La mayoría conoce a los Pictos por películas como “El Rey Arturo” o cómics muy conocidos como “Asterix y Obelix y los Pictos” y “Conan el Bárbaro”. Lo cierto es que los Pictos fueron una tribu que realmente existió y fueron toda una pesadilla para los romanos durante la ocupación de Britania. Algo parecido a lo que pasó en la Galia francesa.

Para el Imperio Romano los Pictos no eran más que unos salvajes que luchaban casi desnudos y sin apenas adiestramiento militar. Sin embargo, también eran muy conocidos por ser temibles guerreros con los que había que tener mucho cuidado. Esto lo aprendieron los romanos por las malas.

Cada vez que las legiones romanas entraban en territorio Picto, la respuesta de estos guerreros pintados de azul era demoledora. Los romanos tenían que retirarse sin haber podido conquistar esa parte del territorio. Las legiones romanas eran la fuerza militar más poderosa del momento, pero no eran capaces de conquistar esa parte del mundo Picto que hoy en día se conoce como Escocia.

Los misteriosos guerreros pintados

ejercito picto

Una de las cosas que más sorprende de los Pictos es su misteriosa desaparición en el siglo X. Eran considerados salvajes que protegían muy bien su territorio, pero ¿Cómo pudieron desaparecer sin apenas dejar rastro de su paso por el mundo? Es algo que los historiadores todavía están investigando e intentando descubrir.

Los romanos los llamaban “Pictos”, aunque realmente era una derivación que viene de  “la gente pintada”. Sus cuerpos estaban cubiertos por tatuajes y pintura de color azul y por eso recibieron este apodo. El propio Julio Cesar quedó impresionado con estos guerreros azulados y su cultura. Según dejó escrito, recordaba a los Pictos como guerreros que se teñían de azul para tener un aspecto aun más terrorífico.

Los Pictos tenían la costumbre de depilarse por completo pero sin tocar el pelo de la cabeza. Tenían largas melenas que les daba un aspecto más salvaje. Tampoco se afeitaban la parte del bigote, dándoles un aspecto más fiero. Todo las demás partes del cuerpo eran pintados de azul cuando entraban en combate. Como vestuario llevaban solamente algunas cadenas de hierro, que era un material muy valorado por esta tribu.

El tinte azul en los cuerpos iba a acompañado de complejos tatuajes de animales de diversos colores. Los romanos admitieron que estos intrincados tatuajes estaban muy elaborados, y de hecho pensaban que iban desnudos solo para poder mostrarlos.

Las batallas del los Romanos con los Pictos

pictos y vikingos

Como se ha dicho, las legiones romanas arrasaban por donde pasaban. No había muchos sitios donde les opusieran resistencia y los romanos estaban acostumbrados a ganar. Habían conquistado algunas de las naciones más poderosas del mundo conocido gracias a sus conocimientos militares. Sin embargo, con los Pictos todo fue distinto.

Lo cierto es que las fuerzas romanas se confiaron mucho cuando invadieron Britania. Todo había sido relativamente fácil conquistando el país y pensaban que las tierras pictas serían igual. Los veían como salvajes desorganizados que apenas sabían luchar. Curiosamente, la primera batalla entre los romanos y los Pictos acabó con la victoria de las legiones romanas. Los romanos dejaron documentado que sus legiones eran muy superiores a los salvajes que vivían en esa parte de Britania.

Sin embargo, esa primera victoria fue muy breve. Cuando los romanos empezaron a montar sus campamentos en territorio Picto hubo una contraofensiva que no se esperaban. Miles de Pictos aparecieron desde los bosques cogiendo desprevenidos a los romanos. Hubo una gran masacre de romanos, donde algunos supervivientes pudieron huir a duras penas.

Los terribles guerreros Pictos que pusieron en jaque a Roma

pictos tatuajes

Las tropas romanas desplegadas en Britania no esperaban que unos “salvajes” sin preparación pudieran haberlos masacrado. Se tomaron muy en serio a estos temibles guerreros y prepararon los siguientes ataques más cuidadosamente. Sin embargo, los Pictos demostraron que si sabían luchar con invasores supuestamente más poderosos que ellos.

La técnica de los Pictos en batalla demostró ser una pesadilla para los romanos. Para empezar, conocían la zona como la palma de su mano y sabían moverse muy bien por ella. Usaban técnicas de guerrilla muy planificadas que resultaron ser devastadoras.

Una de las estrategias que más usaron era separar las legiones romanas que entraban en su territorio. Hacían que les persiguieran en grupos y luego les tendían trampas. Atacar a las tropas romanas separadas entre si era más efectivo y con este sistema acaban con ellos más fácilmente.

Los Pictos estaban compuestos de grandes “clanes” que estaban bien organizados. Las tropas romanas perseguían a las guerrillas pictas solo para encontrarse con un clan mayor que hacía un contraataque masivo. Los Pictos también tenían una gran capacidad para moverse, por lo que podían abandonar sus aldeas de un día para otro. Se movían más rápido que los romanos, conocían mejor el terreno y estaban motivados para luchar.

Escocia no pudo ser conquistada cuando estaban los Pictos

simbolos pictos

Muchos historiadores creen que la principal razón por las continuas derrotas romanas, fue que los Pictos se negaron a luchar al estilo romano. El propio Julio Cesar reconoció que las legiones romanas no estaban preparadas para luchar con un enemigo así.

Los romanos calcularon que habían matado a unos diez mil Pictos en los muchos enfrentamientos que tuvieron con ellos, pero nunca pudieron conquistar su territorio (Escocia).

Por lo demás, poco se sabe de los Pictos ya que no dejaron demasiados documentos u objetos que hablaran de su cultura. Lo cierto es que sabemos la mayoría de las cosas sobre ellos gracias a los romanos. Los historiadores romanos fueron los que dejaron todos los datos sobre estos clanes del norte de Britania que tanta resistencia pusieron.

Otra cosa curiosa de los Pictos según los documentos dejados por los romanos, es que antes de la invasión romana no eran realmente guerreros. Los Pictos eran generalmente pacíficos y se dedicaban a cuidar sus granjas y cultivos. Sin embargo, tenían la profunda creencia de que todo su territorio era sagrado y bendecido por sus dioses. Por este motivo hacían todo lo que hiciera falta para protegerlo de cualquier peligro o invasor. Esto podría explicar su feroz oposición al impero romano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here