Seguro que hay oído hablar de la ley seca. Han habidos muchas leyes secas, pero la más famosa fue la de Estados Unidos en 1920. Básicamente consistió en la prohibición de fabricar, transportar y vender alcohol en todo el territorio estadounidense. La idea era que el alcohol debía considerarse una droga peligrosa y por tanto se debía tratar como cualquier otra sustancia ilegal. Lo que el gobierno americano no esperaba eran las posteriores consecuencias de la ley seca.

La ley seca fue un experimento que no duró demasiado. Prohibir el alcohol no fue una buena idea por muchos motivos. Esto nos puede dar una idea de lo que las prohibiciones pueden provocar. Te contamos algunas de las consecuencias de la ley seca en Estados Unidos que no te podrás creer.

1 – La ley seca fue una bendición para el crimen organizado

¿Qué ocurre cuando una cosa es ilegal? Pues que hay organizaciones criminales que lo aprovecharán para sacar beneficio de ello. Básicamente al prohibir el alcohol dejó un vacío en el mercado que la mafia no quiso pasar de largo. Con ello consiguieron aumentar su riqueza e influencia en el país. De hecho, el crimen organizado ganó popularidad entre la población, donde muchos los veían como los nuevos Robin Hood del pueblo.

Curiosamente gracias al tráfico de alcohol muchos de los asesinatos que la mafia hacía no eran tenidos en cuenta por la gente. Una gran parte de la población tenía alcohol para beber, y eso convertía al crimen organizado en los buenos de la película. No solamente era por la bebida que proporcionaban, sino porque también generaron mucho empleo. Mucha gente decidía trabajar en sindicatos del crimen que traficaba con el alcohol porque se ganaba mucho dinero.

El crimen organizado tenía un gran número de bares ilegales donde todo el mundo se juntaba para beber y socializar. Sin embargo, también suponía un problema de competencia entre diferentes bandas criminales. Estas casas tenían suministradores de alcohol y muchos sindicatos se peleaban por se ellos. Esto resultó en peleas donde hubo más de una matanza.

2 – Mucha gente honrada de pronto fueron delincuentes

Hacer que todo el mundo dejara de beber alcohol de un día a otro no fue nada sencillo. De todos modos, hay que recordar durante la ley seca consumir alcohol o poseerlo no era ilegal. Lo era fabricarlo, transportarlo  venderlo. Esto puede sonar muy raro y es que realmente lo era. De hecho, hubo mucha polémica con este tema. No quedaba claro donde empezaba terminaba lo legal y empezaba la actividad criminal. Uno de los mayores problemas fue la gente que fabrica bebidas alcohólicas en casa para consumo propio.

Fabrica vino, licor y otros productos parecidos no era complicado. De hecho, los utensilios para hacerlo se podían conseguir en cualquier ferretería del país. Los métodos para fabricar vino y otras bebidas tampoco era un secreto, aunque fabricarlo en casa si estaba prohibido. Los únicos que  podían hacerlo eran los farmacéuticos y la iglesia por motivos medicinales y religiosos. ¿Qué pasó con esto? Que muchas de las actividades médicas y religiosas se elevaron de forma increíble. Claramente el uso que le daban era algo más lúdico.

Mucha gente que había fabricado alcohol toda su vida, de repente se había convertido en criminales o al menos sospechosos de traficar. Muchas veces las personas que tenían alcohol en casa no podían demostrar de donde había salido, y esto los ponía como objetivo de la policía. Hubo muchos arrestos de ciudadanos normales por este motivo.

3 – El uso de drogas duras duros subió mucho

Muchos puede que no sepan que en Estados Unidos y otras partes del mundo la cocaína era consumida de forma habitual antes de la ley seca. Cuando comenzó la prohibición de beber alcohol el consumo de cocaína aumentó considerablemente. No está demostrado que fue por la ley seca en si, aunque muchos aseguran que si. El gobierno americano tuvo esto muy en cuenta e incluso investigó si la falta de alcohol tenía que ver.

La cocaína no fue la única droga dura que se hizo más popular. La heroína también tuvo su momento de popularidad, y el crimen organizado lo aprovechó para ganar más dinero. En el caso de la cocaína y la cocaína, esta afición permaneció en las siguientes décadas por lo que fue una consecuencia de la ley seca que nadie esperaba. Esto también fue porque al acabar la ley seca, las mafias se centraron más en el tráfico de estas drogas duras.

