Hemos hablado en el blog varias veces de un tema que nos encanta, y son los barcos fantasma. Hay un barco en particular que lleva muchos años a la deriva y sigue surcando las mares sin tripulación ni pasajeros. Se trata del crucero Lyubov Orlova, el cual es un ejemplo de barco fantasma moderno y además muy real.

El MV Lyubov Orlova tomó su nombre de una famosa actriz soviética de los años 30, y se convirtió en un crucero exclusivo para gente con dinero. Fue construido en 1976 y estaba preparado para surcar cualquier océano, incluso si estaba helado. El Lyubov Orlova aparte de ser un crucero de pasajeros, también era un barco rompe-hielos.

La posibilidad de atravesar zonas heladas con glaciares, le daba la posibilidad de hacer cruceros por la Antártida. Esto hizo que el Lyubov Orlova si hiciera muy conocido en todo el mundo como referencia de este tipo de viajes. Tenía unos cien metros de largo y podía llevar más de cien pasajeros en cada uno de sus viajes. Sin embargo, en 2010 se enfrentó a unos problemas que cambiarían el destino de esta enorme barco.

1 – Los problemas del Lyubov Orlova

En el año 2006, el Lyubov Orlova había tenido un problema que parecía ser una primera señal de lo que vendría después. Estando de crucero por la Antártida, quedó atascado en el hielo y tuvieron que ir a su rescate. Los servicios de rescate tuvieron que sacarlo del hielo y luego remolcarlo a una zona segura.

El Lyubov Orlova siguió haciendo sus viajes, pero en 2010 tuvo otro problema estando en el puerto de New Foundland, Canadá. La compañía que era dueña del crucero tenía importantes deudas y problemas financieros. Esto hizo que las autoridades canadienses decidieran retener el Lyubov Orlova hasta que se aclarara todo.

El Lyubov Orlova estuvo anclado en el puerto de New Foundland por un periodo de dos años. En este tiempo el barco no tuvo ningún tipo de mantenimiento, por lo que su deterioro se hizo más que evidente. Pasados los dos años el barco estaba tan mal que tendrían que gastarse una fortuna en dejarlo apto para volver a llevar pasajeros. En lugar de ello, la compañía decidió vender el barco por piezas, y así al menos sacarle algún beneficio.

2 – Lyubov Orlova – De crucero a barco abandonado

El Lyubov Orlova fue retirado del servicio y preparado para ser despiezado y luego vendido por partes. La idea era que fuera remolcado de Canadá a la República Dominicana y una vez ahí se empezara el desmontaje. Un barco llamado Charlene Hunt fue el encargado de remolcar al Lyubov Orlova hasta la República Dominicana. Sin embargo, las cosas no fueron como se esperaba.

Durante el viaje el cable que remolcaba al Lyubov Orlova se rompió en alta mar. El motivo fue una fuerte tormenta que hacía imposible controlar los movimiento del crucero. Intentaron por todos los medios recuperar el Lyubov Orlova, pero la tormenta lo hacía muy peligroso y tuvieron que desistir.

Se informó a todos los barcos de que había por la zona de que el Lyubov Orlova estaba a la deriva sin ningún control. No había ni una sola persona en el barco, y estaba siendo llevado por las corrientes marinas. Finalmente, un barco de suministros canadiense llamado Atlantic Hawk vio el Lyubov Orlova. Con mucha dificultad consiguieron hacerse con el control del barco, pero surgió un problema.

El Lyubov Orlova era un barco muy grande y difícil de controlar. En cualquier momento se podía soltar, y además era una zona con muchas plataformas petrolíferas. Era muy peligroso porque si el crucero golpeaba o chocaba con alguna instalación o tubería marítima, el desastre podía ser muy grande.

La decisión que se tomó fue arrastrar el crucero Lyubov Orlova hasta aguas internacionales y dejarlo suelto a la deriva. De esta manera, volvía a ser responsabilidad de los dueños del barco. Sin embargo, el barco no estaba del todo vacío ya que los tripulantes del Atlantic Hawk había detectado que había una plaga de ratas en el Lyubov Orlova.

Nadie se preocupó por este barco a la deriva, el cual quedó flotando a merced de las corrientes y los temporales. El océano es muy grande, y una embarcación a la deriva puede estar meses o años sin ser divisada. Aun así, el Lyubov Orlova fue visto en varias ocasiones.

3 – Las historias del barco fantasma lleno de ratas caníbales

Con los años, el Lyubov Orlova se convirtió oficialmente en un barco fantasma. Por si fuera poco, la información que se había dado sobre la plaga de ratas hizo que se contaran inquietantes historias. Cuando lo habían dejado en aguas internacionales, muchos marineros dijeron que el crucero estaba infestado de ratas, y se reproducían a gran velocidad. Al no haber comida en el barco, tenían que alimentarse unas de otras.

La siguiente vez que se vio el Lyubov Orlova fue en el año 2014. Estaba cerca de las costas inglesas de Cornwall, y se decía que podría chocar y quedar encallado. Las historias de ratas caníbales que podría transportar graves enfermedades produjeron ataques de pánico en la población. El miedo también se extendió a las costas de Devon, ya que también se había visto el Lyubov Orlova por las cercanías.

Podemos imaginar el terror de la gente pensando en millones de ratas furiosas y hambrientas invadiendo sus playas y entrando en las poblaciones.

Hasta ese momento, muchos había pensado que el crucero se habría hundido en alguna tormenta. Sin embargo, seguía flotando y amenazando las costas inglesas. El mayor miedo que tenía la gente eran estas ratas caníbales y lo que podrían transmitir. La alarma llegó a las costas irlandesas y escocesas, y hubo una histeria colectiva sobre este barco fantasma que se acercaba.

Finalmente, el Lyubov Orlova no llego a las costas británicas y siguió su camino por rumbos desconocidos.

4 – ¿Dónde está el Lyubov Orlova ahora?

Por increíble que parezca, nadie se quiere responsabilizar del Lyubov Orlova. Sigue estando a la deriva en algún punto de alguno de los océanos del mundo. De hecho, nadie sabe a ciencia ciertas si sigue navegando o quizá se haya hundido por culpa de alguna tormenta marina.

Después de haberse visto el barco en el 2014, la siguiente vez que se detectó fue en el año 2017 en costas californianas. El Lyubov Orlova pasó a unos mil kilómetros de la costa de Kerry,  pero desde entonces ya no se ha vuelto a saber nada de el. Muchos expertos piensan que probablemente se haya hundido al haber pasado tantos años sin tener señales del barco.

De lo que si está segura mucha gente, es que si sigue navegando a la deriva posiblemente el número de ratas caníbales haya aumentado. Si te gusta navegar y te encuentras el Lyubov Orlova por casualidad, piénsalo antes de subir a explorarlo. Aparte de ser peligroso al haber estado tantos años sin mantenimiento, no está muy claro el peligro que te puedes encontrar.

En la actualidad, el Lyubov Orlova siguen siendo un barco fantasma moderno que está en algún punto del planeta o en el fondo del mar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.