Nos encanta la edad media y por eso hemos escrito varios artículos sobre esta época de la humanidad. Sin embargo, hay algunas cosas interesantes sobre las leyes en la edad media que seguro que no sabes. De hecho, hay cosas que hacemos en la actualidad que en esa época hubieran sido ilegales y duramente castigadas. Hablamos de cosas muy sencillas, pero estaban totalmente prohibidas hace unos cuantos siglos.

La edad media comenzó en el año 476 y terminó en la fecha que Cristóbal Colón llegó a las Américas (1492). Estamos hablando de un periodo de algo más de mil años donde muchos lo consideran una época violenta y oscura. El motivo es que hubo muchas guerras, plagas y hambrunas que no facilitaban una vida tranquila.

Las leyes en la edad media eran diferentes a las que tenemos ahora, y los castigos por infringirlas también lo era. Muchas de estas leyes estaban basadas en la fuerte influencia del a iglesia católica romana. Por tanto la religión también era un factor importante a la hora de administrar justicia. Hay que recordar que la edad media empezó justo cuando acabó el imperio romano en occidente.

Estas son algunas leyes en la edad media que ya no se cumplen hoy en día.

1 – La blasfemia no estaba tolerada

blasfemia edad media

Seguro que has blasfemado alguna vez en situaciones de estrés o cuando te has hecho daño. No solamente hablamos de hablar con un lenguaje fuerte y decir tacos, sino directamente mencionar el nombre de Dios en vano. Esto es algo que escuchamos con mucha frecuencia en nuestro entorno, y es algo que ya se considera como habitual. Sin embargo, en la edad media las cosas eran muy diferentes.

Las leyes en la edad media eran muy claras sobre la blasfemia, y el castigo era ejemplar para los que se las saltaban. El acto de hablar mal de Dios o decir cosas que eran consideradas sacrílegas, suponía enfrentarse a castigos horribles.

La blasfemia era vista como un crimen terrible, y la influencia de la iglesia consiguió que el castigo lo recordara a la gente. Dependiendo del caso, el blasfemo era atado y se le arrancaba la lengua con unas tenazas. En muchas ocasiones las tenazas estaban al rojo vivo, lo cual cauterizaba la herida. De esta manera, el blasfemo quedaba mudo para el resto de su vida, si es que conseguía sobrevivir.  

En otras ocasiones y dependiendo de la gravedad de la blasfemia, se condenaba al acusado a la horca o la lapidación.

2 – Las leyes en la edad media contra el futbol

futbol medievel

¿Te imaginas un mundo donde jugar al futbol estuviera prohibido? La mayoría se reiría de semejante idea, pero lo que no sabe mucha gente es que existía un tipo de futbol en la edad media. No era exactamente como el que se juega ahora, sino que era bastante más violento.

En lugar de un balón se utilizaba la vejiga de un cerdo inflada con aire. Los jugadores le daban patadas a lo largo de la aldea donde vivían, y el juego se convirtió en una competición bastante sangrienta. Básicamente cada equipo tenía que llevar el “balón” a un lado de la aldea para ganar, y no había apenas reglas en el juego.

Los jugadores se ponía muy violentos dando patadas al balón, y los puñetazos y golpes a los oponentes eran comunes. En estos juegos había muchos heridos y también un constante goteo de muertos. Este juego tan violento y las muertes que ocasionaba llegó a oídos del rey Eduardo III.

El rey prohibió este futbol medieval en 1349, pero no por lo violento del juego sino por otras razones. Inglaterra estaba en guerra con Francia, y aparte de eso estaba muriendo mucha gente por la peste negra. Por eso, Eduardo III lo prohibió para que la gente se centrara en cosas que ayudaran a la nación en vez de juegos que provocaban muertes.

El castigo por jugar a este tipo de futbol eran seis días en prisión, lo cual en la edad media era mucho tiempo. Las condiciones de las cárceles no eran demasiado buenas.

3 – La prohibición de jugar al tenis

tenis medievel

El tenis tampoco se libró de las leyes en la edad media, ya que solo los nobles lo podían jugar. De hecho, en el año 1485 se prohibió que la población que no fuera noble jugara al tenis. La única excepción era el día de Navidad, donde todo el mundo podía practicar este deporte.

