¿Sabes lo que es el núcleo del demonio? ¿Te suena haber escuchado algo sobre la bomba atómica Able? ¿Has oído hablar del accidente que costó la vida a dos científicos al poco de haber lanzado las bombas atómicas en Japón? No se habla mucho de ello y casi se tiene olvidado, pero te lo contamos en flipada.com.

Hemos dedicado varios artículos sobre las bombas atómicas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki, e incluso hemos hablado de cómo Kokura fue originalmente la ciudad donde había que tirar la segunda bomba atómica. En total fueron dos grandes bombas atómicas las que se usaron sobre población civil, siendo la primera y última vez que se ha hecho en la historia.

Lo que mucha gente no sabe o no recuerda, es que había una tercera bomba atómica preparada para ser lanzada sobre Japón. Se trataba de la bomba atómica Able, la cual era la siguiente después de “Little Boy” y “Fat Man”.

Sin embargo, la tercera bomba no llegó a ser usada porque después del ataque a Nagasaki Japón se rindió. El quince de Agosto de 1945 Japón confirmó su rendición a los aliados, incluyendo una retransmisión por radio del emperador Hirohito al pueblo japonés. La bomba Able ya estaba casi preparada en Estados Unidos para ser enviada y explosionada en el algún punto de Japón, pero no fue necesario.

1 – La Bomba Able

La tercera bomba atómica que iba a ser lanzada en la segunda guerra mundial se había preparado en Nuevo México. Formó parte de lo que se llamó Proyecto Y en el centro de investigación Los Álamos. Básicamente habían preparado el núcleo de la bomba, que era una pequeña esfera de plutonio de unos seis kilos.

Si la guerra contra Japón hubiera continuado, la idea era montar esta esfera en su carcasa y enviarla para ser detonada como las anteriores dos bombas. Ahora tenían una “media” bomba atómica que ya no iba a ser usada, por lo que había un cambio de planes. Se decidió que se harían pruebas con la esfera de plutonio antes de almacenarla en un sitio seguro. Lo que no sabían es que esta esfera pasaría a ser llamada el “Núcleo del Demonio” por lo que ocurriría después.

Hacer experimentos con las esferas usadas en los primeros dispositivos atómicos era muy peligroso. Los riesgos eran muchos, y los científicos eran conscientes de que muchas cosas podían salir mal. De hecho, el accidente que hizo conocido al núcleo del demonio ocurrió tan solo una semana después de rendirse Japón.

Una de las cosas que más inquietaba a los científicos era manipular la esfera en ciertos experimentos. Había riesgo de que el inestable plutonio pudiera tener una reacción en cadena. Esto podía significar una enorme fuga de radiación o incluso una explosión de efectos impredecibles. Pero es que precisamente los experimentos trataban de encontrar ese “punto” de inestabilidad de la esfera.

Las pruebas consistían en hacer varios experimentos con la esfera de la bomba Able. En cada uno de ellos tenían que poner los componentes de la esfera al límite, pero sin que ocurriera un desastre. Ya nos podemos imaginar que no era un trabajo exento de riesgos para la vida de los que participaban en estas pruebas.

Los propios científicos llamaron a estos experimentos “tickling the dragon’s tail”,  que significa hacer cosquillas a la cola del dragón. Era una expresión que se refería a que si molestabas demasiado al “monstruo”, se daría la vuelta y te quemaría con su aliento en llamas. Obviamente, la esfera era el dragón y tenían la capacidad de quemar a todo el mundo en el laboratorio de pruebas.

2 – El fatídico experimento del núcleo del demonio

Como se ha dicho, solo una semana después ocurrió lo que todo el mundo asumía que podía ocurrir. Uno de los científicos que estaba en el laboratorio de Los Álamos era Harry Daghlian, y era de los que estaban haciendo algunos de los experimentos en la esfera. El 21 de agosto de 1945 estuvo haciendo pruebas y se fue a cenar. En lugar de irse a casa, volvió al centro para hacer el último experimento.

Esto es algo que tuvo que hacer saltar las alarmas, ya que fue por su cuenta y sin que hubiera más colaboradores. El guarda de seguridad le dejó pasar al laboratorio sin problemas, ya que tenía permiso. Lo que no tenía que haber hecho es hacer otro experimento a esas horas y sin que hubiera otros físicos ayudándole. Básicamente rompió los protocolos de seguridad del laboratorio.

El experimento que hizo Harry Daghlian fue rodear la esfera de plutonio con ladrillos hechos de carburo de wolframio (también llamado carburo de Galio). Este material reflectaba los neutrones de la esfera de vuelta, lo cual la ponía en el punto crítico que se buscaba. Los equipos de medida eran los que controlaban el comportamiento del plutonio. De esta manera se sabía cuando llegaba a un punto crítico y así parar la prueba antes de que pudiera haber un accidente.

Cuantos más ladrillos de carburo de Wolframio se ponían, más se alteraba el plutonio. Esa era la tarea que estaba haciendo Daghlian, que era poner o quitar estos ladrillos según variaban las medidas. El problema fue que al intentar quitar uno de los ladrillos, se cayó y golpeo la parte superior de la esfera.

El golpe que recibió la esfera la puso en una situación altamente crítica. Hubo un intenso fogonazo azul y la temperatura subió considerablemente. Daghlian reaccionó con rapidez y quitó el ladrillo que había golpeado la esfera. Luego salió de la sala ya que no sabía hasta que punto la esfera se había dañado.