4 – Aumentó también el alcoholismo

Hay diferentes opiniones sobre si aumentó el consumo de alcohol durante la ley seca. Al no estar declaradas las ventas de los licores era difícil hacer estadísticas sobre el tema. Como mucha gente fabricaba su propia bebida en casa, tampoco quedaba registro de lo que se consumía. Sin embargo, hubo un gran número de arrestos por gente embriagada y bajo los efectos del alcohol. También se hicieron muchas redadas en locales de copas ilegales, por lo que si se consiguieron algunos datos de lo que bebía la gente.

Sin embargo, lo que si dio una idea del consumo real de alcohol fueron las enfermedades relacionadas con beber en exceso.  Se detectó que las enfermedades por beber aumentaron mucho con respecto a décadas anteriores. Algunos estudios opinan que el número de alcohólicos y gente que bebía en exceso aumentó mucho durante la prohibición.

5 – La ley seca hizo aumentar la corrupción

Como se ha dicho, el crimen organizado ganó mucha influencia durante la ley seca, y no solo fue entre la población. Consiguieron meterse en los bolsillos a un gran número de personas “respetables” como policías, jueces, políticos e incluso agentes federales. Los pusieron en nómina gracias a suntuosos sobornos. Esto les ayudó a mantener buena parte de sus bares, locales y almacenes donde guardaban el alcohol. Incluso cuando eran detenidos, muchas veces los jueces comprados les dejaban de nuevo en libertad.

El dinero que ganaban con los sobornos era mucho y por eso se dejaban sobornar. La mafia pagaba muy bien y la corrupción llegó a un punto muy preocupante. Este fue uno de los motivos por los que la ley seca se empezó a cuestionar. Muchos empezaron a decir que la mejor manera de acabar co la corrupción era acabar con la prohibición.

6 – Hubo muchas intoxicaciones por la fabricación casera de alcohol

En momentos donde el alcohol escaseaba había que sacarlo de donde fuera. Mucho del contrabando se hacía en granjas o casas particulares. Era más barato y se controlaba menos, por lo que se hizo también muy populares sobre todo en áreas rurales. Se hacía cerveza, vino y licores fuertes aunque en muchas ocasiones la elaboración podía ser peligrosa. No había controles y muchas veces se usaban métodos no demasiado recomendables. Beber alcohol de este tipo podía ocasionar intoxicaciones que llevaban a parálisis y a la muerte.

Uno de los problemas más grandes era la cantidad de metanol que se usaba en estas bebidas. Mucha gente murió o quedo con secuelas por el envenenamiento de alcohol casero. Hubo una polémica muy grande cuando más de treinta personas murieron en Manhattan en solo tres días por este motivo. La policía estaba comprada y no hubo detenciones, lo que generó una fuerte respuesta de la opinión pública.

7 – La prohibición empezó a desmoronarse

Con el tiempo la ley seca empezó a desmoronarse debido a la  presión que había en las cortes, prisiones y el propio sistema judicial. Ya estaba claro que la gente no estaba dispuesta a dejar de beber por una ley y las detenciones y medidas no estaban sirviendo de nada. El crimen organizado cada vez era más fuerte y la corrupción había aumentado hasta límites insospechados. Por si fuera poco a principios de los años 30 la gran depresión estaba pasando factura a la sociedad americana.

El acabar con la ley seca podía ayudar en una situación tan crítica como en la que estaban. Para empezar, se podría hacer una limpieza del sistema judicial y acabar con gran parte de la corrupción. Por otro lado, el crimen organizado dejaría de tener la exclusividad de la venta de alcohol, donde no se estaban cobrando impuestos en este negocio. Era una forma de conseguir dar fuera a la economía americana. También acabaría con las matanzas entre bandas rivales.

Cuando la ley seca se acabó se crearon un gran número de puestos de trabajo de forma legal. Casi todo el mundo estaba contento de nuevo y esto se agradecía en unos tiempos difíciles. Fue Franklin D. Roosevelt el que levantó la prohibición en 1933, tal como había prometido si salía elegido como presidente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.