El motivo para esta prohibición era por la creencia de que el tenis distraía a los jóvenes de sus tareas diarias en el trabajo. También se pensaba que incitaba a que se apostara, lo cual no estaba bien visto. Sin embargo, muchos piensan que era más un tema de jerarquías, ya que la nobleza era muy aficionada a jugar el tenis. Básicamente lo querían hacer un deporte de nobles y realeza.

El tenis llegó a ser considerado un deporte de reyes, ya que el rey Enrique VII estaba obsesionado con el juego. Lo mismo ocurrió con Enrique VIII, el cual se dice que era un consumado tenista a nivel europeo. Finalmente el tenis era tan popular que se tuvo a quitar la prohibición ya que todo el mundo quería practicar este deporte.

4 – Sonarse la nariz era ilegal en un pueblo de la edad media

Newmarket

Por increíble que parezca, existió un pueblo en la edad media donde prohibieron sonarse la nariz. Se trataba del pueblo inglés llamado Newmarket, el cual es conocido por ser el origen de las carreras de caballos. Está documentado que hacías estas carreras muchas siglos atrás, aunque fue el rey Jaime I el que las popularizó al construir un palacio en Newmarket.

Las carreras de caballos se convirtieron en un evento importante, donde miles de personas de toda Europa llegaban a Newmarket. Estas carreras pasaron a ser un negocio importante, donde los caballos eran muy valiosos y movía mucho dinero. Por este motivo se decretaron leyes para proteger a los caballos de posibles riesgos.

Una de estas leyes era la prohibición de sonarse la nariz, y así evitar que los caballos pudieran enfermar. De hecho, también había leyes contra personas que mostraran signos de estar constipadas o tener fiebre. Si alguien parecía que estaba enfermo, no se la permitía andar por las calles y menos acercarse a los caballos. El castigo era el pago de multas bastante altas si se ponía en riesgo a los caballos que iban a correr.

5 – La prohibición de comer dos platos seguidos

comer en la edad media

Hoy en día estamos acostumbrados a comer el menú del día con al menos dos platos y luego el postre o café. Sin embargo, en la edad media hubo momentos en que comer y beber en exceso estaba mal visto. Los motivos son diversos pero parece ser que dependiendo del estatus social estaba mal visto comer más o menos cantidad. Básicamente, los nobles o personas de mayor grado social tenían más derecho a comer más cantidad.

Esto es algo que hemos oído incluso hoy en día. Seguro que muchos han oído hablar de la bula, que permitía a los más adinerados saltarse las normas de comer ciertas cosas prohibidas por la iglesia en semana santa y otras fechas festivas.

Pues temas como la bula eran habituales en la edad media, y en 1336 se decretó una ley donde se prohibía servir en locales más de dos platos a una misma persona. Por tanto, si se iba a comer a una taberna en 1336, se podía comer una sopa o un plato más sólido (que sería el segundo plato), pero nunca los dos en una misma comida.

Sin embargo, había excepciones para la prohibición, como por ejemplos fechas festivas y Navidad. En fechas señaladas se podían comer hasta tres platos seguidos sin quebrantar la ley.

6 – El sexo también tenía restricciones

sexo en la edad media

La iglesia siempre tuvo ciertos problemas con el tema del sexo, y no es de extrañar que intentaran interceder con su práctica fuera del matrimonio. De hecho, incluso en el matrimonio había normas que la iglesia dejaba muy claras.

A lo largo de la edad media hubo leyes con origen religioso que imponían restricciones para el sexo. Un matrimonio solo podía tener sexo en cuatro días de la semana. Los jueves y viernes eran los dos días obligatorios donde tenían que abstenerse del sexo, y luego el tercero era a elegir.

Durante el año también había épocas donde no se podía practicar sexo durante largos periodos de tiempo. Por ejemplo, antes de Navidad no podía haber contacto carnal durante un mes. En otras festividades religiosas esta prohibición podía ir desde in mes hasta sesenta días. En algunos casos, hasta el contacto visual entre hombres y mujeres estaba mal visto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here