Hoy toca revisar un clásico del cine, y que mejor manera de hacerlo con una de las películas de ciencia ficción más famosas. La película Blade Runner se estrenó en 1982 pero parece que el tiempo no pasa para ella. Los efectos especiales, la ambientación, el argumento y muchas cosas más hacen que no pierda su frescura, incluso 36 años después. Te contamos algunas curiosidades de la película Blade Runner que puede que no sepas y te resultarán interesantes.

1 – La opinión de Ridley Scott sobre el protagonista

El protagonista de Blade Runner es un cazador de replicantes llamado Rick Deckard, protagonizado por Harrison Ford. Para los que anden despistados, los replicantes son humanoides hechos artificialmente y que son prácticamente humanos. De hecho, es muy difícil diferenciarlos y hay que realizar una serie de pruebas para desenmascararlos. Precisamente estas pruebas las hacen los llamados Blade Runners, siendo Rick Deckard uno de los mejores.

Una de las preguntas que muchos aficionados se hacían era si Rick Deckard era también un replicante. El director Ridley Scott contestó a esta pregunta y lo dejó claro. Rick Deckard es un replicante. Esto queda visible en la versión del director sin cortes, donde Deckard sueña con un unicornio. Cerca del final de la película el personaje de Gaff (Edward James Olmos) deja una figura de papel de un unicornio para que Deckard la encuentre. Esto deja claro que los sueños son implantados de forma externa, como se hace a los replicantes.

2 – Harrison Ford tenía otra opinión sobre Deckard

Es curioso que el director Ridley Scott tuviera una opinión sobre el personaje principal y Harrison Ford tuviera otra. El actor pensaba que no era un replicante y era muy humano. A lo largo de los años el director y el actor tuvieron alguna que otra discusión sobre este tema. Harrison Ford no le daba mucha importancia al hecho de que fuera un replicante o no, pero Scott se lo tomaba más en serio. De hecho, en alguna ocasión le dio un toque a Harrison para que dejara de decir que era humano. En algunas entrevistas recientes el director dijo que se daba por vencido. Que cada uno creyera lo que quisiera.

3 – El actor haciendo de Deckard pudo haber sido otro

Cuando el actor y guionista Hampton Fancher hizo el guión de la película Blade Runner, ya tenía en mente algunos actores para hacer el papel de Rick Deckard. Había visualizado que lo hiciera Christopher Walken o Tommy Lee Jones. Sin embargo, el director Ridley Scott tenía una idea muy diferente. Pensó directamente en contratar a Dustin Hoffman para hacer de Deckard. Muchos de su entorno le dijeron que no era muy buena idea debido a la estatura de Hoffman (es un persona bastante baja). No daba el tipo para ser un cazador de replicantes, el cual pensaban que tenía que ser más fuerte.

Sin embargo, el director tenía en gran estima a Hoffman como actor. Pensaba que sus dotes de interpretación suplían de sobra los límites de estatura. Ridley Scott, el guionista Hampton Fancher, Dustin Hoffman y los productores trabajaron durante meses en dar forma al personaje de Blade Runner. Sin embargo, Hoffman repentinamente abandonó el proyecto en 1980. De la noche a la mañana dejó a todos tirados sin dar explicaciones. Ridley Scott dijo en algunas entrevistas posteriores que cree que fue porque Hoffman no estaba de acuerdo con el dinero que iba a recibir.

4 – El escritor Philip K. Dick odiaba el guión original

La película Blade Runner está basada en el libro de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” Philip K. Dick murió antes de que la película estuviera rodada pero estuvo colaborando con ella muy de cerca. Tuvo problemas con el guión que había escrito Hampton Fancher, y de hecho se enfadó bastante cuando lo leyó. Dijo que el guión había quitado la mayoría de significados y pequeñas sutilezas de su libro. Básicamente Philip K. Dick se quejaba de que habían convertido su libro en una pelea entre cazadores y androides.

