¿Sabrías decir que son las Placas de Toynbee? Quizá te suenen de un documental que se hizo sobre ellas en el 2011, y que las puso en los medios de medio mundo. El misterio de las Placas de Toynbee trata sobre la aparición de unas placas hechas de linóleo, que aparecieron en las calles de varias ciudades en Estados Unidos.

Las extrañas Placas de Toynbee se pudieron ver en más de veinte ciudades americanas durante los años ochenta, y todavía no se sabe su origen. Aparecieron insertadas en el asfalto de las calles y con mensajes crípticos que variaban según la ciudad.


¿Quién puso estas placas en más de dos docenas de ciudades con estos extraños mensajes? Aunque sigue siendo un misterio, hay varias opiniones sobre ellas y también muchas interpretaciones sobre los mensajes que hay en ellas. Te contamos lo que se sabe de las Placas de Toynbee a día de hoy.

1 – La aparición de las Placas de Toynbee

Las extrañas Placas de Toynbee

La presencia de las Placas de Toynbee fueron detectadas en los años ochenta, pero no hay fechas determinadas. Según iban apareciendo, mucha gente las hacía fotografías por la novedad  que suponían estas curiosas placas con textos enigmáticos. ¿Qué decían estas placas? Lo cierto es que eran variaciones de mensajes que giraban alrededor de uno solo. El texto básico era de la siguiente manera:

TOYNBEE IDEA

IN MOViE ‘2001

RESURRECT DEAD

ON PLANET JUPiTER

Para hacer una traducción más o menos precisa, habla de la idea de Toynbee en la película “2001” y resucitar a los muertos en el planeta Júpiter. Como podrás ver, en principio no tiene mucho sentido.

No fue hasta los años noventa cuando las Placas de Toynbee empezaron a tomar mayor relevancia. El conocido periódico de Maryland hizo un artículo sobre estas placas encontradas en varias ciudades. Se habló en su momento a las referencias de los mensajes que hablaban del historiador y filósofo Arnold J. Toynbee, la película “2001 Odisea en el Espacio” y muertos que se levantan en Júpiter.

¿Quién había puesto esas placas y qué querían decir con ese mensaje? Lo que se sabía era que estaban por todo el país, y habían conseguido insertar las placas en el duro asfalto. No es sencillo poner placas de linóleo en asfalto sólido, y menos hacerlo perfectamente en al menos 24 ciudades lejanas entre si.

Muchos pensaron que tenía que ser algo organizado por varias personas. Lo que no estaba claro es si era un mensaje político, apocalíptico o de otra índole.

2 – Las diferentes interpretaciones de las placas

Las enigmáticas Placas de Toynbee

Como ya se ha comentado, lo primero en lo que se pensó fue en la referencia al filósofo Arnold J. Toynbee y a la película de Stanley Kubrick. En la película de “2001 Odisea en el Espacio” se hace un viaje a Júpiter, por lo que esa parte parece ser una referencia legítima.

Sobre el porqué el mensaje habla de Arnold J. Toynbee, muchos han teorizado en la novela corta “El convector Toynbee” de Ray Bradbury. También se hablaba del libro “Experiencias” de Toynbee, donde se habla de esa “idea” de la que habla el mensaje.

La mayoría de los mensajes en diferentes lugares hablaban de lo mismo, pero con algunos cambios. En algunos de los mensajes se hablaba de conspiraciones entre el gobierno de los estados Unidos y la Unión Soviética.

¿Cuál era realmente el mensaje que querían transmitir las Placas de Toynbee? Lo cierto es que posiblemente solo tuviera algún sentido para las personas o grupo que las pusieron. No dieron ninguna explicación sobre lo que querían transmitir o al menos dar más pistas sobre sus intenciones. Ni siquiera sabemos quién las puso, y todo son especulaciones sobre estas misteriosas Placas de Toynbee.

3 – El documental sobre el misterio de las Placas de Toynbee

En el año 2011 se hizo el documental “Resurrect Dead: The Mystery of the Toynbee Tiles”. Lo dirigió un director independiente llamado Jon Foy, el cual llevaba tiempo investigando sobre el enigma de estas placas.

