Nicholas Cage es un actor como la copa de un pino y nos lo dejó claro en películas como “Leaving Las Vegas”. Muchos le acusan de sobreactuar, de aceptar cualquier papel por dinero fresco y de ser uno de los actores más extraños de Hollywood. Es cierto que es un actor muy peculiar. Solo hay que recordar que para la película “Besos de vampiro” se comió una cucaracha de verdad.

Hoy hablaremos de algunas curiosidades de Nicolas Cage que muchos no conocen. No solo son cosas que ha hecho, sino que le han pasado y que te dejarán con la boca abierta.

1 – Es muy amigable con sus fans

Como se ha dicho, Nicolas Cage tiene fama de ser peculiar e incluso extraño en su forma de ser. Quizá eso sea precisamente lo que le haga ser un actor tan genial. Pero cuando se trata de sus fans, se baja del pedestal de las estrellas y es como otro cualquiera. Una prueba es que no es la primera vez que se presenta en un festival de cine creado por su club de fans.

Nicolas Cage tienen un buen número de seguidores en todo el mundo, y de vez en cuando hacen pases de sus películas. Como se puede esperar, siempre invitan al actor para que asista a estos festivales dedicados a el. Debido a temas de trabajo y horarios suele decir que amablemente que no. Sin embargo, no lo hace por quedar bien ya que en cuanto encuentra un hueco se presenta sin avisar.

Cage intenta nunca defraudar a sus fans, y por eso es común que aparezca en estas reuniones que organizan sus seguidores. El último fue en un festival en Austin, Australia. Llegó de improviso y estuvo viendo películas suyas con sus fans. También hizo una lectura de la obra “El corazón delator” de Edgar Allan Poe y respondió a todas las preguntas que le hicieron. Firmó autógrafos y se hizo fotos con todo el mundo

2 – Tomó setas alucinógenas…. con su gato

No hay duda de que Nicolas Cage de joven tuvo que ser todo un personaje. Dijo en varias entrevistas que le gustaba la fiesta y no le hacía ascos a ciertas drogas. Parece que las setas alucinógenas eran una de estas cosas que siempre tenía a mano para “evadirse” de vez en cuando. En el show de David Letterman contó una historia sobre estas setas y un gato que tenía llamado Lewis.

Lo que pasó es que Cage tenía las setas alucinógenas en una caja y su gato la consiguió abrir y se comió unas cuantas. Cuando el actor se dio cuenta, en lugar de enfadarse decidió tomar unas cuantas también. Por lo visto, se quedó tumbado en la cama y alucinando por los efectos de las setas. El gato estaba a unos pocos metros encima de un mueble sin moverse, posiblemente alucinando también.

Según le contó Nicolas Cage a David Letterman, el y su gato estuvieron horas en la habitación. De vez en cuando se miraban y según el actor, llegó a sentir que el gato era como su hermano. Claramente el “viaje” de setas tuvo que ser muy fuerte.

3 – Compró una mansión encantada

El actor también le gusta escribir y es un gran aficionado a las novelas de terror. Por este motivo decidió escribir una novela en este género y necesitaba inspiración. ¿Qué mejor forma de inspirarse que comprando una de las mansiones más encantadas de América? Por eso compró la mansión LaLaurie en Nueva Orleans, la cual había pertenecido a un conocido asesino en serie.

¿Acabó Nicolas Cage su novela de terror? Lo cierto es que no pudo acabarla ya que coincidió la época en la que tuvo serios problemas económicos. El banco se quedó con muchas de sus propiedades y una de ellas fue la mansión LaLaurie. Según dijo en una entrevista, la novela no llegó demasiado lejos por los problemas que estaba teniendo en ese momento.

De todos modos, no es la única cosa extravagante que ha comprado. En el año 2007 compró el cráneo de un Tiranosaurio Rex por más de un cuarto de millón de dólares.  Sin embargo, tuvo un problema inesperado con esta compra, ya que el cráneo del dinosaurio había sido robado en Mongolia. El actor lo devolvió sino problemas en cuanto se enteró que era robado.

4 – El intruso desnudo

En una entrevista contó que estando en el condado de Orange, un individuo se coló en su casa. La experiencia fue bastante siniestra según Cage ya que el intruso llegó hasta su dormitorio donde estaba durmiendo. Según contó, se despertó y vio que solo llevaba puesto su chaqueta de cuero. Por lo demás estaba completamente desnudo. Además de eso se estaban comiendo un helado que había cogido de la nevera.

El susto fue tremendo, y aunque cuando lo contaba después podía sonar gracioso, fue un momento bastante tenso. Lo que hizo Cage fue hablar con el intruso para no provocar una reacción violenta. Llamó a la policía y estuvo conversando con el hombre hasta que le detuvieron y se lo llevaron.

5 – Compró una tumba en forma de pirámide

Ya hemos dicho que Nicolas Cage es bastante extravagante y por eso compra cosas que se ajustan a su personalidad. Antes de sus problemas con hacienda tenía una flota de coches de lujo, propiedades, castillos y objetos de lo más curiosos. Una de las cosas que compró fue una tumba en forma de pirámide en el cementerio de Nueva Orleans.

Le han preguntado muchas veces por esta curiosa tumba, pero el actor nunca se ha querido manifestar al respecto. No es de extrañar que mucha gente haya especulado que este será el lugar donde entierren a Cage cuando muera. Aun así, nunca se ha confirmado de si será su último lugar de descanso.

6 – Durmió en el castillo de Drácula

Por si no lo habías notado, Nicolas Cage es realmente un gran aficionado al terror. Si comprando una mansión encantada no era suficiente, también quiso dormir en un sitio poco habitual mientras rodaba “Ghost Rider: Espíritu de Venganza”. Parte de esta película se rodó en Rumania y ocurrió algo curioso.

Junto a Nicolas Cage estaba el actor Idris Elba rodando la película. Un día Cage apareció visiblemente cansado al rodaje y Idris Elba le preguntó si había dormido bien. Cage le respondió que estaba bien, pero que la noche anterior había salido a la aventura. Le había dado por al castillo de Drácula y había pasado la noche ahí.

El motivo de haber ido solo al castillo de Drácula era porque necesitaba canalizar su energía. Estaba haciendo una película con mucho contenido terrorífico y necesitaba algo de inspiración. La consiguió en el castillo durante la noche, ya que dijo que la experiencia fue algo siniestra.

De todos modos, el castillo al que subió fue el de Bran, el cual fue en el que se inspiró Bram Stoker para escribir su novela de vampiros. No fue donde el Vlad el Empalador vivió hace siglos, el cual sirvió para inspirar el personaje de Drácula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here