¿Sabrías decir cual es la casa más embrujada de Irlanda? Pues alguien nativo de este país posiblemente te diría que Loftus Hall. Se trata de una enorme casa que muchos podrían considerar una simple mansión, pero que tiene una inquietante historia detrás. De hecho, en lugar del misterio de Loftus Hall se podría hablar del misterio de Redmond Hall.

Redmond Hall fue la casa que estuvo anteriormente donde ahora está la de Loftus Hall. La anterior casa fue escenario de varios intentos de invasión y mucha sangre derramada. De hecho, casa de Loftus Hall tiene su propia historia, donde ocurrieron cosas que le dieron su posterior fama. Incluso se decía que había sido visitada por el propio diablo.

¿Qué hay de verdad sobre el misterio de la casa más embrujada de Irlanda? Muchos llaman a la casa de Loftus Hall la mansión del diablo, pero solo los investigadores de lo paranormal y los irlandeses saben los motivos. En este artículo contaremos las razones por los que esta mansión tiene una reputación tan oscura.

1 – Historia de Loftus Hall

La casa de Loftus Hall se encuentra en la península de Hook, a poca distancia de las ciudades de New Ross y Waterford. Hemos dicho que la anterior casa que existía en la zona se llamaba Redmond Hall, y precisamente la historia comienza con alguien con el mismo nombre. Corría el año 1170 y un caballero normando llamado Raymond Le Gros reclamó estas remotas tierras.

Era una época de invasiones en esa parte del mundo y Raymond Le Gros se estableció en Irlanda. Construyó un castillo en sus recién obtenidas tierras y quiso integrarse como un nuevo noble en la alta sociedad de Irlanda. Lo primero que hizo fue cambiarse el nombre de Raymond a Redmond.

Aunque se había construido un castillo de la época en las tierras del caballero normando, la casa conocida como Redmond Hall se construyó casi tres siglos después. No fue hasta 1624 cuando la casa fue escenario de la guerra contra los ingleses. El señor de la casa y sus tierras en aquel momento era Alexander Redmond, y era un gran defensor de la independencia de Irlanda.

Durante la vida de Alexander Redmond, tuvo que luchar varias veces contra los ingleses. La última vez fue contra el ejército del famoso Cromwell, donde tuvo que rendirse y llegar a un acuerdo de paz. Murió poco después de este tratado en 1650, y fue el fin de la posesión de la casa por parte de la familia. El tratado con Cromwell decía que parte de las tierras y la casa quedarían en posesión de Inglaterra.

La casa de Redmond Hall había resistido varias batallas con un gran derramamiento de sangre. Sin embargo, su fin fue debido a unos documentos firmados para mantener la paz. La familia Redmond hizo todo lo posible mantener la casa y los terreno, pero era algo muy complicado.

2 – La llegada de la familia Loftus Hall

El tratado firmado por Alexander Redmond decía que después de su muerte, la familia Redmond solo podría quedarse con la tercera parte del territorio. Esto no incluía la casa que habían tenido durante tantos años.

Finalmente la mansión de Redmond Hall pasó a ser propiedad de la familia Loftus, la cual era de origen inglés. La familia Redmond entró en pleitos con la familia Loftus pero no le sirvió de nada. En 1666 Henry Loftus y su familia se instalaron en la mansión.

Cuando la familia Loftus entró a vivir a Redmond Hall, no les gustó como era. Por ello, decidieron derruirla y volver a levantarla desde cero. Esta vez la harían a su gusto, lo cual sería una casa totalmente nueva, aunque aprovechando algunas estructuras de la antigua.

Hasta el momento la casa había sido testigo de batallas y muertes debido a la guerra. Con la llegada de la familia Loftus empezaría su fama como la casa más embrujada de Irlanda. La casa pasó por muchas reparaciones a lo largo de los años, cuando los Loftus ya estaban instalados.

En una de las obras realizadas siglos más tarde, se encontraron los restos de un bebé que había sido tapiado en una de las paredes.