Hizo el documental con la colaboración de Colin Smith, Justin Duerr y Steve Weinik, y sus investigaciones empezaron en el 2005. Según la versión de los creadores del documental, un hombre llamado Severino Verna de Filadelfia, fue el que hizo y puso estas placas por todo el país. El motivo es que descubrieron que Severino estuvo transmitiendo mensajes de radio en onda corta, donde hablaba de Toynbee y Kubrick. Todo esto antes de que aparecieran las placas.

Según dice el documental, creen que Severino había hecho un agujero en el suelo de su coche. De esta manera se paraba en cualquier parte e instalaba las Placas de Toynbee sin salir del vehículo.

4 – ¿Quién puso las placas?

misterio de las Placas de Toynbee

Como se ha dicho, el documental hablaba de un tal Severino Verna como principal sospechoso de las Placas de Toynbee. Sin embargo, más tarde se descubrió que todo apuntaba a un carpintero también de Filadelfia llamado James Morasco. Más tarde, los creadores del documental dijeron que Severino Verna y James Morasco eran la misma persona.

Lo cierto es que se descubrió como un hombre llamado James Morasco contactó a varios programas de televisión y periódicos en los ochenta. En todos ellos hablaba de colonizar Júpiter con los cadáveres de la Tierra. Decía que una vez en Júpiter las células de los muertos se activarían y volverían a la vida. Por supuesto, nadie le tomaba en serio y lo consideraban otra de tantas personas perturbadas con sus delirios.

En los años noventa y gracias al artículo que se publicó en el periódico de Maryland, hubo gente que volvió a investigar el origen de las extrañas Placas de Toynbee. Incluso se contrataron detectives privados para buscar a los creadores de este misterio. Uno de estos detectives llegó a la conclusión de que era el trabajo de una sola persona, y sus orígenes estaban en Filadelfia. Sin embargo, no pudieron concluir quién era realmente el autor del enigma.

Un editor de Kansas llamado Doug Worgul se tomó muy en serio la investigación de las Placas de Toynbee. Fue uno de los que investigaron en los noventa, pero fue en el 2003 donde encontró el teléfono del supuesto creador de las placas James Morasco. Cuando llamó se puso la mujer de Morasco, la cual dijo que había muerto.

Worgul le preguntó a la mujer del fallecido James Morasco sobre las Placas de Toynbee, pero dijo que no sabía nada de eso. De hecho, la mujer comentó que su marido nunca había hablado de Júpiter o de esas misteriosas placas. Por este motivo, se piensa que el mencionado Severino Verna se puso el alias de James Morasco para sus actividades.

5 – Las placas se convirtieron en un bien cultural y artístico

Arnold J. Toynbee
Arnold J. Toynbee

Con el paso de los años, muchas de las placas se fueron destruyendo al estar sobre el pavimento. Se les dio el mismo trato que a cualquier graffiti o pintada hecha por cualquier persona corriente. Fueron cientos las placas que se pusieron en los ochenta, las cuales fueron distribuidas por docenas de ciudades. Sin embargo, nadie pensó en conservarlas al no darle mayor importancia.

Aun así, muchas de estas placas siguen existiendo de diferentes estados de conservación. El documental del 2011 hizo que volvieron a estar presentes en todas partes, ya que se presentó al famoso Festival de Sundance. Esto supuso un cambio en la idea de mantener estas placas lo mejor posible.

Algunos ayuntamientos decidieron dar a las Placas de Toynbee un estatus de arte callejero, y por tanto protegido. Por desgracia, muchas de las placas que había ya han desaparecido o solo quedan trozos. Algunas de ellas siguen estando muy bien conservadas, y se han convertido en lugar de visitas para que la gente se haga fotos.

6 – Conclusión

¿Qué sabemos entonces sobre el misterio de las Placas de Toynbee? Pues no hay ninguna certeza sobre el verdadero autor o el mensaje que quería dar. Posiblemente solo fuera la obsesión de una persona que era muy admirador de Arnold J. Toynbee y Stanley Kubrick. Lo que si se consiguió es que en este 2022 todavía se siga hablando de estas enigmáticas placas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.