periódicos del estado. El zoológico de Filadelfia puso una recompensa de 10 mil dólares por la captura de la bestia de Nueva Jersey. Muchos quisieron cobrar esta recompensa haciendo trampas. Una de las más conocidas fue cuando un hombre llamado Norman Jefferies pintó a un canguro con rayas verdes y le puso unas alas falsas con un arnés. Por supuesto, nadie se lo creyó.

Las explicaciones que se dan hoy en día

foto-5

En la actualidad muchos intentan explicar lo que podría ser el Demonio de Nueva Jersey. Algunas investigaciones sugieren que estas leyendas tienen una base de verdad. Puede ser que efectivamente la mujer que vivía en los bosques dio a luz a un niño deforme, el cual causó todo el revuelo. Otros piensan que lo que realmente vieron los testigos fue un murciélago de la fruta, el cual tienen la cabeza grande y alargada con grandes alas. Sin embargo, estos murciélagos solo se encuentran en África y Asia. Sea lo que sea, la leyenda urbana sigue tan fuerte como hace años, aunque las histerias colectivas con cacerías ya no se hacen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here