En flipada.com hemos hablado ya varias veces de los vampiros y la leyenda que hay detrás de estos seres mitológicos. En el siglo 19 la gente tenía un concepto bastante diferente al que tenemos hoy en día. De hecho, los que tenían que viajar al Este de Europa conocían las leyendas que existían de supuestos seres que chupaban la sangre.

Como dato curioso, la famosa novela de Bram Stoker llamada “Drácula” había calado hondo en todo el mundo. No es de extrañar que la idea de la existencia de vampiros en ciertas partes de Europa se tomara muy en serio. Por este motivo muchos creen que el Kit Mata Vampiros realmente fue un artilugio de los años treinta, y no algo comercializado en el siglo 19.

Los Kit Mata Vampiros como negocio

Los Kit Mata Vampiros se convirtieron en todo un negocio para sorpresa de todos. Este kit consistía en unos cuantos utensilios que eran útiles en caso del ataque de un Nosferatu. Había una estaca de madera, un crucifijo, una biblia, una pistola con balas de plomo, pólvora, ajo y algunas cosas más para ahuyentar vampiros. 

El miedo a los vampiros era muy real y los viajeros se sentían más seguros llevando uno de estas kits. Como es de suponer, la venta de estos artilugios era mucho mayor en ciertas partes del mundo. Por ejemplo, los que tenían que viajar a Rumania pensaban que este kit era casi imprescindible.

¿Sirvieron realmente para proteger a los viajeros?

Aun siendo un artículo que se vendió muy bien para el regocijo de muchos empresarios, el Kit Mata Vampiros solo era de carácter preventivo. De hecho, no hay datos de que fueran usados en algún momento contra nadie. Lo cierto es que estaban diseñados para tranquilizar a los viajeros y alejar sus temores. No para matar a cualquiera que fuera sospechoso de ser un vampiro.

Los Kit Mata Vampiros venían en modelos muy variados. De hecho, algunos contenían más cosas y otros eran más simples. Se sabe que en algunos se incluían balas de plata, que tradicionalmente son usados solo para los hombres lobo. Por supuesto, en algunos no podía faltar el agua bendita.

Otra cosa que hay que tener en cuenta, es que estos curiosos artilugios eran vendidos sobre todo a turistas supersticiosos. No es de extrañar que fuera muy común verlos en sitios como en Transilvania y en zonas rurales con leyendas locales. Hoy en día se pueden comprar en cualquier plataforma online como puede ser eBay o Amazon, aunque más como un objeto de coleccionista. Los cazadores de vampiros ya no están tan de moda en nuestros tiempos.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here