Lo primero que notó el científico es que la mano se le entumeció. Era el primer signo de que había recibido una dosis muy grande de radiación. Pidió ayuda de inmediato y fue ingresado en un centro médico, pero era demasiado tarde. Harry Daghlian murió un mes después debido a la radiación. La muerte por radiación es terrible, como ya explicamos en el artículo sobre Hisashi Ouchi, por lo que ya podemos imaginar lo que pasó.

Por desgracia, este no fue el final de los problemas que dio el núcleo del demonio. Al año siguiente pasaría otro evento parecido que mató a otro científico, haciendo que la bomba atómica Able se cobrara dos víctimas.

3 – La muerte de Louis Slotin

Se puede pensar que tras el accidente y muerte de Harry Daghlian, los protocolos de seguridad se tomarían más en serio. Sin embargo, el 21 de mayo de 1946 otro de los involucrados en el experimento tuvo un accidente muy parecido. Era el físico Louis Slotin y estaba poniendo una cubierta de berilio sobre la esfera. El efecto era parecido al que provocaban los ladrillos de carburo.

En este caso, la cubierta tenía forma de cúpula que tapaba la esfera. De esta manera las paredes de berilio hacían rebotar los neutrones contra la esfera de nuevo. Louis Slotin se aseguró de que hubiera un pequeño hueco en la parte inferior para dejar que algunos de los neutrones pudieran salir. Esto era importante porque tapar la esfera del todo era muy peligroso.

La forma de ajustar la cubierta era con un simple destornillador, el cual apretaba la cúpula a la medida deseada. El problema fue que a Slotin se le escurrió el destornillador y la cúpula cayó cubriendo totalmente la esfera.

De nuevo, hubo una intensa luz azul y mucho calor al igual que había pasado antes. Al lado de Slotin había otro científico llamado Raemer Schreiber, el cual estaba de espaldas haciendo otra cosa, pero oyó el golpe y sintió el fuerte calor. La luz azul solo había durado unas centésimas de segundo, pero era un claro signo de que se había repetido el desastre del año anterior.

En la sala había en total siete científicos, pero los que estaban al lado de la esfera fueron Slotin y Schreiber. Todos se vieron expuestos a la radiación de la esfera, pero claramente Louis Slotin se había llevado la pero parte. Raemer Schreiber estaba más alejado y la carga radioactiva fue menor.

Todo el equipo fue llevado al hospital, pero solo quedaron ingresados Slotin y Schreiber. Pudieron comprobar que Slotin había recibido una dosis de radioactividad mucho mayor que la que mató a Harry Daghlian. Aun así, en los primeros días pareció recuperarse. Sin embargo, la recuperación dio un giro y empezó a tener confusión mental, nauseas y otros signos de intoxicación de por radiación.

Louis Slotin murió apenas 10 días después del segunda accidente en el laboratorio Los Álamos. Esto hizo que se empezaran a tomar muy en serio las medidas de seguridad. Se empezaron a aplicar protocolos mucho más elaborados y estrictos para que no pasaran estos accidentes. De hecho, muchos piensan que estos dos accidentes fueron los precursores de muchos protocolos que se usan ahora.

Una cosa que llama la atención es la poca protección que tenían los científicos que trabajaban en estos primeros proyectos sobre la energía nuclear. De hecho, los experimentos con la esfera se hacían directamente y sin apenas protección. No es de extrañar que los accidentes tuvieran consecuencias nefastas para los involucrados.

4 – Operación Crossroads

¿Te suena lo que es la Operación Crossroads? Fue una serie de  pruebas nucleares que se hicieron en las Islas Bikini en 1946. Básicamente se buscaba continuar la carrera nuclear que se había comenzado con las dos bombas de Hiroshima y Nagasaki. La Operación Crossroads se comenzó para ver los efectos de las bombas atómicas en buques de guerra.

El destino de la esfera, a la que ya se le había puesto el nombre oficial de núcleo del demonio, estaba ya destinado para la Operación Crossroads. Después de las pruebas en Los Álamos, se iba a montar la bomba y tirarla en el atolón Bikini.

El problema es que esta bomba atómica que aun no había explosionado ya había matado a dos personas. No se sabe si fue por este motivo u otro, pero se decidió que no fuera detonada en las Islas Bikini. En su lugar la esfera de la bomba Able fue almacenada en almacén militar para otros experimentos o proyectos en el futuro. Esto es algo que ha provocado toda clase de rumores e historias. Algunas de ellas rozando lo sobrenatural, empezando por el nombre “núcleo del demonio”.

Curiosamente, algunas de las historias rodeando el núcleo del demonio hacen pensar que había fenómenos inexplicables.

5 – Una coincidencias inquietantes

Hay que recordar que la esfera llamada núcleo del demonio estaba destinada para ser la bomba atómica Able. Dicha bomba iba a ser lanzada sobre Japón y posiblemente matando a miles de personas. Por suerte al final no ocurrió eso, aunque si consiguió llevarse la vida de dos científicos.

El llamar a la esfera de plutonio y galio el núcleo del demonio, fue obviamente por las muertes provocadas en accidentes muy similares. Sin embargo, hubo algunas coincidencias que son bastante extrañas. Para empezar, ambos accidentes ocurrieron un martes y el día 21 de ese mes.

Tanto Harry Daghlian como Louis Slotin fueron llevados al mismo hospital y puestos en la misma habitación. En los dos casos murieron en esa habitación del hospital. Esto ya es suficiente para que se empezara a hablar de fuerzas oscuras que había maldecido el proyecto Y desde el principio. Curiosamente, Slotin había estado un año antes consolando a su colega Daghlian antes de morir en esa habitación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.