En otro artículo de flipada.com hablábamos de la existencia de coches malditos y como muchos creen que pudieron ocasionar desastres. Aunque es un tema interesante y hay gente que piensa que es real, no dejan de ser suposiciones y un buen tema para contar historias de miedo. Uno de las cosas que contábamos era la muerte de James Dean en su flamante nuevo vehículo.

El actor James Dean fue todo un icono en los años cincuenta con solo tres películas. Su carrera de cine se vio truncada en un accidente de coche en 1955. Dado que el actor era muy parecido a los personajes que interpretaba, muchos no se sorprendieron de su súbita muerte. Era considerado un joven rebelde inconformista y además un gran amante de la velocidad. Precisamente estas cosas fueron las que hicieron de el una leyenda que ha perdurado hasta nuestros días. James Dean murió a los 24 años y solo pudo ver una de sus películas estrenada.

La muerte de James Dean fue una de las más comentadas durante años. Ya no solo por la repentina muerte de una estrella de cine, sino por las extrañas circunstancias. ¿Qué hay de raro en una muerte que ocurrió hace casi 65 años? Tiene mucho que ver con el coche que conducía.

Los primeros años de James Dean

james dean muerte coche

Antes de convertirse en una estrella de cine James Dean se había mostrado interés de por muchos tipos de arte. La actitud rebelde que le hizo famoso en la gran pantalla realmente no cuadraba con su forma de ser en la vida real. Tocaba el violín, sabía bailar claqué, se dedicaba a la escultura y tenía pasión por el mundo del motor.

Precisamente su amor por los coches de carreras y la velocidad en general le dieron esa imagen que le haría inmortal. Estando en la universidad de California empezó a asistir a clases de arte dramático. Su entonces profesor vio talento en el joven Dean y le sugirió que se fuera a Nueva York a probar suerte como actor. James Dean le hizo caso y abandonó los estudios para irse a la gran manzana y hacer cine.

No tenemos claro si es correcto que un profesor de universidad te diga que dejes tus estudios para hacerte actor, pero en este caso acertó. Dean estuvo un par de años buscándose la vida en Nueva York para ser actor. Hizo pequeños papeles y algún anuncio comercial. Al mismo tiempo estudiaba interpretación con el famoso Lee Strasberg, fundador de “El Método” que siguieron después tantas estrellas de cine.

La oportunidad soñada

james dean causa de muerte

Lee Strasberg todavía no había montado su famosa academia que de la que salieron tantos famosos actores y actrices. Sin embargo, con actores como James Dean pudo poner en práctica su particular método que tanto éxito tendría en Hollywood y el mundo entero. El joven actor ya había participado en algunas series de televisión  obras de Broadway, pero seguía sin dar el gran salto al cine.

En 1955 llegaría su gran oportunidad cuando le ofrecieron un papel en la película “Al Este del Edén”. El director John Steinbeck le ofreció la oportunidad darse a conocer y lo hizo poniendo toda su confianza en el. Se ve que Steinbeck quedó impactado con el talento de Dean porque le permitió improvisar a la mayoría de las escenas de su película.

La actuación de James Dean en “Al Este del Edén” dejó impresionada a todo el mundo, y muchos jóvenes de los años cincuenta se vieron representados en su forma de ser. De repente, el joven actor había dado un inesperado giro en su carrera y estaba entre los grandes del mundo del cine. La fama le había llegado en 1955 y lo tenía todo por delante.

Sin embargo, ¿quién iba a suponer que el mismo año de su meteórico éxito también sería el año de su muerte?

Un deportivo llamado “Pequeño Bastardo”

pequeño bastardo

Durante sus intentos para ser la nueva revelación en el mundo del séptimo arte, Dean tuvo que abandonar muchas de las cosas que le apasionaban. Ya no tocaba el violín o esculpía, pero había una cosa que no podía dejar, y era su pasión por la velocidad. De hecho, mientras se estaba estrenando “Al Este del Edén” participó en dos importantes carreras de coches en Palm Spring y Santa Barbara.

Dado el éxito que había tenido con el estreno de “Al Este del Edén”, el mismo año 1955 le dio tiempo a rodar otras dos películas que se harían iconos del cine de los años cincuenta: “Rebelde sin Causa” y “Gigante”.

De repente James Dean tenía fama, reconocimiento y por supuesto mucho dinero en su cuenta bancaria. Esto le permitía darse caprichos, como por ejemplo comprarse los mejores y más rápidos coches de la época. Uno de los coches elegidos fue un Porsche Spyder al que habían apodado “Pequeño Bastardo”. Lo compró para participar en la carrera de coches en Salinas de California.

Para ir a Salinas el actor había pensado en que lo llevara un trailer, pero en el último momento decidió conducirle el mismo.

La muerte de James Dean

edad muerte james dean

El 30 de septiembre de 1955 se dispuso a ir a California con su deportivo recién comprado. Para hacer el viaje pidió a su mecánico Rolf Wütherich que le acompañara y este aceptó. El viaje comenzó como cualquier otro y fue disfrutando de la carretera, el buen tiempo y un coche de lujo del que Dean se sentía orgulloso.

