¿Eres de los que piensan que trabajar de médico es un chollo? Hay que reconocer que es un trabajo que generalmente está bien pagado y además da mucho prestigio. Sin embargo, hubo una época que ser médico no era precisamente un camino de rosas. Los médicos medievales se tenían que enfrentar con continuos desafíos que ponía en peligro sus propias vidas.

Ya hemos hablado con anterioridad de la terrible peste negra y como arrasó Europa y otras partes del mundo en el pasado. En solo unos pocos años consiguió matar a unos 25 millones de europeos. Esto puso contra la pared a un gran número de médicos medievales, los cuales empezaron a ser llamados los médicos de la plaga. Muchos de ellos ni siquiera tenían experiencia previa en epidemias de este tipo.

¿La misión de los médicos medievales durante la peste?

tratamientos medicos medievales
tratamientos medicos medievales

Ponte por un momento en el lugar de un médico de aquella época. Para empezar, la medicina en la era medieval no estaba tan avanzada como ahora. Aun así, estos doctores medievales tenían que estar dispuestos a meterse en zonas donde la epidemia había hecho estragos. No tenían claro como se contagiaba la terrible enfermedad, pero aun así era su deber meterse en las áreas infectadas.

Debido a las limitaciones que tenían los médicos contra la plaga, más que curar o tratar a los pacientes, su trabajo era más administrativo que otra cosa. Se dedicaban sobre todo a realizar un seguimiento de las muertes, hacer o asistir a las autopsias que se hacían o atender las últimas voluntades de los moribundos.

Uno de los puntos negativos que se conoce de estos médicos de la plaga, es que muchos se aprovecharon de los que morían de la peste negra. Al hacerse cargo de los testamentos y últimas voluntades, muchos crearon su fortuna con el dinero de los muertos por la plaga.

Aun habiendo médicos medievales poco éticos, otros muchos lo hacían por devoción y ayudar a los demás. Atendían a cualquier persona sin importar su estatus social, aunque aceptaban las donaciones de los más ricos. De hecho, algunas veces cobraban sus servicios a los que más dinero tenían. Por este motivo eran muy respetados en general.

El primer traje biológico para protegerse de la plaga

medicina medieval
medicina medieval

El principal problema es que la peste negra no hacía distinción entre ricos y pobres, y menos si eran doctores. Muchos de los médicos medievales se contagiaban de la enfermedad y morían haciendo su trabajo. Una de las teorías que existían era que la peste se transmitía por el aire, por lo que se empezaron a crear trajes de protección.

Estos trajes eran el equivalente a los trajes de protección biológicos que podemos ver hoy en día. No eran tan fiables pero ellos creían que les protegían contra la pandemia.

El traje contra la plaga más popular fue creado por el médico personal de Luís VIII llamado Charles de l’Orme. Este médico creía que aparte de coger la enfermedad al respirar, los vapores de la respiración de gente enferma se podía adherir a la ropa. Por eso su traje era por completo de cuero encerado para evitar que las partículas se pegaran a la ropa.

Por si fuera poco, el traje era luego recubierto con grasa animal para repeler fluidos corporales de la gente que trataban. También tenían que llevar un sombrero negro característico que les hacía ver que eran médicos. El traje se completaba con un largo palo de madera que usaban para examinar a los enfermos.

En algunos casos los enfermos pensaban que habían sido contagiados por la plaga mortal por un castigo de dios. Muchos pedían a los médicos que les golpearan con los bastones de madera para purgar sus pecados.

La siniestra máscara usada durante la plaga

medicina en la edad media
medicina en la edad media

No podemos hablar del traje biológico medieval sin recordar como lo más característico, que era la máscara que se ponían. Como muchos ya sabrán, recordaba a un pájaro debido al pico que tenía. ¿Qué hacía esta curiosa máscara realmente?

Para empezar, los olores durante la plaga eran horrendos. La pestilencia de los cadáveres, la suciedad y la poca higiene que había hacia el ambiente casi insoportable. Por este motivo usaban todo tipo de hierbas y plantas para soportar los olores. Muchas de estas hierbas eran puestas en el pico de la máscara para dar protección al médico. Se pensaba que así la enfermedad no podría pasar al cuerpo.

La máscara se pegaba por completo a la cara y no dejaba apenas aperturas. De este modo la protección eran mucho más fiable… en teoría. ¿Realmente este traje protegió a los médicos de la peste negra? Lo cierto es que según los documentos de la época, muchos médicos seguían contagiándose y muriendo aun llevando el traje.

¿Cómo trataban la peste estos médicos medievales?

doctores medievales
doctores medievales

Como se ha dicho al principio, no se sabía de donde venía la plaga y menos como tratarla adecuadamente. Por este motivo, era mas un juego de probar cosas y ver lo que funcionaba o no. No es de extrañar que muchos de los tratamientos no sirvieran para nada y encima lo hacían pasar muy mal a los infectados.

Uno de los primeros tratamientos parece sacado de una película de terror. La peste negra producía la inflamación de los ganglios linfáticos que llegaban a ser del tamaño de huevos. Estaban llenos de pus infectado con la bacteria de la peste, y se solían abrir y expulsar el líquido infeccioso. Los médicos pensaron que era buena idea cubrirlos de excremento humano, lo cual obviamente empeoraba la infección.

También se sajaban los nódulos linfáticos inflamados, lo cual era muy doloroso. Aunque es cierto que sajar los nódulos infectados ayudaba al enfermo, el problema era que no lo hacían de una forma estéril y con las medidas necesarias, lo cual llevaba a que la infección se extendiera.

La peste negra hoy en día

doctores de la edad media
doctores de la edad media

Por suerte hoy en día ya sabemos que la peste negra era transmitida por las pulgas, las cuales transportaban la bacteria Yersinia pestis. A su vez, las pulgas usaban las ratas para moverse de un sitio a otro, lo cual abundaba en las ciudades de la edad media. Con el descubrimiento de los antibióticos la peste ha dejado de ser un problema, aunque sigue existiendo en varias partes del mundo.

La medicina medieval hubiera dado fortunas por tener los antibióticos que tenemos hoy en día. Sin embargo, se tuvieron que apañar con lo que tenían y ver morir a millones de personas. Por tanto, ser médico es una buena y digna profesión, pero en otras épocas no era el trabajo ideal dependiendo del lugar y época.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here