Todo apunta al ADN de los pollos como responsables

El ADN fosilizado de dinosaurios, al contrario de lo que nos hicieron creer en la afamada saga de Parque Jurásico, ni existe ni es posible de obtener. Sin embargo, recientes descubrimientos parecen indicar que los pollos podrían tener grandes cantidades de cromosomas muy similares a los del ADN de los dinosaurios.

El hallazgo parte de una persona familiarizada con el mundo jurásico

foto-1Y es que no es otro que  James Horner, un paleontólogo sobre el que se inspira el conocido protagonista de la película Parque Jurásico, que además participó numerosas veces como consultante para el director.

Fuera de los cines, su trayectoria no es menos discreta, ya que ha publicado varios libros acerca del Tiranosaurio Rex, siendo el precursor de considerar a dicho dinosaurio como un carroñero, no un cazador.

Horner lleva trabajando en su laboratorio más de 10 años

¿Qué es lo que está investigando? Pues intenta hallar entre el ADN de los pájaros la forma de extraer una cadena que le sirva para replicar la de los dinosaurios.

Sin embargo, en propias palabras de Horner; el ADN es una enorme molécula, formada por trillones de pequeñas piezas, que se mantienen unidas gracias a la química. Tan pronto como la célula muere, dicha unión cesa de forma muy rápida, siendo imposible que quede algo con lo que estudiar el proceso en un fósil de millones de años.

¿Estamos cerca de tener un T. Rex en miniatura como mascota?

La ingeniería en animales es de sobra conocida, siendo capaces de procrear especies que se han extinguido, por ejemplo, un pez cebra contiene genes que le permiten brillar durante la noche. Dichos genes han sido implantados siendo embriones, lo que les permiten desarrollar dicha habilidad.

La idea sería reproducir a través del ADN de los pollos dinosaurios de pequeño tamaño, que obviamente tendrían combinadas las capacidades de procesar información de ambas especies, por lo que, en teoría, serían animales más inteligentes.

foto-2De todas formas, los avances en la ingeniería genética son complejos y no lineales, esto quiere decir que no existe un mapa de ruta sino un montón de piezas de puzzle que poco a poco se van descubriendo y a partir de ahí toca saber en qué lugar del ADN encajan dichas piezas.

Por tanto, Horner estima que bien podrían ser 10 años o quizá más o menos, lo que está claro es que cuanta más gente se una a la investigación, más rápido fluirá la investigación del ADN.

Las aplicaciones científicas y médicas de dichos descubrimientos son interesantes

Ya que no solo permitirían cruzar especies nuevas, resistentes al medio ambiente, sino que descubrir que acción realiza cada gen de la cadena de ADN significaría avances en la medicina, creando nuevos medicamentos o una nueva cura para ciertas enfermedades.

Recordemos que nuestro ADN es similar al de los cerdos, por lo que todo lo que se descubra acabará dándonos pistas sobre nuestra propia cadena de ADN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here