Científicos identifican las células que representan el sentimiento de soledad

Los seres humanos, como animales sociales, tienen una necesidad fundamental por el contacto con los demás. Este instinto profundamente arraigado nos ayuda a sobrevivir; es mucho más fácil encontrar comida, refugio y otras necesidades con un grupo que solos. Privados de contacto humano, la mayoría de la gente se vuelve solitaria y se llena de angustia emocional.

foto-1En un nuevo estudio, los neurocientíficos del MIT han identificado una región del cerebro que representa a estos sentimientos de soledad. Este grupo de células, que se encuentra cerca de la parte posterior del cerebro en un área llamada el núcleo dorsal del rafe (DRN), son necesarias para generar el aumento de la sociabilidad, que normalmente se produce después de un período de aislamiento social.

Hasta donde sabemos, esta es la primera vez que alguien ha localizado la soledad en un sustrato celular. Ahora tenemos un punto de partida para realmente comenzar a estudiar este tema.

Mientras que la mayoría de las investigaciones se han centrado en cómo el cerebro busca y responde a premiar las interacciones sociales, se sabe muy poco acerca de cómo el aislamiento y la soledad también motivan el comportamiento social.

Hay muchos estudios de la psicología humana que describen cómo tenemos esta necesidad de conexión social, que es particularmente fuerte en las personas que se sienten solas. Sin embargo, nuestra comprensión de los mecanismos neuronales que subyacen a ese estado es bastante escueto en el momento. Ciertamente, parece que es una respuesta útil, adaptable, pero no se sabe muy bien cómo eso se provocó.

Sólo los que están solos

foto-2Las neuronas de la soledad fueron identificadas por primera vez por casualidad, cuando un investigador estaba estudiando un tema completamente diferente. La Doctora Matthews era estudiante de doctorado en el Imperial College de Londres, y estaba investigando cómo las drogas afectan el cerebro, en particular las neuronas de dopamina. Ella había previsto inicialmente estudiar cómo el abuso de drogas influye en la DRN, una región del cerebro que no se había estudiado mucho.

Como parte del experimento, cada ratón se aisló durante 24 horas, y Matthews se dio cuenta de que en los ratones de control, que no habían recibido ninguna droga, hubo un fortalecimiento de las conexiones en el DRN luego del período de aislamiento.

Otros estudios, tanto en el Imperial College de Londres y luego en el laboratorio del Doctor Kay Tye en el MIT, revelaron que estas neuronas estaban respondiendo a la situación de aislamiento. Cuando los animales viven juntos, las neuronas del núcleo dorsal del rafe (DRN) no están muy activas. Sin embargo, durante un período de aislamiento, estas neuronas se sensibilizan a los contactos sociales y cuando los animales se reúnen con otros ratones, surge la actividad del DRN. Al mismo tiempo, los ratones se vuelven mucho más sociables que los animales que no habían sido aislados.

Cuando los investigadores suprimieron las neuronas DRN usando la optogenética, una técnica que les permite controlar la actividad cerebral con la luz, encontraron que los ratones aislados no mostraron el mismo repunte en la sociabilidad cuando se reintrodujeron a otros ratones.

Cuando las personas están aisladas por un largo tiempo y luego son reunidas con otras personas, se ponen muy emocionados, hay un aumento de la interacción social. Este rasgo adaptativo y conservado evolutivamente es lo que están modelando en ratones, y estas neuronas podrían desempeñar un papel en el aumento de la motivación para socializar.

Dominancia social

foto-3Los investigadores también encontraron que los animales con un rango más alto en la jerarquía social eran más sensibles a cambios en la actividad DRN, lo que sugiere que pueden ser más susceptibles a los sentimientos de soledad siguientes aislamiento.

La experiencia social de todos los animales no es la misma en un grupo. Si eres el ratón dominante, tal vez ames a tu entorno social. Y si eres el ratón subordinado, y que estás siendo explotado todos los días, tal vez no sea tan divertido. Tal vez se sentían socialmente excluidos desde el principio.

Los resultados representan una piedra angular increíble para futuros estudios de la soledad.

Hay algo poético y fascinante de la idea de que las herramientas de la neurociencia moderna han permitido llegar hasta lo más profundo del alma humana, y que en esta búsqueda hemos descubierto que incluso la más humana de las emociones, la soledad, son compartidas en cierto forma reconocible, incluso con uno de nuestros parientes mamíferos lejanos, el ratón.

Los investigadores están estudiando si estas neuronas en realidad detectan la soledad o si son responsables de la conducción de la respuesta a la soledad, y si podrían ser parte de una red mayor del cerebro que responde al aislamiento social. Otra área a explorar es si las diferencias en estas neuronas pueden explicar por qué algunas personas prefieren el contacto social más que otros, y si esas diferencias son innatas o formadas por la experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here