3 – El principio del misterio de Loftus Hall

La aparición del cuerpo del niño en Loftus Hall solo fue una de las cosas extrañas que habían pasado en los últimos años. Había una historia que ya conocía todo el mundo y que hablaba de la visita del diablo a la casa. De ahí el nombre que se le había puesto de la mansión del diablo.

Ana Loftus fue una de las habitantes de la casa, la cual se casó con un hombre llamado Charles Tottenham. Tuvieron seis hijos juntos, pero finalmente Ana Loftus murió quedando su marido a cargo de la casa. Charles Tottenham se casó con su prima Jane Cliffe y siguieron viviendo en Loftus Hall. De los seis hijos que había tenido con Ana Loftus, solo una de las hijas continuó en la casa. Curiosamente su nombre también era Ana.

La mansión de Loftus Hall está localizada junto al mar, y en tiempos de fuertes tormentas solía haber naufragios. No era extraño que muchos supervivientes de estos naufragios buscaran ayuda en la casa. Muchos marineros recibieron ayuda en Loftus Hall, donde podían encontrar un sitio para calentarse y recuperarse.

En 1775 un hombre llegó a la casa de Loftus Hall diciendo que había sobrevivido a un naufragio. La familia y los sirvientes de la casa le ayudaron, y pudieron comprobar que no era un marinero corriente. Era muy educado con una buena presencia, lo cual impactó a la joven Ana, hija de Tottenham y la fallecida Ana Loftus.

El hombre recién llegado cayó bien a todo el mundo en la casa, y le acogieron como un invitado de excepción. Al ser tan carismático, estuvo más tiempo del que solían estar otros náufragos que pedían ayuda. Las buenas maneras, presencia e inteligencia del hombre le habían hecho ganarse a todo el mundo en Loftus Hall. Hasta aquí todo era normal, pero cambió una noche cuando toda la familia estaba reunida.

4 – La mansión del diablo

Una noche, Ana, Charles Tottenham y su esposa Jane estaban jugando a las cartas con el invitado. En un momento de la partida el invitado repartió cartas, entregando tres cartas a Charles y Jane, pero solo le dio dos a Ana. La muchacha iba a comentarlo cuando vio que había una carta en el suelo. Pensó que era la suya que se había caído accidentalmente.

Ana se agachó a coger la carta del suelo, y entonces pudo ver bajo la mesa que el invitado naufrago no tenía pies humanos. Eran pezuñas de una cabra o algún animal parecido. Se levantó asustada y gritando lo que había visto.

El extraño se levantó y dio un salto que hizo que atravesara el techo de la habitación. Salió volando dejando un hueco en la estructura de la casa, lo cual dejó horrorizados a los tres miembros de la familia. Esto ocasionó un intenso terror en Ana.

Se asustó tanto, que dejó de comer y se pasaba el día en una de sus habitaciones favoritas, la cual estaba llena de lujosos tapices. Su salud se vio mermada al no alimentarse apenas, pero la familia no podía hacer nada para ayudarla.

Ana murió al cabo de un tiempo después del suceso. Se dice que estaba tan rígida cuando la encontraron, que la tuvieron que enterrar en la misma posición que tuvo al morir.

Mucha gente piensa que el niño encontrado tapiado en la mansión fue el hijo de Ana y el extraño. La familia estaba convencida de que el extraño era el mismo diablo y por tanto el hijo de Ana era diabólico también. Se habla de que mataron al bebé nada más nacer y lo ocultaron detrás de la pared en la habitación con tapices. Por eso Ana pasaba tanto tiempo en la habitación, debido a sus instintos maternales.

La casa de Loftus Hall  pasó a ser llamada la mansión del diablo después de lo ocurrido con el náufrago. Se pensaba que tanto la casa como la familia habían sido maldecidas por esta entidad satánica. A partir de ese momento mucha gente empezó a sentir que en la casa había algo maligno.

