¿Te has dado cuenta que a lo largo de nuestra vida siempre hay preguntas que no llegamos a tener claras nunca? No hablamos de cosas trascendentales, sino preguntas interesantes que son muy simples, pero que vamos dejando pasar sin conocer la respuesta. Muchos dirán que eso no es posible, y que en el mundo actual casi todo tiene una respuesta instantánea. La realidad es que si te hacemos algunas preguntas, seguro que te suenan. El problema es que posiblemente te quedarás pensando sin saber exactamente la respuesta. Son las preguntas que siempre te has hecho pero no has dado el paso para averiguar.

Algunos ejemplos de preguntas que siempre te has hecho son ¿Por qué no nos podemos hacer cosquillas nosotros mismos? ¿Por qué los aviones tienen ventanillas redondas y no cuadradas? ¿Por qué en ciertas situaciones sentimos las “mariposas en el estómago”? Son preguntas sencillas que muchas veces no se saben responder, aunque en este artículo aclararemos la mayoría de ellas.

1 – ¿Qué son exactamente las “mariposas en el estómago?

Seguro que has tenido ese cosquilleo en el estómago en situaciones donde te has puesto más nervioso de lo normal. Suelen aparecer antes de una cita, de una entrevista de trabajo o cualquier cosa donde se produce algo de ansiedad. De hecho, también está relacionado con la sensación de tener una corazonada para decidir cosas. ¿Qué nos está queriendo decir estas cosquillas en el estómago? ¿Nos está avisando de algo para que actuemos de alguna manera?

Las “mariposas en el estómago” son el resultado de un proceso subconsciente en el cerebro. El cerebro es un órgano que esta continuamente analizando información, y lo hace con las experiencias pasadas y hace estimaciones de lo que puede pasar. Aunque parezca más como una cosa de ordenadores o una máquina, es lo que nuestro cerebro hace continuamente sin que lo notemos. Básicamente nuestro cerebro está programado para protegernos e intentar evitarnos peligros o algo que nos pueda hacer daño.

El estómago y el cerebro están conectados mediante el llamado nervio vago, el cual recorre el abdomen hasta la cabeza. Este nervio lleva mensajes del cerebro a todo el cuerpo y viceversa. Uno de estos mensajes son esos cosquilleos en el estómago, y son un sistema de protección y nos avisa de que debemos tener precaución.

Lo curioso es que estos “avisos” los podemos tener en situaciones muy diferentes, donde algunas veces el peligro es evidente y otras donde hay ninguno. Se puede tener esta sensación cuando vas andando por la noche en un barrio peligroso, o cuando tienes una importante entrevista de trabajo. En todos los casos, el cerebro nos está obligando a estudiar la situación y tomar la mejor decisión posible para no meter la pata. Se puede decir que nos lanza estos mensajes por nuestro bien, y para que las cosas nos salgan lo mejor posible.

2 – ¿Por qué no te puedes  hacer cosquillas tú mismo?

Por si no te habías dado cuenta, es imposible hacerse cosquillas uno mismo. Lo puedes probar ahora mismo antes de seguir leyendo el artículo, y verás que eres incapaz. ¿Por qué otras personas te pueden hacer cosquillas y tu mismo no puedes? La culpa lo tiene el cerebelo, que es la parte del cerebro encargado del control de los movimientos. Lo que ocurre es que el cerebelo sabe que estos movimientos los hace tu mismo, y por eso no envía señales de alerta.

La sensación esperada cuando te haces cosquillas tu mismo está bien programada, y por tanto no causa sorpresa. Es diferente cuando otra persona hace las cosquillas al ser algo externo y que no se puede predecir. Entonces es cuando nuestro cerebro reacciona enviando señales de alarma por si hubiera un riesgo para nosotros. Aunque al final todo queda en risas, realmente es un sistema que nos protege de posibles ataques.

3 – ¿Por qué en las vías de los trenes hay siempre piedras?

¿Sabrías contestar a esta pregunta ahora mismo sin buscarlo en Google? Si te has fijado, las vías de los trenes siempre han estado rodeadas de piedras y gravillas. Esto pasaba hace décadas y se sigue viendo hoy en día. Hay un buen motivo para hacerlo y lo vas a saber ahora mismo. Se conocen como “balasto” y hace que las vías y estructuras por donde pasan los trenes se mantengan siempre igual.

Estas piedras y gravilla tienen la misión de amortiguar el paso de los trenes como si de una “cama” se tratara. Gracias a estas piedras, las vías no se deforman, se desplazan, se hunden o pierden su forma. Esto podría ser un peligro para los trenes que pasan habitualmente, haciendo de “amortiguador natural” en todos los sentidos. También sirven para distribuir la carga de las ruedas del tren de la mejor manera posible. También sirve para filtrar el agua cuando llueve mucho o se inundan las vías. Previene también que las “malas hierbas” crezcan de forma desmedida por donde tiene que pasar los trenes.

Como se ha dicho, hoy en día sigue siendo el sistema preferido para mantener las vías del tren lo más seguras posibles. Ahora seguro que te fijarás en ellas de otra manera.

4 – ¿Por qué es más fácil entender otro idioma que hablarlo?

Seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta, porque es una de las más habituales cuando se intenta hablar otro idioma. Lo cierto es que normalmente estamos expuestos a diferentes idiomas al nuestro, muchas veces casi sin darnos cuenta. En nuestros días esto es muy normal, gracias a los avances en los medios tecnológicos y la comunicación. Con el paso de los meses y los años, te acabas dando cuenta que eres capaz de entender muchas cosas de un idioma que no sueles hablar. Esto es sobre todo verdad con el inglés en nuestros días.

Pues es un fenómeno muy bien conocido y se llama bilingüismo receptivo, y se suele dar en personas que se exponen durante mucho tiempo a otros idiomas. Son capaces de comprender la mayor parte, pero son incapaces de poder comunicarse correctamente con ese idioma. ¿Cómo es posible esto? En teoría si puedes entender algo al oírlo, lo tendrías que poder saber expresar también ¿verdad?

El problema es que aunque se puedan reconocer las palabras de otros idiomas y entenderlas, hay una barrera para encontrarlas y usarlas cuando quieres hablar ese mismo idioma. En nuestra propia lengua no hay problemas porque lo hacemos de forma natural al llevar tanto tiempo hablándolo. Sin embargo, cuando hablamos nuestro cerebro desarrolla un proceso de elección de palabras que se hace en tiempo real, y la gente no nota esos microsegundos hasta que se eligen las palabras adecuadas. En otros idiomas el retraso para encontrar las mismas palabras lleva mucho más tiempo y rompe cualquier intento de conversación.

Por tanto, por mucho que entiendas un idioma, si quieres hablarlo correctamente tienes que practicarlo en voz alta. De esta manera le estás diciendo a tu cerebro como elegir las palabras correctas en el momento adecuado. Cuanto más practiques más facilidad tendrás de expresar cualquier cosa en ese segundo idioma. Entender y hablar otro idioma son cosas diferentes, aunque tengan relación.

5 – ¿Por qué las ventanillas de los aviones son circulares y no cuadrados?

Ya no solo hablamos de las ventanillas de los aviones, sino también en los barcos. Son circulares y no de otras formas ¿pero hay un motivo para ello? ¿Sabrías contestar a esto? La respuesta es muy sencilla y tiene que ver con la presión y temperaturas que tienen que soportar los aviones y los barcos. Lo cierto es que hubo una época donde los aviones tenían las ventanillas cuadradas. El problema es que se dieron cuenta que este tipo de ventanillas fueron las culpables de algunas accidentes graves.

El problema en las ventanillas cuadradas eran las cuatro esquinas, las cuales eran puntos débiles y ponían en riesgo la estructura del avión. En las esquinas se podía encontrar más presión que en el resto del avión, lo cual debilitaba toda la estructura. Como te habrás imaginado, que esto ocurra mientras se está volando no es algo muy aconsejable.

Finalmente vieron que la forma de evitar estas esquinas era haciendo que las ventanillas fueran redondas. La presión se distribuía de una manera más correcta y eliminaba cualquier punto débil que pudiera tener el interior del avión. Aparte de esto, se evitaban posibles deformaciones en estas ventanas, las cuales podían comprometer a todo el avión.

6 – ¿Por qué al eructar nos arde la boca si hemos tomado un refresco?

Si has bebido alguna vez un refresco del tipo que sea, posiblemente has expulsado aires por la boca, lo cual se conoce como eructar. Sin embargo, después de un refresco o cualquier bebida con gas habrás notado que la garganta y fosas nasales te arden como si el aire saliendo estuviera ardiendo. ¿Es posible que esos gases estén a altas temperaturas y te quemen al salir? No es una sensación agradable pero es algo casi inevitable si has bebido algo carbonatado.

Según algunas estudios se ha comprobado que las bebidas carbonatas activan una célula en nuestras cavidades nasales. Son unos sensores de dolor que nos avisa de ciertas cosas, como por ejemplo cuando comemos algo que es muy picante. La diferencia es que el dióxido de carbono que es expulsado con las bebidas carbonatadas es mucho más fuerte.

 Al eructar el aire es expulsado con bastante fuerza, aunque no lo notemos. Los gases de la bebida chocan con los sensores que tenemos en la nariz y la boca, provocando una presión. Estos detectores de dolor se vuelven “locos” ante tal ataque y responde provocando dolor para avisarnos de que estamos en peligro. No estamos realmente en riesgo de nada, pero los sensores de dolor no lo saben y reaccionan al gas carbonatado. Se puede decir que es una falsa alarma, pero que algunas veces nos hace pasar un mal rato al expulsar gases después de beber una bebida con gas.

7 – ¿Como se consigue tener WiFi en los aviones?

Aunque parezca increíble, mucha gente se sigue preguntando como pueden conexión inalámbrica yendo en avión. Después de todo, un avión se está moviendo a grandes velocidad a una gran altura. ¿Como se consigue tener Wifi a volando a muchos kilómetros del suelo? Lo cierto es que la respuesta es más sencilla de lo que parece, y son con unas antenas que tiene en su fuselaje.

Estas antenas que tienen los aviones en el fuselaje están continuamente buscando señales para conectarse a Internet. Lo hace buscando señales de cualquier torre de comunicaciones que esté a su alcance, y cuando sobrevuela el océano busca señales de satélites. Lo hace de forma tan efectiva que las interrupciones entre conexiones pasa desapercibida a los pasajeros que van en el avión. Esta forma de conexión WiFi nos ayuda a mantenernos conectados a Internet, aunque algunas cosas no funcionan como deberían. No se puede tener todo y menos volando en un avión a tanta altura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.