Hemos hablado de muchos proyectos que entran de lleno en el mundo de las conspiraciones. Hay tantos que se pueden hacer una enciclopedia dedicada solamente a estos proyectos gubernamentales que parecen sacados de una novela de ciencia ficción. Es el caso del proyecto Polvo Lunar (Project Moon Dust). Los Estados Unidos lo pusieron en marcha en los años cincuenta.

El proyecto Polvo Lunar se puso en marcha para recuperar los restos de satélites soviéticos que se estrellaban en la Tierra. No solo eran restos que caían en territorio de los Estados Unidos, ya que también se recuperaron de otros lugares del mundo, como Sudáfrica, Bolivia e incluso las montañas del Himalaya.

Sin embargo, se empezaron a rumorear ciertas cosas sobre el proyecto Polvo Lunar. Se decía que aparte de satélites que habían caído, se buscaba ovnis que se habían estrellado en nuestro planeta. Estas naves sin identificar luego eran llevadas a bases secretas del ejército americano para su estudio. Fue el investigador Clifford Stone el que inició esta teoría de la conspiración.

El proyecto Polvo Lunar y las dudas sobre sus objetivos

Los ufólogos de muchos países pusieron sus ojos en el proyecto Polvo Lunar casi desde el principio. Mucho antes incluso de que Clifford Stone hiciera sus revelaciones sobre lo que realmente hacían. Sin embargo, todo eran rumores y la versión oficial era que solo se buscaban restos de satélites.

¿Qué ocurre con la mayoría de proyectos secretos con los años? Pues que empiezan a aparecer documentos desclasificados con información muy interesante. En el caso del proyecto Polvo Lunar fue en 1979, donde un investigador llamado Robert Todd se hizo con unos documentos del ejército del aire de los años sesenta.

Los documentos que pudo recuperar tenían partes que lanzaban muchas dudas sobre la versión oficial del proyecto. Se hablaba directamente de la búsqueda de restos de naves de origen no determinado. También se incluían los nombres de otros proyectos relacionados con la búsqueda de ovnis y vida extraterrestre.

La referencia a la operación Blue Fly

Según ponía en el documento desclasificado, se incluía en el proyecto Polvo Lunar algunos parámetros de la operación Blue Fly. Esta operación especificaba la recuperación de objetos tecnológicos avanzados de interés. Esta referencia era muy clara y se refería a ovnis que se habían estrellado en la Tierra.

Muchos piensan que el documento de los años sesenta lleva a confusión. Después de todo un UFO u ovni es un objeto desconocido no identificado. Eso no significa que tenga que ser una nave alienígena. Se puede referir a otras cosas, como tecnología soviética de la que no se tenía conocimiento.

¿Podía ser que se malinterpretara la palabra ovni? Las dudas siguen estando presentes, a pesar del documento del ejército del aire americano. No se habla de alienígenas ni naves espaciales en ningún momento. Sin embargo, para muchos ufólogos e investigadores de conspiraciones la cosa está más clara. Poner en marcha un proyecto de tal envergadura solo para buscar satélites soviéticos no es viable. Buscaban algo más que no eran precisamente satélites.

Como en muchos otros proyectos secretos de este tipo, cada uno puede pensar lo que quiera. Lo que si es cierto es que el proyecto Polvo Lunar sigue siendo tema de conversación después de tantos años. La pregunta es ¿Llegaron a descubrir y recuperar un ovni de verdad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here