5 – El exorcismo de Loftus Hall

La casa estuvo “maldecida” durante muchos años y los casos de apariciones de espectros y fantasmas fueron frecuentes. Los sirvientes que trabajaron en la casa decían que había una presencia diabólica en Loftus Hall. Escuchaban voces y susurros constantemente, aparte de fenómenos paranormales como puertas cerrándose de golpe, cosas cambiadas de sitio o moviéndose, etc.

Era normal que los trabajadores de la mansión abandonaran el lugar, pero también ocurría con los invitados. Muchos huyeron aterrorizados de la Loftus Hall y ni siquiera pasaron una noche en la mansión. Algunos decía haber visto figuras paseándose por la casa, o incluso a la fallecida Ana. Algunos invitado decían haber oído caballos dentro de la casa.

Fue tal la paranoia que se formó por el Misterio de Loftus Hall, que un sacerdote llamado Thomas Broaders fue contratado para tomar cartas en el asunto. Lo primero que hizo fue visitar la casa para ver por si mismo si había algo sobrenatural. Después de la visita, dijo haber notado la presencia de una fuerza demoníaca.

Thomas Broaders realizó el exorcismo en la mansión de Loftus Hall en el siglo 18. Parece ser que tuvo éxito en limpiarla de fuerzas diabólicas, y de hecho el sacerdote se convirtió en toda una celebridad. Se le consideró como uno de los mejores exorcistas del país, y hasta en su tumba hay unas palabras hablando de su proeza en Loftus Hall.

6 – ¿Estuvo realmente la mansión de Loftus Hall embrujada?

Muchos piensan en el misterio de Loftus Hall como historias de folclore local. Los fantasmas de Loftus Hall se han convertido en toda una leyenda en Irlanda y entre los amantes de lo sobrenatural. No es de extrañar que hasta hace poco haya sido un lugar turístico para los que buscan el llamado turismo del miedo.

Loftus Hall ha sido comprada y vendida en los últimos años, y en el momento de escribir este artículo está en venta. A no ser que ya la hayan vendido, quizá sea el momento de tener una mansión de leyenda si tienes el dinero para ello.

¿Pero que hay de verdad sobre la casa más embrujada de Irlanda? Algunos historiadores piensan que la historia del diablo fue una invención de la familia para mantener alejados a los extraños. Piensan incluso que Ana Loftus (hija) quizá tenía alguna enfermedad mental, y por eso vivía enclaustrada en Loftus Hall.

Algunos piensan que el invitado que estuvo en la casa existió de verdad, y de hecho Ana y él se enamoraron. Puede que le pidiera la mano de la muchacha a su padre Charles Tottenham, pero le fue negada. Esto pudo haber sido el origen de la depresión de Ana y su deterioro.

¿Pero que pasa con el bebé que encontraron tapiado en la pared? En este caso se piensa que fue realmente fruto del extraño y Ana, los cuales tuvieron un breve romance. Se piensa también que Ana y su bebé pudieron morir ambos por complicaciones en el parto. Ella fue enterrada pero el bebé se ocultó porque sería una vergüenza para la familia.

Ana fue enterrada en el cementerio de la localidad cercana de Wexford. Curiosamente la tumba fue recubierta de cemento para sellar y asegurar que nadie pudiera acceder a su cuerpo. Esto ha levantado más rumores sobre que la familia quería ocultar algún secreto sobre lo que pasó.

7 – Conclusión

Hasta el día de hoy se ha seguido considerando la casa de Loftus Hall como un lugar embrujado. Da igual que pasara por un exorcismo, ya que han seguido apareciendo testigos que dicen haber escuchado voces, murmullos o visto cosas extrañas. Incluso los miembros de la serie “Cazadores de Fantasmas” estuvieron en Loftus Hall haciendo una investigación.

Hay que esperar para ver si Loftus Hall sigue siendo un lugar que se pueda visitar. Una vez que lo vendan quizá se vuelva a usar como destino turístico o lo usen para otra cosa. Quizá hasta lo conviertan en un hotel, lo cual permitiría a cualquiera pasar la noche en un lugar teóricamente encantado.

Independientemente de lo que hagan con la mansión, ya conoces el misterio de Loftus Hall.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here