Los perros al contrario de los gatos se lo pasan muy bien en el agua. Si has ido a un parque con un lago o algún sitio con una superficie de agua, habrás notado que los perros se divierten mucho chapoteando y mojándose. Sin embargo, cuando se trata de darse duchas no les gusta tanto. En este caso este pequeño perrito si parece entusiasmado con las duchas o cualquier grifo que pueda echar agua. Lo curioso es que cada vez que su dueño dice “shower” (ducha en inglés), el perro se vuelve loco y va corriendo al baño para meterse en la bañera o la ducha. Da igual en qué punto de la casa esté el perro, al escuchar la palabra ducha pega la carrera de su vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here