Cuando te hablan de las migrañas posiblemente pienses que se trata de un terrible dolor de cabeza. Es cierto, pero hay más cosas que las migrañas pueden provocar y que mucha gente desconoce. Suelen venir acompañadas de mareos, nauseas, fatiga, sensibilidad a la luz y el sonido. En algunos casos puede haber una ceguera temporal. Las causas de las migrañas y los síntomas varían dependiendo de la persona, y esto es algo que sigue confundiendo a los médicos e investigadores. Dicho de otro modo, todavía no saben mucho de porque la gente tiene estos terribles dolores de cabeza.

Sin embargo, hay algunas cosas que si sabemos sobre esta enfermedad tan molesta. Te las contamos para que sepas un poco más sobre ellas.

1 – Es la tercera enfermedad más común del mundo

Quizá nunca hayas tenido una migraña pero posiblemente si conozcas a alguien que la haya sufrido. Es algo que ha padecido una de cada siete personas en todo el mundo. Hay personas que tienen lo que se llama migraña crónica, lo cual significa que puede tener más de diez dolores de cabeza al día. Por suerte, esta variante de la enfermedad solo afecta al 2 por ciento de la población mundial. Si tienes un familiar que hay sufrido una migraña severa, sabrás lo desagradable que es. Puede incluso que hayas acabado con este familiar en urgencias debido al dolor que provoca.

Curiosamente las mujeres sufren muchas migrañas que los hombres. Los investigadores piensan que tiene algo que ver con las hormonas que segregan las mujeres. Algunos estudios recientes han comprobado que una proteína llamada NHE1 tiene mucho que ver con estos fuertes dolores de cabeza. Esta proteína regula la transferencia de los iones de sodio y protones por las membranas de las células. Se encuentra en mayor cantidad en las mujeres que en los hombres. Esto podría explicar porque los hombres sufren menos migrañas. Aparte de esto, las mujeres suelen sufrirlo con más intensidad y los tratamientos son menos efectivos.

2 – ¿Hay agentes externos que tengan algo que ver?

Como se ha dicho, los médicos e investigadores que estudian las migrañas todavía no tienen toda la información que quisieran. Al afectar a cada persona de diferente manera se hace difícil buscar un patrón o saber las causas que lo provocan. Lo que si saben es que parece que el estrés es uno de los motivos. También piensan que la falta de sueño, el alcohol y malos hábitos de vida pueden ser causas que provoquen una migraña. Sin embargo, hay gente que las tiene después de haber comido un alimento en concreto. En otros casos un cambio brusco en el tiempo puede ser la causa. Por tanto, es complicado buscar las razones exactas que provocan migrañas.

3 – ¿Cómo saber que se va a tener una migraña?

Las personas que ya tienen experiencia con las migrañas puede que ya sepan cuando van a tener una. Un claro indicativo de que llega una migraña son hormigueos o entumecimiento de las manos y la cara. En algunos casos se puede tener visión distorsionada. Estos síntomas suelen darse media hora antes de que empiece la migraña, aunque nos médicos todavía no saben el motivo.

En algunos casos los síntomas pueden ser más extremos. Se sabe que las migrañas pueden provocar una ceguera temporal. Existe una variante llamada migraña retinal que afecta a un solo ojo. Puede provocar que el ojo afectado solo vea destellos de luz y por tanto no pueda ver nada. Esto suele durar hasta 20 minutos, donde se recupera la visión del ojo. En algunos casos más graves se puede llegar a perder la movilidad de algún miembro o función motora. Puede ser en la cara, los brazos o las piernas. En este caso, la sensación de adormecimiento puede durar incluso días.

4 – Se piensa que las migrañas pueden ser hereditarias

Lo que si se sabe es que las migrañas suelen estar en la familia. Hay un porcentaje muy algo de personas con este problema que tiene un familiar que también lo tiene. Se ha comprobado que si uno de los padres tiene migrañas habitualmente, hay un 50 por ciento de posibilidades de que los hijos lo desarrollen. Si ambos padres tienen el problema, el porcentaje aumenta drásticamente.

5 – ¿Puede la guerra provocar migrañas?

Un estudio norteamericano pudo comprobar algo interesante sobre este problema. Aunque no se tiene claro hasta que punto la genética o algunas cosas pueden provocar migrañas, se pudo ver que los veteranos de guerra eran más propensos a tenerlas. Esto se vio en los soldados que habían estado luchando en Irak, donde un alto porcentaje empezó a sufrir migrañas muy fuertes. El estudio comprobó que eran soldados que habían estado cerca de explosiones, enfrentamientos directos o algún accidente durante el servicio. En la mayoría de los casos las migrañas desaparecían al cabo de pocos meses.

6 – Migrañas y depresión

Lo que si han descubierto los científicos es que las migrañas tienen un vínculo con la depresión. Casi la mitad de los que sufren migrañas han tenido o tienen depresiones. Se conoce el vínculo pero no se sabe exactamente porque esto es así. De nuevo, se sigue investigando para saber como funciona nuestro cerebro en este sentido. Otros problemas como la ansiedad, ataques de pánico o incluso los desordenes bipolares también se vinculan las migrañas.

Muchos pueden pensar que hasta cierto punto es normal. Después de todo el dolor que producen puede hacer que una persona se sienta depresiva. Sin embargo, los científicos piensan que es más un tema de la química de nuestro cerebro. En algunos casos se prescriben medicamentes contra la depresión contra las migrañas. El motivo es que estos antidepresivos aumentan la serotonina, y por tanto alivian las migrañas.

7 – Alicia en el País de las Maravillas

¿Qué tiene que ver Alicia en el País de las Maravillas con las migrañas? Lo cierto es que más de lo que la gente se piensa. En este famoso libro de Lewis Carroll, el personaje de Alicia bebe un té que la hace crecer varias veces su tamaño. Luego come una galleta que la hace hacerse diminuta. Los que sufren migrañas habitualmente reconocerán estos cambios drásticos de tamaño.

Algunos síntomas de las migrañas son la percepción de los objetos de manera diferente. Se pueden ver mucho más grandes o mucho más pequeños de lo que realmente son. Se piensa que Lewis Carroll sufría de migrañas constantes y esto lo reflejó de esta manera en el libro. De hecho, hay una asociación entre las migrañas y el libro de Lewis Carroll muy fuerte. Se conocen algunos de los síntomas de la enfermedad como el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here