Todo el mundo ha oído hablar de la Edad del Hielo o Era Glaciar, ocurrido hace dos millones y medio de años. Fue un tiempo donde el mundo se convirtió en un sitio bastante frío y complicado para vivir. Lo que mucha gente no recuerda es que hubo un evento parecido hace unos pocos siglos, aunque no fue tan extremo como la Glaciación. Le pusieron el nombre de Pequeña Edad de Hielo, y duró unos 500 años.

Aunque se llama Pequeña Edad de Hielo, eso no significa que no fuera una glaciación en toda regla. El hielo se extendió por todas partes y mucha gente pudo ver como todo a su alrededor se congelaba. Ciudades enteras quedaron destruidas, y muchos ríos y mares se congelaron como si de una película de ciencia ficción se tratara. Las hambrunas que provocó fueron también otro de las graves consecuencias de la Pequeña Edad de Hielo.

Estos cambios de temperatura extremos se prolongaron desde el año 1300 a 1850, siendo algunos periodos más fuertes que otros. El más frío ocurrió al principio y duró 100 años, terminando en el año 1400. Sin embargo, los siguientes periodos también fueron catastróficos y hubo uno terrible en el año 1645 que fue devastador.

Para hacernos una idea de cómo fue la Pequeña Edad de Hielo, parte del océano Atlántico se congeló del todo. El mar Báltico se congeló también y lo mismo pasó con importantes ríos de Europa y América. ¿Quieres saber más sobre algunas curiosidades de la Pequeña Edad de Hielo?

1 – ¿Cuál fue el origen?

¿Cómo empezó la Pequeña Edad de Hielo? Lo cierto es que nadie sabe muy bien porque comenzó este periodo de frío. Muchos piensan que fue por una reducción de la radiación solar, lo que causó que la Tierra se enfriara. Otros piensan que fue debido a una serie de erupciones volcánicas que ocurrieron durante esa época.

Los volcanes parecen ser la teoría más comentada, ya que se sabe que un exceso de polvo y cenizas soltadas por las erupciones pueden crean nubes que impiden la entrada de la luz solar. Se sabe que en el año 1300 hubo grande estallidos de volcanes, y podría haber provocado ese enfriamiento del planeta.

2 – Hubo una gran destrucción en todas partes

Cuando comenzó la Pequeña Edad de Hielo, mucha gente no se dio cuenta al principio. Sin embargo, aunque las cosas cambiaron de forma lenta, al final la mayoría pudo comprobar que algo no iba bien. La primera zona afectada fue el área mediterránea donde países como España, Marruecos Grecia y Turquía se vieron afectados. Fueron los primeros pero no los últimos.

Los glaciares en la parte norte del planeta comenzaron a expandirse, y destruyeron todo lo que se ponía en su paso. Ciudades enteras en el norte de Europa quedaron inhabitables. Los que no perecieron a esta glaciación tuvieron que huir hacía el sur, buscando sitios más calidos. El éxodo de miles de personas y animales hizo que llegaran hambrunas y enfermedades.

Escandinavia fue uno de los países que peor lo pasó en esta primera glaciación, donde todo quedó arrasado por el hielo. El intenso frío avanzaba y todo el mundo veía que no se detenía con nada. Era solo una señal de lo que pasaría en el resto del planeta.

Los veranos también cambiaron en prácticamente todas partes, y sitios donde antes hacía calor ahora eran muy fríos. Hubo muchos casos documentados de gente muriendo de frío en Europa en pleno verano. Muchas cosas que se cosechaban en verano, simplemente no crecían por el cambio de temperatura. Esto hizo que las hambrunas fueran incluso peores.

3 – Las hambrunas de la Pequeña Glaciación

Las hambrunas fueron sin duda uno de los peores problemas de la Pequeña Edad de Hielo. Como se ha dicho, el cambio en los veranos hizo que muchas cosas cambiaran. Las cosechas se vieron muy afectadas en todas partes, y también la caza y la pesca. Muchos ríos se congelaron y la población de peces se vio diezmada. Lo mismo ocurrió en varias zonas marítimas que vivían de la pesca.

