Posiblemente ya sepas que la monarquía británica es una de las más respetadas y consolidadas de Europa. ¿Te los imaginas haciendo de vampiro en una película de Hollywood? Puede que no sea tan raro como parece porque es cierto que tiene raíces familiares con el conocido como Vlad el Empalador, conocido más como el Conde Drácula. Para ser más preciso, el Príncipe Carlos de Inglaterra es nieto en 16 generaciones con Vlad III, el cual inspiró la novela de Bram Stoker. Esto es algo que mucha gente no sabe, pero veamos en qué punto ocurrió este vínculo entre Drácula y la familia Real Británica.

El vínculo entre la monarquía Británica y el Empalador de Valaquia

El vinculo está en el matrimonio entre la princesa María de Teck y el rey Jorge V. María de Teck era descendiente de dos hijos de Vlad Tepes. ¿Tiene que ver algo con el vampirismo? Vlad Tepes no era realmente un vampiro, pero curiosamente hay un dato que hizo pensar que algunos miembros de su familia si lo eran. El culpable es una enfermedad llamada Porfiria, que es falta de hierro en la sangra y además es hereditaria. Esta enfermedad hace que la piel sea más sensible a la luz y posiblemente fuera una de las bases del mito del vampirismo. Se dice que la Porfiria estaba presente en la familia Real Británica.

Se piensa que el rey Jorge III estaba enfermo de Porfiria y era el motivo de su locura. El color de su orina era de un rojo sangre intenso, el cual es un síntoma de la enfermedad. Al ser algo hereditario se piensa que pudo afectar a otros miembros de la familia real, siendo el más reciente el Principe Guillermo de Gloucester, el cual es primo de la Reina Isabel de Inglaterra.

¿Cómo se toma estos vínculos familiares la monarquía británica?

Lo cierto es que varias veces se lo han tomado con humor. En una ocasión el Principe Carlos dijo que “Transilvania está en su sangre” con una clara ironía al tema vampírico de su antepasado rumano. Lo cierto es que si tiene afecto a tierras rumanas ya que tienen una granja en Viscri, que es un pequeño pueblo rural que está en Transilvania. También forma parte de una organización que trabaja para preservar la herencia cultural de la región. En Rumania también se aprovechan de estos vínculos familiares con Drácula cuando se trata de atraer turistas a su castillo. La publicidad va especialmente a turistas británicos, que visitan el castillo de Drácula al saber que ambos países tienen un lazo desde hace siglos.

La familia Real Británica tiene más misterios de lo que habla la gente

Su vínculo con Drácula no es la única cosa curiosa sobre la monárquica Británica. Un miembro de la familia llamado Albert Victor Christian Edward puede que fuera la figura más enigmática de la monarquía. Muchos historiadores le consideran una auténtica catástrofe en política y no demasiado inteligente. Otros dicen todo lo contrario alabando, por lo que no está claro hasta que punto tuvo influencia en los asuntos de la monarquía. Estuvo metido en un escándalo sobre su supuesta homosexualidad. Lo cierto es que su “vida alegre” le llevó a tener más de un escándalo. Uno de los escándalos le hicieron el sospechoso número uno de ser Jack el Destripador.

Hay mucha controversia sobre si pudo haber sido el famoso asesino en serie. Por un lado, hay pistas de que pudo cometer los asesinatos, pero otras evidencias dicen que ni siquiera estaba en Londres cuando se cometieron. Otras teorías dicen que pudo haber sido otro miembro de la familia Real diferente. Uno de ellos fue Sir William Gull, el cual era médico y tenía los conocimientos para mutilar de forma tan precisa a las víctimas de Jack. Algunas teorías conspiratorias creen que el poder de la familia real pudo borrar todas las pruebas que les incriminaban.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here