Hoy en día si escuchamos las palabras foo fighters lo primero que se nos viene a la cabeza es la súper banda de rock dirigida por Dave Grohl (ex Nirvana). Sin embargo, el término significa una cosa totalmente diferente y nada tiene que ver con la música. El origen de los misteriosos foo fighters viene de unos extraños encuentros en la aviación de la segunda guerra mundial.

Los fenómenos de los foo fighters fueron extraños para todos los participantes de la guerra. Los aliados creían que eran armas secretas de los nazis, y a su vez los nazis creían que era algún proyecto secreto de los aliados. Básicamente eran objetos luminosos sin forma concreta que volaban por el cielo sin hacer nada en particular. Por eso durante la guerra los dos bandos asumieron que eran naves de exploración o espionaje.

Un operador de radar los llamó foo fighters por un motivo que luego contaremos y el término quedó grabado a fuego. Lo cierto es que fueron cientos los avistamientos de estas luces misteriosas y aun hoy en día no hay una explicación clara. Curiosamente al principio no les llamaron ovnis, como luego se les consideró.

El encuentro más famoso con los misteriosos foo fighters

Uno de los encuentros más conocidos con los misteriosos foo fighters fue en noviembre de 1944. El piloto Edward Schlueter, el experto en radar Donald J. Meiers y el oficial Fred Ringwald estaban volando en la zona del Rin en Estrasburgo. Desde su avión pudieron observar diez brillantes luces naranja que volaban a su izquierda.

En el radar que manejaba Donald J. Meiers no se detectaba nada y todo era muy extraño. Cuando los tres hombres estaban observando las luces, de repente desaparecieron. Al poco rato volvieron a aparecer un poco más lejos, dejando a la tripulación sorprendida y sin saber que hacer. En ese momento fue cuando Donald J. Meiers los llamó foo fighters, el cual había oído en unas famosas historietas llamadas “Smokey Stover”.

 Cuando volvieron a la base dieron toda la información que pudieron, aunque ninguno lo tenía demasiado claro. Decían que tenían una tonalidad naranja, pero que luego cambiaba a rojo y después a una tonalidad verde. Podían volar de una forma organizada, por lo que eran inteligentes. De hecho, parecía que volaban en formación. Sin embargo, no tenían ni idea de su posible origen.

Los tres tripulantes del avión eran bien conocidos por su seriedad y ser grandes profesionales. Por eso, su relato inquietó bastante y no se lo tomaron a broma. En otros casos habían achacado estas apariciones al cansancio, nervios o incluso algún exceso de alcohol o drogas. Sin embargo, en esta ocasión los tres hombres tenían una fiabilidad a prueba de bombas.

Las diferentes apariciones y los comités de investigación

Lo que más empezó a preocupar fue que los avistamientos de los misteriosos foo fighters no eran hechos aislados. Fueron muchos los que habían visto esas luces que nadie podía explicar. Llegó un momento en que la prensa comenzó a publicar noticias de estos avistamientos y hubo toda clase de especulaciones.

Como se ha dicho en un principio, tanto los aliados como la Alemania de Hitler habían tenido encuentros con los misteriosos foo fighters. Al pensar que podían ser naves de espionaje se comenzaron investigaciones para saber de que se trataba realmente. Había sobre todo miedo por ambos contendientes que pudieran ser nuevas armas secretas que se estaban probando.

Las investigaciones no tuvieron mucho éxito por los documentos que se han podido conservar. Al acabar la guerra gran parte de lo que se había investigado se perdió. Sin embargo, en 1953 la CIA se volvió a interesar por las luces llamadas foo fighters por si pudieran ser una amenaza para la nación. Para ello reunió a seis científicos expertos en tecnología aérea militar. Querían saber si había una tecnología humana detrás de las misteriosas luces o era algo más.

Las inciertas conclusiones de los expertos

De nuevo y como había pasado en anteriores investigaciones, poco se pudo averiguar sobre los misteriosos foo fighters. El grupo de expertos científicos liderado por físico Howard P. Robertson no tenía claro que podían ser las luces. De hecho, una de sus teorías es que no aparecían en el radar precisamente porque solo era luz, y no objetos sólidos.

Dado que no había suficientes datos para saber que eran los misteriosos foo fighters, hay muchas teorías sobre lo que podían ser. Muchos veteranos de guerra penaban que era una tecnología alemana que estaban probando los nazis. Al perder la guerra dejaron las pruebas y se olvidaron del proyecto. Sin embargo, los alemanes estaban igual de sorprendidos con estas luces volantes que perseguían aviones de guerra.

También hay teorías que hablan de alienígenas viendo desde sus naves la guerra que había en marcha. Se piensa que eran simples observadores del conflicto bélico. Lo cierto es que hoy en día se sigue sin tener ni idea de lo que podían ser los misteriosos foo fighters y su origen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here