Las historias de hombres lobo llevan existiendo durante siglos y hay infinidad de relatos que hablan sobre estos seres de leyenda. En algunas partes de estas leyendas estaban más arraigadas que otras, y Francia era uno de estos sitios. Por algún motivo, Francia ha tenido varios casos de bestias sedientes de sangre que han causado el terror.

Durante el siglo XV parece que las supersticiones sobre hombres lobo eran mucho más habituales que otras épocas. No es de extrañar que hoy en día las leyendas sigan tan vivas como en el pasado. En Francia había un auténtico pavor a los licántropos porque los consideraban muy reales. De hecho, las personas sospechosas de ser hombres lobo eran juzgadas y muchas veces ejecutadas.

Uno de los peores casos de licantropía en la vieja Europa

familia de licantropos

Son muchos los casos de licantropía que hubo en Europa en épocas pasadas, pero la más terrible fue en 1598 en el entonces llamado “Condado Franco” francés. Dos niños habían ido a recoger fruta a una zona del bosque en la localidad francesa. Eran un niño y una niña y ambos eran hermanos. Conocían algunos de los mejores árboles para recoger manzanas y lo habían ido como otras muchas veces.

Mientras el chico había subido al árbol para coger las manzanas, su hermana se quedó abajo para recoger las manzanas que se caían. Sin embargo, un lobo apareció de la nada y atacó a la chica. Su hermano saltó del árbol con el pequeño cuchillo que llevaba y trató de defender a su hermana. Según contó la niña después, el lobo no tenía cola y tenía un aspecto mezclado de lobo y humano. Su hermano intentó alejar el lobo de ella pero recibió un mordisco mortal en el cuello.

La niña no paraba de gritar y por suerte la escucharon unos aldeanos que estaban cerca. Fueron corriendo a ayudarla y el lobo decidió huir. El niño todavía estaba vivo cuando llegaron y pudo decir que le pareció que el lobo se transformaba en persona. No pudieron salvarle la vida y murió por las heridas del cuello.

Después de este horrible crimen se formaron grupos provenientes de varias aldeas en  el Condado Franco para cazar el lobo. Se adentraron en el bosque donde sospechaban que se había escondido este extraño animal con características humanas. La muerte del chico había sentado muy mal a la gente de la región y solo se conformarían con la muerte de la bestia culpable.

La familia Gandillon vivía en el bosque y no era la familia más popular de la región. Habían sido acusados varias veces de brujería y todo el mundo pensaba que hacían tratos con el diablo. Algunos ya habían sacado algunas conclusiones debido a los que habían contado los dos hermanos sobre el lobo que les atacó. Pensaban que habían algo diabólico en la bestia asesina, y algunos ya lo habían relacionado con la familia Gandillon.

La familia Gandillon y sus tratos con el diablo

hombres lobo de Condado Franco

En unos tiempos donde las supersticiones se tomaban muy en serio, el ser acusado de brujería era muy grave. Debido a la fama que ya tenía la familia Gandillon, algunos ya estaban lanzando acusaciones sobre ellos. Sin embargo, lo que estaban buscando era un gran lobo sin cola, por lo que de momento no hubo acusaciones formales contra esta familia que vivía en el bosque.

Sin embargo, todo cambió cuando una de las partidas que buscaban al lobo se encontró con Perennote Gandillon. Según dijeron los miembros de la partida, la encontraron cubierta de sangre y con arañazos. Enseguida la relacionaron con la licantropía y fue ejecutada en el mismo bosque sin juicio previo. Esto fue debido a que su hermano Pierre ya había sido acusado anteriormente de ser un hombre lobo.

La sed de sangre de los aldeanos no acabó ahí, y fueron a buscar al resto de la familia Gandillon. En la casa se encontraron con Pierre y su hijo Georges. Esta vez no los mataron sino que los llevaron ante la justicia acusados de brujería y haber matado al chico. Tanto Pierre como su hijo fueron interrogados y torturados para hacerles confesar sus tratos con Satanás. Finalmente ambos reconocieron ser hombres lobo y culpables de haber atacado a los dos hermanos en el bosque.

Los dos miembros de los Gandillon fueron condenados a morir en la hoguera y la sentencia se cumplió casi de inmediato. Otros miembros de la familia Gandillon consiguieron huir viendo que podían acabar también ejecutados por brujería. El juicio y condena a muerte de los Gandillon fue muy conocido y sirvió para dar ejemplo de cómo se tenía que tratar a los adoradores del diablo.

Los cambios en la justicia contra la brujería y el satanismo

hombres lobo en Francia

El caso de la familia Gandillon en este condado de Francia se hizo conocido en muchas partes de Europa. En unos tiempos donde se luchaba contra la brujería y el poder del diablo, se tomó como ejemplo lo que había pasado en el Condado Franco para futuros juicios. Se escribió mucho sobre este caso y otros parecidos para endurecer las leyes y penalizaciones para los herejes.

En particular, el caso de la familia Gandillon servía como referencia en muchos de los libros de leyes que se escribieron. La creencia de que los adoradores del diablo se podían convertir en hombres lobo, hizo que muchas aldeas tuvieran sus propias historias sobre licántropos matando a gente inocente. Esto ocasionó muchas batidas y acusaciones que llevaron a juicios y ejecuciones de supuestos brujos y hombres lobo.

¿Supersticiones, histeria colectiva, ignorancia, brujería real…? Hay muchas cosas que tenemos que suponer al haber pasado tanto tiempo, pero claramente antes había que tener más cuidado en ciertos aspectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here