El primer percance lo tuvieron poco antes de parar a comer algo. Una patrulla les paró y les puso una multa por exceso de velocidad. Decidieron tomarse un descanso y pararon a comer algo en un restaurante de carretera. A las cuatro de la tarde volvieron a coger la carretera.

Alrededor de las seis de la tarde ya habían recorrido buena parte del camino y el coche iba de maravilla. Sin embargo, Dean vio a la distancia como un coche en dirección contraria estaba intentando adelantar. Se trataba de un Ford que parecía que tenía prisa, y Dean se lo comentó a su mecánico Rolf Wütherich. Aun así, el actor le dijo que al mecánico “seguro que frena porque nos verá antes de adelantar”. Sin embargo, la predicción de Dean  falló porque el conductor del Ford decidió adelantar a pesar de que tenía el Porsche prácticamente encima.

La colisión fue brutal y el mecánico Rolf Wütherich salió despedido cayendo en un lateral de la carretera con varios huesos rotos. El conductor del Ford era Donald Turnupseed y solo tuvo heridas leves en el choque. Sin embargo, James Dean se llevo la peor parte del choque. Quedó atrapado en un amasijo de hierros y no había forma de sacarle.

Cuando pudieron liberarle y sacarle de “Pequeño Bastardo” su estado era muy grave. Fue llevado al hospital de Paso Robles y murió al poco de llegar.

La maldición de “Pequeño Bastardo”

james dean peliculas

La muerte de James Dean sirvió para que su estatus de estrella de cine cambiara a leyenda. Su fama de rebelde y la inesperada muerte en su coche de carreras le convirtió en un mito para millones de personas. Sin embargo, al mismo tiempo se formó una leyenda paralela a la muerte de James Dean y fue sobre su coche.

Muchos seguidores del actor recordaron que James Dean había hecho un anuncio poco antes del accidente mortal sobre seguridad vial. De hecho, en una de las frases del anuncia el actor decía “Tómatelo con calma cuando conduzcas, la vida que estás salvando puede ser la mía”. También comentaron algo que a muchos se les pasó por alto antes y después del fatídico accidente.

Algunas partes de Porsche “Pequeño Bastardo” pudieron son salvados y revendidos. Aquí es donde empezaron a ocurrir las cosas extrañas. El motor quedó casi intacto y pudo ser arreglado. Fue vendido a un médico el cual utilizó en su propio vehículo. La primera vez que utilizó su coche con el motor nuevo tuvo un accidente y se mató.

Otro conductor quedó gravemente herido cuando uno de los neumáticos que había comprado por piezas de  “Pequeño Bastardo” estalló de repente. En este caso muchos dicen que podía ser porque el neumático ya estaba dañado, pero no lo habían detectado. Sin embargo, otra muerte se añadió a la leyenda negra del coche de James Dean. El conductor del camión que transportó los restos de  “Pequeño Bastardo” se salió de la carretera y se mató también.

Todas estas coincidencias crearon esta creencia de que el coche del actor no era uno cualquiera. De hecho, hay algo más curioso sobre el coche que ocurrió justo antes del accidente.

El aviso del actor Sir Alec Guinness sobre “Pequeño Bastardo”

Sir Alec Guinness

¿Te suena quién era el actor Sir Alec Guinness? Los amantes de la saga “Star Wars” seguro que si, ya que fue interpretó el inolvidable personaje de Obi Wan Kenobi. Lo que muchos no saben es que Alec Guiness conocía a James Dean y le dio su opinión sobre el coche que se había comprado. Fue en Hollywood poco antes del accidente.

James Dean se acababa de comprar el Porsche y se lo mostró orgulloso Guiness. Le dijo que podía alcanzar los 240 kilómetros por hora, aunque todavía no lo había comprobado por si mismo. Según dijo Alec Guiness en varias entrevistas, tuvo una mala sensación sobre ese coche. No lo podía explicar pero era como un fuerte presentimiento de aviso.

Alec Guiness le dijo a James Dean lo siguiente:

Por favor, no conduzcas ese coche porque si lo haces… hoy es jueves y son las 10 de la noche. Si usas ese coche el próximo jueves estarás muerto antes de las diez de la noche

Fue un momento muy extraño y James Dean se quedó perplejo con el comentario de su amigo. Aun así no le dio mucha importancia pensando que era una paranoia del actor británico. Ambos olvidaron el asunto y se fueron a cenar olvidándose del tema del coche. El jueves siguiente la muerte de James Dean eras una realidad tal como había profetizado Alec Guiness.

Han pasado muchos años desde la muerte de este icónico actor y la gente sigue visitando el punto de la carretera donde murió. Se puede ver como le siguen dejando ofrendas de todo tipo. Al igual que otras estrellas como Marilyn Monroe, James Dean es una figura que ha trascendido el cine para convertirse una parte de la cultura popular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here