Algunas partes del mundo se vieron más afectadas que otras, pero todos pudieron notar el efecto de esa glaciación. El primero periodo de la Pequeña Edad de Hielo fue el peor en temas de hambrunas, y se calcula que murió un diez por ciento de la población europea.

4 – Se pensó que la Pequeña Edad de Hielo fue por brujería

Nadie comprendía en ese momento como todo se estaba literalmente congelando. El frío avanzaba en todas direcciones y estaba cambiándolo todo. Como se ha dicho, zonas que eran cálidas y amables con la gente, de pronto se habían convertido en lugares hostiles con un frío extremo. Había mucha superstición en aquella época, y no se tardó mucho en buscar culpables en la magia negra.

Hubo un periodo de años donde las supuestas brujas sufrieron las iras del pueblo por la Pequeña Edad del Hielo. Era para muchos la única explicación posible para lo que estaba pasando. En el primero periodo de esta glaciación se estima que murieron unas 50 mil personas acusadas de brujería. Fueron señaladas directamente por haber provocado el cambio meteorológico.

En aquellos tiempos el método de ejecución para matar a los acusados de brujería era el ahorcamiento y quemarlos públicamente. Muchas de las acusaciones ocurrieron en zonas rurales, donde las supersticiones eran más pronunciadas. Como ya te podrás imaginar, mucha gente inocente acusada de brujería tuvo que morir en este periodo tan oscuro de la historia.

5 – Las consecuencias de la glaciación son muy debatidas

Muchos historiadores piensan que Pequeña Edad de Hielo tuvo la culpa de muchas de las cosas que ocurrieron en los siguientes siglos. El frío, migraciones y hambrunas afectó a la gente haciéndola más vulnerable a las enfermedades. No es de extrañar que piensen que algunas pandemias que llegaron después fueron tan mortales, como por ejemplo la peste negra.

La Pequeña Glaciación se considera culpable de otros eventos históricos, como por ejemplo la destrucción de la Armada Española. El huracán que la destruyó se piensa que se formó en el ártico.

También tuvo consecuencias positivas para muchos. Al helarse los ríos se crearon las llamadas “ferias heladas”, las cuales combinaban la típica feria con patinadores sobre hielo. Esto fue muy popular sobre todo en Londres y cuando se helaba el río Támesis.

6 – Pudo dar paso a una nueva era

Muchas cosas cambiaron durante los 500 años de la Pequeña Edad de Hielo, y una de ellas fue la moda. El intenso frío hizo que los ropajes que se utilizaban cambiaran mucho antes y después de la glaciación. Como es normal, al cambiar la temperatura en todas partes, la ropa también tuvo que cambiar.

Para empezar, se empezaron a poner de moda abrigos largos en todas partes. También se añadieron capas de tela a las vestimentas, sobre todo a los vestidos de mujer. Los materiales usados fueron más gruesos para poder guardar mejor el calor. Básicamente, todos los rangos sociales se tuvieron que adaptar al frío con el que tenían que convivir casi todo el año.

No solo fue el ropaje de la gente lo que se vio afectado. Muchos piensan que la Pequeña Edad de Hielo impactó en todos los aspectos de la sociedad. De hecho, muchos creen que fue una consecuencia directa para que surgiera el Movimiento de la Ilustración.

Los tiempos tan duros que hicieron pasarlo mal a tantas personas, también las unió para que idearan nuevos cambios para adaptarse. Todo esto afectó a la economía, sociedad y movimientos culturales. La tecnología también tuvo que avanzar para poder luchar contra el periodo gélido que tenían que soportar.

Al final este periodo tuvo su parte buena, aunque eso no quita que fue una época muy oscura y dura para todo el mundo. ¿Podríamos aguantar otra era glacial parecida hoy en día? La verdad es que aun teniendo grandes avances tecnológicos, lo pasaríamos bastante mal hasta poder adaptarnos. Esperemos no tener que pasar por la próxima Pequeña Edad de Hielo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here