Exmoor está en el Reino Unido y existen muchas leyendas y creencias de todo tipo. Al igual que en otras partes del mundo, existen las llamadas bestias que aterrorizan a los locales. Una de las que no conoce mucha gente es la llamada Bestia de Exmoor, la cual los testigos han dicho que es una especie de gigantesco y siniestro gato. Muchos pueden pensar que es solo un mito, pero lo cierto es que hay mucho más palpable en este monstruo. Para empezar, mucho ganado ha muerto en manos de la bestia y la forma en que morían no coincidía con los depredadores naturales que hay en la zona. Aunque nunca ha habido ataques a humanos, preocupa mucho por la zona que la bestia decida cambiar de dieta y elija humanos para sus ataques. ¿Desde cuando existe esta bestia de la que tanto se habla?

Los orígenes de la Bestia de Exmoor

La primera vez que se habló de la Bestia de Exmoor fue en los años setenta. En principio los pocos testigos que vieron a este ser en forma de gato no fueron tomados en serio. Sin embargo, a principio de los años ochenta es cuando los avistamientos fueron más intensos y tuvieron más repercusión. Cientos de ovejas murieron con la garganta cortada en solo tres meses, y la historia de la Bestia de Exmoor empezó a tomarse más en serio. Se llegó a ofrecer una recompensa por cazar al animal o lo que fuera, pero nadie fue capaz de conseguirlo.

Las muertes de animales continuaron con los años y la gente protestaba por la inseguridad que estaba viviendo. En 1988 el gobierno británico decidió mandar a francotiradores de la Armada Real para que vigilaran las colinas de Exmoor. No sabían exactamente a lo que se enfrentaban pero la historia había tenido tanta repercusión que algo tenían que hacer. Algunos soldados británicos dijeron que habían conseguido ver a la bestia, pero de forma fugaz. De hecho, no consiguieron nada a pesar de ser tiradores de élite. Lo que si que ocurrió es que mientras los soldados estuvieron en Exmoor, la muerte de ganado se redujo bastante. Al abandonar el lugar las muertes volvieron a producirse de la misma manera o incluso más.

La bestia según los testigos

Hubo bastantes testigos que dijeron haber visto al supuesto monstruo. Las descripciones variaban mucho, pero el denominador común era que tenía aspecto de un gato muy grande, como si fuera una pantera. Algunos decían que era negro y otros de color gris. Se desplazaba con mucho sigilo pero de repente podía dar gigantescos saltos. Tantas descripciones diferentes hicieron pensar a los expertos que había más de un animal. En lo que coincidían era que no existía nada así en toda Gran Bretaña, o al menos de forma autóctona. Se consiguieron supuestamente hacerle dos fotos a la Bestia de Exmoor y se podía ver que efectivamente tenía aspecto de pantera o incluso un puma. Sin embargo, las fotos no eran claras y algunos pensaron que podían ser incluso gatos domésticos. Otros directamente dijeron que parecía un perro.

La imaginación de la gente es poderosa y cada uno saca sus propias conclusiones. Esto hizo que hubiera muchas interpretaciones a lo que podía ser la bestia que amenazaba la región. Algunos directamente pensaban en algo sobrenatural y decían que era algún tipo de fiera infernal que rondaba las colinas. Las autoridades pensaban más en algún animal exótico que se había escapado de algún circo o alguna casa donde tenían este tipo de animales como mascotas. El ministerio de agricultura hizo su propia investigación y dijo que todo era un mito y que todo era una farsa. Pensaban que estaban confundiendo a la bestia con algún animal local de la zona.

En el año 2009 en las costas de Devon apareció un cadáver que todos pensaron que podía se la temida Bestia de Exmoor. Finalmente el cadáver fue identificado como una gran foca. Con los años algunas evidencias volvieron a plantearse que pudiera haber grandes gatos en el Reino Unido. Se pudieron ver en ciervos y jabalíes marcas de dientes y garras hecho por un puma o pantera.

¿Qué es entonces la bestia de Exmoor?

La respuesta parece que llegó en el año 2016, lo cual es hace casi nada. Parece ser que en 1978 la dueña de un circo llamada Mary Chipperfield liberó a dos pumas hembra y uno macho. Tomó esta decisión cuando su circo iba a ser cerrado por lo mal que le iban las cosas. Prefirió soltarlos a que fueran destinados a otro lugar, posiblemente un zoológico o centro de animales de este tipo. El circo tenía cinco pumas pero al llegar al destino Mary Chipperfield dijo que tres se habían escapado. Puedes pensar como no se reportó esto y no se asoció a la Bestia de Exmoor.

A finales de los años setenta había un vació legal en cuestión de animales exóticos. Ni siquiera era ilegal soltarlos hasta principio de los ochenta, donde ya se aplicaron leyes para esto. El caso simplemente fue archivado y nadie se preocupó demasiado de ello. Los pumas que se liberaron pudieron sobrevivir sin problemas en la región. A diferencia de leones, tigres o leopardos, los pumas son muy silenciosos y apenas rugen. Teniendo mucha cantidad de ovejas para alimentarse, pudieron vivir muchos años en Exmoor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here