Existen muchas fotos famosas que todo el mundo podría reconocer a simple vista. Por ejemplo, tenemos la foto del soldado besando a una chica al acabar la segunda guerra mundial. También tenemos la foto de la niña corriendo tras un bombardeo en Vietnam y otras muchas que son fácilmente identificables. Hay otra que no solo se convirtió en una foto famosa, sino que se ha utilizado para murales y póster decorativos en todo el mundo. Hablamos de la foto de los obreros en la viga.

Es mundialmente conocida con el nombre de “Lunch atop a Skyscraper”, que básicamente significa “Almuerzo en lo alto del rascacielos”. La foto se hizo en los años treinta en Nueva York y muestra a once trabajadores de la construcción comiendo en una viga a docenas de metros de altura. La icónica foto da vértigo y a lo largo de los años se han contado todo tipo de historias sobre ella.

¿Qué hay detrás de la foto de los obreros en la viga? Sigue leyendo y conocerás todos los detalles de esta peculiar fotografía de altura.

1 – El edificio de la foto no es el Empire State Building

Almuerzo en lo alto del rascacielos

Uno de los errores más comunes de la fotografía de los obreros en la viga es que se hizo en el Empire State Building. La realidad es que se hizo durante la construcción del Rockefeller Center, el cual es otro edificio histórico de Nueva York. La construcción de este rascacielos fue toda una noticia en Nueva York por la implicación económica en esos momentos. El país estaba sumido en la gran depresión, y el edificio dio trabajo a 40 mil trabajadores. Fue un soplo de aire fresco y alivio para miles de familias en apuros.

Sin embargo, aunque la posibilidad de trabajar fue un descanso para muchas familias desempleadas, no todo eran ventajas. Ser obrero en el edificio Rockefeller significaba tener que trabajar a cientos de metros de altura y con un equipo de seguridad mínimo. No todo el mundo servía para el trabajo y los obreros lo resumían con la siguiente frase:

La paga es muy buena, pero tienes que estar dispuesto a morir

No era ninguna broma y el trabajo no estaba pensado para gente con miedo a las alturas. Aun así, 40 mil trabajadores se beneficiaron de los buenos sueldos que se pagaban, y eso era mucho en un país con muchas familias pasando hambre. Durante la construcción se hicieron gran cantidad de fotografías mostrando como los trabajadores se jugaban el pellejo en su jornada laboral. Lo que pasa es que la foto de los obreros en la viga es la que más famosa se hizo.

2 – ¿Cómo se hizo la foto de los obreros en la viga?

cuadro almuerzo sobre un rascacielos

Con tantas fotografías que se hicieron ¿por que ‘Almuerzo en lo alto del rascacielos’ es la que más se recuerda? Esta icónica foto fue vista por primera vez el 2 de octubre de 1932 en el periódico New York Herald-Tribune. Los once trabajadores que están en la viga eran inmigrantes italianos e irlandeses, y estaban en la planta 69 del edificio Rockefeller. Al fondo se puede ver la ciudad de Nueva York y una buena vista de Central Park.

Cuando la  foto fue publicada en el periódico neoyorquino, el impacto fue muy grande a nivel nacional. En tiempos tan desesperados mucha gente lo vio como la imagen de la esperanza y la salida de la gran depresión. La imagen dio la vuelta al mundo y se hizo la referencia de un país que salía de la crisis y volvía a levantarse.

Sin embargo, ¿Fue la fotografía de los obreros en la viga  algo improvisado? Muchos siguen pensando que el fotógrafo tomó la foto en un descanso de los obreros mientras almorzaban. Es decir, que nada estaba preparado y todo fue muy espontáneo. Lo cierto es que no fue así, ya que la foto de los obreros en la viga formaba parte de una campaña para promocionar la industria de la construcción. De hecho, se hicieron varias en esta campaña pero esta en particular fue la que destacó sobre las otras.

La campaña de promoción fue hecha por tres fotógrafos llamados William Leftwich, Charles Ebbets y Thomas Kelley, aunque no se sabe quién fue el que sacó la foto de ‘Almuerzo en lo alto del rascacielos’. De hecho, hubo cierta polémica porque se llegó decir que la foto era falsa y un simple montaje. Lo cierto es que se demostró que no lo era, y se aportaron pruebas para demostrarlo. Incluso buscaron a los protagonistas de la foto y encontraron a varios de ellos algunos años después.

3 – Los negativos están guardados en una cueva

los hombres de la viga

Los negativos de esta famosa foto están guardados en Pensilvania, pero en un sitio bastante curioso. Están en una cueva subterránea localizada en un sitio conocido como la montaña de hierro. En este sitio se guardan todo tipo de obras de arte y documentos de valor. Es una cueva aclimatada y con unas instalaciones preparadas para guardar y conservar todo lo que hay guardado.

La idea es que en unas instalaciones de este tipo, todos los documentos y objetos se conserven mejor con el paso del tiempo. Se puede decir que es una bodega con millones de documentos de alta importancia y cuidados por un equipo de profesionales con tecnología punta. Curiosamente, parte de la climatización de la cueva es por un lago subterráneo que pasa a su lado.

Aun estando en un sitio de tan buena conservación, los negativos de la foto están algo deteriorados. Debido a los manejos que tuvo en su día, estos negativos tienen fisuras y están un poco desgastados. Por suerte, se hicieron muchas copias por lo que ya no hace falta usar el negativo para sacar duplicados de la foto original.

4 – ¿Era la foto tan peligrosa como parece?

lunch atop a skyscraper

Sigue habiendo polémica sobre como se hizo la foto y si los obreros estaban realmente a tanta altura. Muchos piensan que todo se preparó para dar esa sensación de altura y que estaban realmente suspendidos a 69 pisos de altura. Es cierto que dependiendo del ángulo que se tome la fotografía, se puede cambiar la perspectiva. Por eso algunos dicen que los trabajadores estaban en una planta que ya estaba acabada y que el suelo estaba a poca distancia de donde estaban sentados. Lo cierto es que no hay pruebas de que esto sea así, y no hay ninguna forma de confirmar ni una versión ni la otra.

Hay que recordar que la foto formaba parte de una campaña, y nadie querría provocar un accidente mortal solo por hacer algunas fotos. También es cierto que eran trabajadores reales acostumbrados a esas alturas. Se pasaban de 8 a 10 horas diarias andando por vigas a muchos metros del suelo.

Estar suspendidos en una viga en un rascacielos no era un problema en absoluto. Por tanto, la foto puede ser perfectamente real y ese riesgo no era tan “terrible” como nos puede parecer a los que tenemos vértigo.

Lo cierto es que ‘Lunch atop a Skyscraper’ es una de las fotografías que más se ha vendido y más dinero ha dado. Se ha vendido en todos los formatos posibles, y solamente como portafolio se vendieron cien copias al mes durante diez años. La empresa Corbis tuvo los derechos de la imagen hasta que se la vendió a otra compañía, pero ganó mucho dinero antes de hacerlo. Sea como sea, ‘Almuerzo en lo alto del rascacielos’ sigue impresionando cada vez que la vemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here