Por suerte, el escritor fue teniendo una visión diferente de la película y el guión según se rodaba. De hecho, dijo que aprendió bastante sobre la diferencia de un libro y tener que plasmarlo en una película de cine. Por desgracia no pudo ver el resultado final. Curiosamente el director Ridley Scott nunca leyó el libro de Philip K. Dick. Lo intentó pero reconoció que llegó un momento en que la cosa se complicaba demasiado para el.

5 – ¿Qué tiene que ver “El Resplandor” con “Blade Runner”?

La película Blade Runner pasó por muchos cambios durante su rodaje e incluso mucho tiempo después. Mucha gente no sabe por ejemplo que en los primeros pases con público de prueba, la cosa no fue nada bien. De hecho, la gente salía del pase de prueba bastante decepcionada. Esto hizo que se contratara a un guionista adicional para que pusiera la voz en off que se escucha en la versión original. Luego Ridley Scott la quitó en la versión del director porque le parecía horrible. De todos modos, uno de los cambios más famosos es el final y su relación con “El Resplandor” de Stanley Kubrick.

La diferencia volvió a ser entre la versión original del film y la posterior versión del director. Originalmente la replicante Rachael y Deckard se van juntos en lo que parece una nueva vida. Se oye la voz narrativa diciendo que Rachael es un nuevo tipo de replicante que puede vivir el mismo tiempo que un ser humano. Todo esto ocurre mientras conducen por el campo. Ridley Scott uso escenas de la película “El Resplandor” donde se ve las montañas al principio del fin según van al hotel embrujado. Por supuesto, Kubrick le dio permiso para hacerlo.

6 – Se quiso hacer un libro más “comprensible” para la gente

Como se ha dicho antes, Ridley Scott tuvo problemas leyendo el libro original donde se basa la película. Es bastante compleja y no es para todo el mundo. Por este motivo y pensando en el éxito que tendría la película Blade Runner, se quiso hacer un libro pensando para todo el mundo. Dicho de otra manera… más fácil y entretenido de leer. El problema es que para esto le tenían que pedir permiso al escritor Philip K. Dick.

Le ofrecieron una parte de los beneficios que daría este nuevo libro. La única condición es que se vincularía el nuevo libro a la película en lugar del original. Esto no le gustó a Philip K. Dick y se negó en rotundo. Aparte de esto, tampoco le gustaba demasiado la idea de hacer una versión más comercial de su obra. Esto no gustó mucho a los productores, e incluso le amenazaron con dejarle fuera de la producción. Al final no lo hicieron y tuvieron que aceptarlo.

7 – ¿Tiene la película Blade Runner una maldición?

Hemos hablado mucho de películas que tienen algún tipo de maldición. En el caso de Blade Runner no tiene la misma fama que otras, como puede ser “Poltergeist” o “La Profecía”. En este caso los problemas con esta “maldición” fueron las compañías que salen en la película mediante los logos. Como se puede comprobar, grandes compañías como Coca-Cola, Atari, Pan Am, Bell Phones y muchas más tienen su aparición en el film. Pues todas pasaron por problemas económicos en los siguientes años del estreno de la película Blade Runner.

Por supuesto, algunas más que otras y no hay un vínculo con la película. Sin embargo, muchos amantes de las conspiraciones y teorías rebuscadas dijeron que era por el film. De tanto decirlo al final se creo la maldición de Blade Runner, de lo cual hablan mucho los aficionados de este clásico del cine de ciencia ficción.

8 –La improvisación de Rutger Hauer

Quizá una de las escenas de Blade Runner más recordadas y aclamadas es al final, donde el replicante Roy Batty hace un monólogo. Habla de estrellas y viajes en lugares distantes en el espacio. De hecho, te dejamos el video en la parte superior y las líneas de esta escena a continuación:

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

Rutger Hauer improvisó estas líneas quitando y poniendo algunas cosas del guión original. Quedó tan bien que lo dejó tal cual. Fue todo un acierto ya que es uno de lo momentos más icónicos del cine de ciencia ficción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here